Arrow

La ampliación aborrecida


0
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 11 de mayo de 2013 a las 10:43 | Clasificado en Europa

El peligro para la UE de caer en lo que los italianos llaman una figura di merda, es decir, en el ridículo, reside en que Bruselas había señalado a Ucrania como su laboratorio para la futura política de vecindad e integración.

Yulia Timoshenko (hoy en prisión) y el Presidente de la UE, Herman van Rompuy. (Partido Popular Europeo)
Yulia Timoshenko (hoy en prisión) y el Presidente de la UE, Herman van Rompuy. (Partido Popular Europeo)

La negativa de Víktor Yanúkovich de liberar a la opositora Yulia Tomochenko en Ucrania tras la sentencia favorable a ésta última de la Corte Europea de Derecho Humanos es la guinda a las deserciones que suscita la ampliación de la Unión Europea.

El 1 de julio, la Unión Europea vuelve a crecer. Croacia se convertirá en el Estado número 28. La última ampliación sucedió en 2007, con la entrada de Bulgaria y Rumania, dos miembros que causan estragos en la imagen de la UE como proyecto eficaz contra la corrupción y a favor del crecimiento económico. Dos países que no han sabido hasta ahora sacarle partido modernizador a su pertenencia al club europeo, por lo que crecen las voces que critican la precipitación a la hora de integrar nuevos países en la UE.

Con todo, lejos de aprender la lección, la UE corre el riesgo de tropezar con la misma piedra con Croacia, un Estado balcánico que la consultora Ernst & Young acaba de mostrar como de los más corruptos del continente, un país de tradición nacionalista que mantiene vivas susceptibilidades territoriales con Eslovenia, y una economía en plena recesión (-1% en el PIB en 2012). Pleno al quince de la eurodecadencia.

La ampliación de la UE pierde horizontes a marchas forzadas. Se acabó la inercia de la cabalgada hacia delante de las últimas décadas. Sin necesidad de apelar a factores culturales o religiosos, el alejamiento de Turquía genera alivio entre franceses y alemanes, que veían peligrar su hegemonía institucional si un país con 80 millones de habitantes ‘entraba’ en Bruselas. Islandia acaba de votar nuevo gobierno, dando la espalda al que hasta ayer negociaba las condiciones de entrada en la UE. Noruega sigue sin querer estar; ni se le espera. Y la que parecía surgir como la apuesta más ambiciosa -Ucrania- juguetea con bascular de nuevo hacia Rusia.

En efecto, en noviembre de 2012 la UE pospuso la decisión de firmar con Ucrania un Acuerdo de Asociación o bien un Acuerdo Comprensivo y Profundo de Librecambio, debido a “la situación política deteriorada” de Ucrania. Los Veintisiete le habían dado hasta mayo de 2013 para avanzar en reformas de la Justicia, de la Administración o de la ley electoral. En febrero tenían prevista una pre-evaluación que no se ha efectuado, y esta semana han decidido prorrogar hasta octubre el plazo para dichas reformas. Suena a que todos los jugadores de esta partida de ajedrez quieren ganar tiempo. Los europeos, porque no desean que Yanúkovich capitalice los eventuales avances hacia la UE de una Ucrania cada vez más oligárquica. El presidente Yanúkovich, porque deshoja la margarita que le ha tendido Rusia para que se una a su Espacio de Libre Comercio y desdeñe la UE.

El peligro para la UE de caer en lo que los italianos llaman una ‘figura di merda’, es decir, en el ridículo, reside en que Bruselas había señalado a Ucrania como su laboratorio para la futura política de vecindad e integración. “Si en octubre no hay acuerdo”, proclama el experto Ondrej Dytrich, “todo quedará en suspenso al menos hasta 2015, fecha de las próximas elecciones presidenciales en Ucrania”. La UE preferiría negociar con la actual oposición pro-europea y sabe que Yanúkovich pierde apoyos tanto en el electorado como entre los propios oligarcas. La carta que puede determinar el desenlace de este “ni contigo ni sin ti” es la liberación -aunque sea simplemente temporal- de la opositora Yulia Timoshenko, cuyo encarcelamiento la Corte Europea de Derechos Humanos ha considerado ilegal el pasado 30 de abril. Pero de momento, nada de nada.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>