Arrow

Corte de mangas a la UE


0
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 13 de julio de 2013 a las 9:27 | Clasificado en Europa

El 5 de julio pasado, Hungría aprobó una resolución política contra las recomendaciones que el Parlamento Europeo le hizo dos días antes sobre el Estado de derecho en el país centroeuropeo.

Orban ha comparado el voto de la Eurocámara el 3 de julio con la pretérita dominación de Hungría por el imperio soviético. (Flickr: GuilleDes)
Orban ha comparado el voto de la Eurocámara el 3 de julio con la pretérita dominación de Hungría por el imperio soviético. (Flickr: GuilleDes)

Hungría ha vuelto a enviar una señal clara a sus ciudadanos: Viktor Orban y su gobierno mantiene sus posturas hasta las elecciones de 2014, sustentados en una mayoría parlamentaria de dos tercios de la cámara nacional. Se trata de una actitud que puede funcionar en el interior del país, ya que el partido dominante, el conservador Fidesz, sigue encabezando sondeos sobre intención de voto. Con todo, algunos estudios de opinión húngaros señalan la existencia de un 46% de indecisos.

Lo que pasa es que así Hungría corre el riesgo de aislarse política y económicamente. “Habrá sin duda consecuencias económicas; le será más difícil y más caro financiarse en los mercados y la moneda se devaluará”, calcula Peter Rona, economista húngaro profesor en Oxford entrevistado en la cadena local de televisión ATV. “Nuestro mayor problema es la falta de confianza, y hablo muy en serio”.

Como hemos contado en estas páginas, el Parlamento Europeo se ha llevado las manos a la cabeza por la deriva autocrática que se vive en Hungría. La decisión de los diputados húngaros de insistir en las raíces europeas y cristianas del país parece incompatible con una Europa en la que no se pueden restringir las libertades públicas.

Tratando de justificarse, Orban ha comparado el voto de la Eurocámara el 3 de julio con la pretérita dominación de Hungría por el imperio soviético. Por ello, Budapest se presenta como víctima de un abuso de poder. Es más, pretende ver detrás del tirón de orejas de la UE una influencia de multinacionales energéticas contra la bajada de precios de la energía en Hungría.

El jefe de filas de los socialistas en el Parlamento Europeo, Hannes Swoboda, clama contra este “insulto”. De ahí que haya exhortado a los eurodiputados del PPE, familia política de Orban, a desmarcarse de las acusaciones. El informe reconviniendo a Hungría fue aprobado con 370 votos a favor, 249 en contra y 82 abstenciones. Entre los votos en contra hubo no pocos provinientes de la bancada de la derecha.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>