Arrow

El Porcentaje Bruselas


0
Joaquín Ortega

Periodista. Participé en el arranque de varios medios digitales informativos y estuve en el mundo de la comunicación y la política, pasando por dos ministerios. También colaboro en la revista GQ.


Escrito el 10 de abril de 2014 a las 9:48 | Clasificado en Europa

Arranca la campaña y para los candidatos llega el momento de hablar del poder de Bruselas, pero ¿en qué porcentaje?

Sesión del Parlamento Europeo. (European Parliament)
Sesión del Parlamento Europeo. (European Parliament)

Frente a la desmovilización de los ciudadanos ante las elecciones europeas, que ha sido en torno a un 20 o un 30 por ciento más baja que los niveles de participación habituales aquí en España en convocatorias nacionales, los candidatos urgen a los votantes a darse cuenta de lo relevante que es lo que ocurre en el Parlamento Europeo. Y es cierto; en esta construcción de los Estados Unidos de Europa, en versión viejo continente, paulatina y para algunos lenta, el poder que concentra la institución parlamentaria europea comienza a ser extraordinariamente relevante para elementos cotidianos del día a día del ciudadano.

En este contexto, llega el momento de fabricar frases políticas. Eslóganes legítimos para el ring del arena política que tengan fuerza y que entren en la conciencia del ciudadano y le motiven para su conversión en votante. Y una de estas frases, de estas “ideas-fuerza”, es la que apunta a que la relevancia de lo que pasa en el Europarlamento es tal que el 70 por ciento de nuestra legislación es un simple fruto o una fría consecuencia de una ley superior peleada en lluviosos rincones de la gris latitud del norte europeo, en Bruselas o Estrasburgo. Ya sea por transposición europea directa o por inspiración legislativa similar, lo que se aprueba en el Congreso de los Diputados poco margen tiene, más allá del citado 70 por ciento.

Rajoy, Farage y Schulz

Hace poco, tal y como nos recuerda la web factcheckEU, fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que echó mano de este argumento. Pero abundando en la misma idea, otros políticos europeos también han defendido lo mismo para sus respectivos intereses: así, pero por otros motivos, lo ha hecho el ultra británico Farage, para alertar a sus ciudadanos de la pérdida de soberanía, o el mismísimo candidato socialista paneuropeo, Martin Schulz. Pero, ¿son estos porcentajes acertados?

De los pocos estudios que han abordado el asunto, el mejor es sin duda uno que abarca la implantación de legislación europea traducida a normativa local en distintos países. En todos los casos, se trata de analizar qué cantidad de la regulación en vigor en dicho estado es una consecuencia de lo dictado y votado por las mayorías parlamentarias europeas. La obra, coral, coordinada por Sylvain Brouard, Olivier Costa y Thomas Köning, se titula “La Europeización de las Legislaciones Europeas”. Las implicaciones empíricas del Mito Delors en nueve países.

El mito Delors

La mención a Delors se fundamenta en la ya célebre frase del político francés. En ella vaticina que en los países europeos “en diez años el 80 por ciento de la legislación vinculada a la economía, quizá impuestos y asuntos sociales, tendrá origen comunitario.” Pasado el tiempo, llega la hora de saber si esos porcentajes se están cumpliendo o no. Según algunos políticos europeos, como los citados, sí estamos en la senda Delors, pero el estudio minucioso de el día a día legislativo no llega a esas conclusiones.

En la obra de Brouard, Costa y Köning, que cuenta con el análisis de 9 países europeos, los investigadores concluyen que este impacto nacional del marco europeo afecta a entre un 10 y un 30% de la legislación local, dependiendo del país analizado. El ámbito de investigación va desde 1986 a 2008, un marco temporal nada despreciable. En el caso español, la contribución llega de la mano de Laura Chaqués y Anna Palau, de la Universidad de Barcelona. Fruto de este análisis, un 35% de las leyes aprobadas por el legislativo español durante las últimas tres décadas tiene vinculación con Europa y, como era previsible, se concentra en áreas políticas muy específicas, sobre todo en mercado único y medioambiente. La mayor parte de esta normativa derivada afecta a temas agrícolas y medioambientales (63%), economía y fiscalidad (56%) y otro 25% a políticas de bienestar.

El porcentaje no importa

Como contrapeso, o derivada a este estudio, añade varias precisiones la investigadora Annette Elisabeth Toeller para la London School of Economics. Toeller señala que los porcentajes en realidad no nos enseñan la importancia real de esta legislación, y qué impacto tienen en nuestras vidas. Un primer alegato es el relativo a que aspectos muy integrados de la legislación europea (como comercio exterior, agricultura o mercados financieros) requieren una producción legislativa de menor cantidad que todas aquellas áreas que, descentralizadas, cada país desarrolla a su criterio. Más leyes no significa mayor peso específico de transformación. Otro aspecto sería la influencia vía tratados: instituciones europeas que tendrían mucho poder ejecutivo sobre algunas áreas sin casi requerir producción legislativa de desarrollo.

En cualquier caso, los distintos candidatos deben saber que el axioma de “el 70% de nuestras leyes son en realidad leyes hechas en Bruselas” impresiona por su cuantía y su valor pedagógico, pero no es exacto. La realidad es más compleja y quizá sea mayor aún el impacto en nuestras vidas cotidianas, aunque eso sea difícil de cuantificar en porcentaje y más aún meterlo en una frase redonda de un discurso.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>