Arrow

Europa, sin tiempo de trabajo


0
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 10 de enero de 2013 a las 20:26 | Clasificado en Europa

Vuelve a estancarse la revisión de la directiva europea sobre tiempos de trabajo. En teoría, la jornada semana no debe sobrepasar las 48 horas, pero en 16 países es extensible hasta las 72. ¿El nudo gordiano? La contabilización de las horas de guardia.

euro

Fue una de las grandes batallas previas a las elecciones europeas de 2009, y un éxito del eurodiputado socialista español Alejandro Cercas. En diciembre de 2008, el Parlamento europeo frenó en última instancia la reforma de la directiva europea sobre tiempos de trabajo. Entre otras cosas pretendía fijar de manera sólida la posibilidad de disminuir las jornadas de trabajo desde las 72 hasta las 65 horas semanales en algunos supuestos, determinados sectores de actividad y ciertos países, siendo la regla general de 48 horas a la semana. Pero la letra pequeña echó para atrás a las izquierdas y parte del Partido Popular Europeo.

Tras tres años en el limbo, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE retomaron las negociaciones en diciembre de 2011, pero el mes pasado volvieron a tirar la toalla por falta de entendimiento. Los sindicatos europeos y las patronales presentan posturas opuestas en relación a la intención de la Comisión Europea de que las horas de guardia no cuenten como horas de trabajo, sobre todo en sectores sensibles como el médico o el del transporte.

Los tribunales con el empleado

Los sindicatos se acogen a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Justicia, que en repetidas sentencias ha insistido que los servicios de guardia efectuados en el lugar de trabajo deben asimilarse en su integridad al tiempo de trabajo. Un principio que se aplica a la vez a los periodos durante los cuales el trabajador realiza una tarea en respuesta a una solicitud (periodo activo de guardia) como a los periodos en los que le es permitido descansar en espera de una solicitud (periodo inactivo de guardia), siempre que no abandone su lugar de trabajo.

Desde la patronal Business Europe, Maxime Cerruti, director del departamento de asuntos sociales, reclama una definición del carácter distintivo del tiempo de guardia en la Directiva Europea 2003/88 que regula el asunto. “La parte inactiva del tiempo de guardia debe tratarse de modo diferenciado del tiempo de trabajo para evitar situaciones absurdas en las que un trabajador debe descansar tras un periodo de tiempo de guardia inactivo”.

Un debate envenenado

Esta directiva limita teóricamente la actividad semanal de un empleado a 48 horas, pero prevé un llamado ‘opt-out’ (o derogación) –inicialmente pensado para el Reino Unido-, que permite que todo trabajador que lo desee se acoja al mismo para poder trabajar más horas si estima que le conviene. Ahora bien, este ‘opt-out’, según un informe del Ejecutivo comunitario difundido en 2010, ha sido activado ya por 16 países, entre los cuales figura España.

Y aquí está la trampa múltiple del debate ideológico. Esta derogación aumenta hasta las 72 horas potenciales la jornada de trabajo semanal. Liberales y una parte de los populares europeos reclaman la necesidad de aprobar la nueva propuesta de la Comisión Europea porque prevé que el techo descienda a 65 horas semanales a cambio de que las horas de guardia no activas no se cuenten como horas de trabajo. Sus políticos pues acusan a los socialistas, verdes, comunistas y una parte del PPE de no querer bajar las horas semanales de trabajo en la UE, mientras estos últimos desean eliminar el ‘opt-out’ y contar todas las horas de guardia como horas de trabajo.

Tradiciones y sociedades distintas

Los británicos son los más coriáceos en esta batalla, pues incluso los laboristas defienden el derecho del empleado a trabajar más de 48 horas. Se trata de un país en el que no hay tradición de convenios colectivos ni de sindicatos con mucha militancia. Allí, el trabajador puede acogerse a la “derogación de las 48″, pero no al firmar el contrato, sino transcurridas 4 semanas. Además, puede retirarse de la derogación cuando lo estime oportuno.

Si bien en una sociedad liberal respetuosa de los derechos del individuo, este sistema puede tenerse en pie sin generar abusos, cabe preguntarse si su extensión en sociedades de tradición oligárquica y conservadora funcionaría sin desmanes.

Pongamos un ejemplo que nos ayude a visualizar: Fulano Martínez es un desempleado en Cádiz, la provincia más castigada por el paro en toda España; el dueño de un bar frente al mar le ofrece un contrato de 37 horas semanales para la temporada de verano, pero Fulano Martínez sabe por experiencia que tendrá que trabajar 60. Tiene dos opciones legales: trabajar sólo 37 horas a la semana arriesgándose a que la temporada que viene el empleador no le vuelva a llamar para trabajar, o pedirle al empleador trabajar 60 horas todas pagadas, lo cual es muy probable que el empleador también rechace. Las demás opciones son ilegales y, por qué no, poco morales.

Crisis y parálisis

Y es que desde las izquierdas se reclama más reparto del trabajo en tiempos de crisis. La Confederación Europea de Sindicatos “quiere un equilibrio entre salud, seguridad y la necesaria flexibilidad en determinados sectores, lo que debería implicar la desaparición natural de la cláusula de derogación”, en palabras de Patrick Itschert, su secretario general adjunto. Este bloqueo ha provocado el de otros temas, como las vacaciones pagadas o los descansos compensatorios y el periodo de referencia.

Aunque es probable que el Comisario de Empleo y Asuntos Sociales Lászlo Ándor se desmarque durante el primer semestre de 2013 con una nueva propuesta para hacer avanzar las cosas, la mayoría de los actores implicados en el debate se muestra escéptica.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>