Arrow

Peligro en el Europarlamento


1
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 7 de junio de 2013 a las 8:13 | Clasificado en Europa

El hemiciclo de plenos en Bruselas lleva 8 meses clausurado y no hay fecha para su demolición y posterior reconstrucción. El asunto lleva tapado desde septiembre para no levantar suspicacias presupuestarias entre electorado llamado a votar en menos de un año.

Hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas. (Flickr: Med photoblog)
Hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas. (Flickr: Med photoblog)

Estas últimas semanas, cruzar los pasillos traseros de los salones del Parlamento Europeo en Bruselas está siendo más complicado. Aunque colocados de manera ordenada y en los corredores menos transitados, surgen aquí y allá, indiscretos, cientos de pupitres-escaño desmontados y sacados de la gran sala que hasta septiembre acogía sesiones plenarias.

Cerca de 800 muebles imposibles de esconder son la punta de un iceberg que los responsables de la institución tratan de ahogar sin alarmas. Sin embargo, poco a poco trascienden los pormenores de otro sainetillo político europeo del que, de momento, no da cuenta ni la prensa local.

El edificio del Parlamento Europeo en Bruselas, un enorme leviatán arquitectónico que acoge cada día a más de 7.500 trabajadores, fue inaugurado en 1998. En sus múltiples bastiones de cristal unidos por pasarelas en la tercera planta, existen una veintena de hemiciclos para las comisiones parlamentarias, innumerables bares y restaurantes, sucursales bancarias, centros de deporte, supermercado, tiendas de chucherías y prensa, servicio de lavandería, estafeta de correos, bibliotecas, un set de televisión, despachos administrativos cerca de 800 despachos de diputados –algunos con camastro y ducha incluidos-, y por supuesto un gran hemiciclo de 800 escaños para los plenos. Se construyó sacando pecho, y desde hace más un lustro un tercio de los eurodiputados hace campaña para concentrar todas sus sesiones plenarias en Bruselas y cerrar la sede histórica de Estrasburgo.

Parlamento Europeo, edificio Paul-Henri Spaak (Flickr: Med photoblog)

Y sin embargo, se mueve. Es decir, que bascula. La estructura de parte del edificio Paul-Henri Spaak se está desgajando poco a poco del conjunto, con hemiciclo incluido. Imposible seguir trabajando en él, según los responsables técnicos de la institución. Las excepcionales lluvias caídas en la capital belga desde el otoño podrían tener la culpa de que los cimientos estén cediendo. En todo caso, ya no se celebran en Bruselas las tradicionales mini sesiones plenarias de recuperación.

En otoño, las explicaciones dadas al personal y los políticos fueron ambiguas: la estructura estaba severamente dañada y habría que realizar obras. En unos meses se volvería a la normalidad. Ocho meses después, no hay fecha para la reapertura. Y aunque no hay información oficial, es un hecho que hasta 2017 no volverán a producirse sesiones plenarias en Bruselas.

Elecciones en mayo de 2014

¿A cuento de qué tanta tardanza? Resulta que el edificio está tan dañado que hay que demoler la mitad y volver a reconstruirla. Pero las obras no comienzan, ¿por qué? Por culpa de las elecciones europeas de mayo de 2014, que desaconsejan presupuestar una obra faraónica por temor a cabrear aún más al electorado con sus instituciones comunitarias. Antes de 2015 no se toca nada.

De ahí que el Parlamento Europeo trate de buscar soluciones transitorias a la necesidad de celebrar plenos parlamentarios, de arbitrar espacios de trabajo a cientos de funcionarios y, eventualmente, reubicar a los periodistas, cuya sala de prensa se halla justo debajo del hemiciclo bruselense.

De momento, está intentado convencer al ayuntamiento de Bruselas de que le ceda el uso de varios pabellones de la Expo 1958, en las antípodas urbanas del barrio europeo. El consistorio, a su vez, hace cuentas y no le salen. Para cederle esos espacios debe reurbanizar la zona y adaptar los propios pabellones: una inversión que no logrará recuperar si el Parlamento Europeo sólo se queda allí un par de años o tres.

Los votantes dicen...
  1. […] Articulo relacionado: Peligro en el Europarlamento […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>