Arrow

La ultraderecha se desinfla


0
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 26 de marzo de 2014 a las 9:40 | Clasificado en Europa

La arenga electoral del líder extremista holandés Geert Wilders pidiendo “menos marroquíes” en Holanda le puede pasar factura a la extrema derecha europea.

Manifestantes holandeses protestan contra el partido de Geert Wilders. (Flickr: Andrew Black)
Manifestantes holandeses protestan contra el partido de Geert Wilders. (Flickr: Andrew Black)

Las palabras pronunciadas el 19 de marzo por el oxigenado líder del Partido de la Libertad (PVV) han trascendido las fronteras holandesas y han causado revuelo en toda Europa, despertando fantasmas que pueden volverse contra los partidos xenófobos de cara a las elecciones europeas del 25 de mayo.

Por lo pronto, Laura Stassen, eurodiputada del PVV, acaba de anunciar que se pasa al grupo de los No Inscritos, a modo de protesta contra las palabras de su jefe de filas. En seguida, el partido xenófobo belga flamenco Vlaams Belang canceló la paticipación de Wilders en su congreso del fin de semana pasado. Hace pocos años, el Vlaams Belang acariciaba el liderazgo en Flandes. Hoy, vuelve a ser un partido minoritario.

Hasta antes de las palabras de Wilders, su partido lideraba las encuestas electorales para las elecciones legislativas y europeas en su país. Desde entonces, ha sido relegado a la tercera plaza.

Por otro lado, el partido fascista británico British National Party, que obtuvo 2 asientos en Estrasburgo en 2009, no obtendrá, según los sondeos en el Reino Unido, ningún escaño, lo mismo que los diputados de la Liga Norte italiana.

En realidad, para remontar el vuelo y poder formar un grupo parlamentario en la Eurocámara, la extrema derecha europea lo fía todo al prometido aldabonazo electoral del Frente Nacional francés, liderado por Marine Le Pen, en las elecciones municipales en curso. Para poder formar grupo político en el europarlamento es necesario contar con 25 diputados de al menos 7 países distintos en la UE.

Pero Le Pen no lo tendrá fácil. Tras meses intentándolo, no consigue nuevas alianzas con partidos en el resto de la UE. Por ejemplo, los Demócratas de Suecia, un partido xenófobo al que ayuda y corteja desde hace años, no se decide a formar parte de la coalición a pesar de que los sondeos suecos le dan por vez primera acceso a la Eurocámara.

Según los cálculos elaborados y publicados esta semana por el propio Parlamento Europeo, los grupos parlamentarios conservadores o de derecha soberanista o directamente ultranacionalista perderían todos muchos escaños en las elecciones del 25 de mayo. El Partido Popular Europeo pasaría de 265 a 219, el grupo de Europeos Conservadores Reformistas (ECR) de 55 a 42, y los antieuropeos de Europa de la Libertad y la Democracia (EFD) de 31 a 26.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>