Arrow

La incompatibilidad de Cañete


2
Joaquín Ortega

Periodista. Participé en el arranque de varios medios digitales informativos y estuve en el mundo de la comunicación y la política, pasando por dos ministerios. También colaboro en la revista GQ.


Escrito el 24 de abril de 2014 a las 8:14 | Clasificado en Europa, Nacional

Las informaciones sobre la supuesta ocultación de las actividades del ministro no aclaran cómo pudo ser empresario y diputado a la vez.

El PP competirá en las elecciones europeas con Miguel Arias Cañete. Fuente: Flickr PP
El PP competirá en las elecciones europeas con Miguel Arias Cañete. Fuente: Flickr PP

En plena campaña electoral, toda sombra o duda sobre los candidatos en liza resurge del oscuro rincón silente para ocupar espacio en los medios. Las fuentes tienen siempre sus intereses y, con la convocatoria electoral, éstos para los partidos son claros.

En la tradición anglosajona, el procedimiento tiene lógica: un político da un paso hacia una candidatura o un nombramiento, y el objetivo de la opinión pública trata de despedazarlo conforme se van produciendo esos pasos. En España, sin embargo, políticos con años de experiencia y elecciones a sus espaldas, incluso que han sido nombrados ministros, pueden conseguir tapar sus demonios durante años, incluso para siempre. Miguel Arias Cañete pensó que sería de estos últimos.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se enfrenta ahora a las acusaciones, por parte del PSOE, sobre si ocultó información sobre sus actividades privadas en su declaración ante el Congreso de los Diputados previa a asumir su acta de diputado en las pasadas dos últimas elecciones. Todo surge de una información de El País.

Ocultar información

El artículo incide en el hecho de que el ministro, entonces diputado, tenía una vinculación privada con una empresa que tenía relaciones con la administración pública. Esto último, según declaró el propio Cañete en su declaración de actividades ante la Cámara, no era tal. La empresa “no tenía vinculación ni directa ni indirectamente con las administraciones públicas”. Según la noticia, este desmentido de Cañete ocultaba otra realidad, que la mencionada empresa sí tenía esa relación. Y ante la supuesta mentira del ministro en documento oficial, saltó el escándalo.

Sin embargo, la noticia de El País pasa por encima de un detalle no menos relevante ¿Es posible ser diputado y trabajar para una empresa? ¿Es legal ocupar un escaño por mandato ciudadano y ser presidente de una compañía privada? ¿Qué dice la Ley? ¿Quién autorizó a Cañete compatibilizar ambas cosas?

Dedicación absoluta

Según señala el artículo 157.1 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General:

“El mandato de los Diputados y Senadores se ejercerá en régimen de dedicación absoluta en los términos previstos en la Constitución y en la presente Ley” (…) “el mandato de los Diputados y Senadores será incompatible con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de cualquier otro puesto, profesión o actividad, públicos o privados, por cuenta propia o ajena, retribuidos mediante sueldo, salario, arancel, honorarios o cualquier otra forma”

Un texto claro y taxativo que, más adelante, incluye una serie de excepciones, a saber: tener actividades docentes, la propia gestión del patrimonio personal o la producción literaria o científica. Es decir, que la dedicación absoluta de la labor de los diputados puede compaginarse con estas tres actividades remuneradas como excepción a la regla general. No obstante, la propia ley define finalmente que será una comisión correspondiente la que autorice o no las mencionadas excepciones, tras su estudio.

Visto bueno de la Comisión

La ‘paradoja Cañete’ es que la citada comisión, que lleva a votación en Pleno las autorizaciones pedidas por los distintos diputados, aprobó que el ahora ministro fuera representante ciudadano en el Congreso y, al mismo tiempo, presidente de una empresa, Petróleos Dúcar, cuya actividad se desarrolla en un sector tan regulado y tal delicado políticamente como el energético, donde la dependencia del arbitrio administrativo es de tal calibre que la práctica totalidad de los “fichajes” de expolíticos se producen en este sector. La puerta giratoria es eminentemente energía.

Evidentemente, Petróleos Dúcar no es Repsol ni BP o CEPSA, pero su actividad en el ámbito energético es extraordinariamente sensible a cualquier cambio regulatorio, ya que se exigen cumplimientos de normativas sobre transporte y almacenamiento muy rigurosas y sujetas a inspecciones sofisticadas, que van muchísimo más allá de conseguir una licencia para abrir un comercio. Lo publicado por El País no es otra cosa que el rastro administrativo que deja cualquier empresa que decida entrar en este delicado sector tan vinculado al sector público y donde la escasez de competencia ha sido denunciada en más de una ocasión por los organismos reguladores sin mucho eco por parte del gobierno. Quizá por impotencia.

Visto que el ser presidente de una empresa privada no esta contemplado como una de las excepciones de la ley de incompatibilidades, ¿Cómo fue posible que la comisión encargada de autorizar esta doble actividad de Cañete diera su visto bueno? ¿Quien revisó la solicitud? ¿Nadie puso objeciones a que un diputado, en teoría representante y defensor de los ciudadanos, tuviera acceso directo al poder legislativo que define el marco regulatorio de la empresa que presidía?

Actas del Congreso

En la web del Congreso están disponibles las actas en las que se autorizan las compatibilidades de los diputados, aunque con cierta limitación temporal. En el caso del exministro se parte del año 2009. En esas fechas, Cañete recibió autorización para ser miembro de la inmobiliaria Bami Newco, donde compartió funciones con el marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro, en estas casualidades de la vida meramente fortuitas. Posteriormente, la empresa quebró.

En la web del Congreso no está disponible el dictamen específico relativo a Petróleos Dúcar, pero a tenor de que los textos suelen ser un copia y pega de las argumentaciones, la comisión debió considerar que su nombramiento como presidente no era considerado una actividad prohibida en el artículo 159.2, “especialmente” en lo relativo a contratar con el sector público estatal. Paradójicamente, el mencionado artículo sí prohíbe expresamente el asumir “Las funciones de presidente del Consejo de Administración, consejero, administrador, director general, gerente o cargos equivalentes”.

Sin restar gravedad al posible hecho de que el candidato del PP a las europeas no especificara correctamente la naturaleza y actividades de la empresa en su declaración, queda por explicar cómo es posible que una Cámara de representantes considerara, y votara a favor, de una interpretación tan “posibilista” de una prohibición cuyo texto y literal deja tan poco margen de duda.

Los votantes dicen...
  1. […] no perdona La incompatibilidad de Cañete Las armas del Kremlin La épica de la propaganda […]

  2. […] que siempre ha ansiado ser comisario europeo, la UE podría inhabilitarlo por su último lío: le permitieron ser diputado pese a ser a la vez empresario. Al menos en la puesta en escena en su cartel electoral ha sido más original de lo que se suele […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>