Arrow

Martin Schulz, en la ‘pole’


1
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 27 de septiembre de 2013 a las 8:36 | Clasificado en Europa

Tras les elecciones alemanas del 22 de septiembre, Martin Schulz, actual presidente del Parlamento Europeo, aparece como el candidato preferido del Partido Socialista Europeo (PES) para suceder a José Manuel Durão Barroso.

Martin Schulz. (Comité de las Regiones)
Martin Schulz. (Comité de las Regiones)

Quien resiste, vence. La historia del eurodiputado alemán Martin Schulz responde al canon de la estrategia política de largo recorrido de la que tanto presume Rajoy hoy, o Alfonso Guerra hace veinte años.

A la cabeza de la delegación socialista alemana en la Eurocámara, ya en el mandato 2004-2009, se dedicó a hacerle la cama a su compañero de filas Poul Nyrup Rasmussen. El danés lideraba la candidatura socialista en 2009 a la Comisión Europea, pero Schulz jamás rompió una lanza por él ni por su estrategia electoral.

El precio que esperaba obtener a cambio de su apoyo a los populares europeos era el de la presidencia del Parlamento Europeo. Lo obtuvo. Algunos llegaron a pensar que para usarlo como trampolín para hacerse con la dirección del SPD alemán tras la nueva derrota socialista de hace unos días.

Entretanto, se supone que en 2014 la máxima autoridad de la Comisión Europea debe elegirla el Parlamento Europeo sin imposiciones de los gobiernos nacionales. Sin embargo, Francia y Alemania negocian a puerta cerrada y de manera oficiosa el nombre de los tres puestos clave del poder comunitario: presidente de la Comisión, presidente del Consejo y responsable de asuntos exteriores.

La perspectiva de un acuerdo en Alemania entre la vencedora CDU y los socialdemócratas tendría como moneda de cambio en Bruselas el nombramiento de Martin Schulz como próximo comisario europeo alemán en sustitución de Günter Öttinger, según declaraciones a la prensa especializada del alemán Jo Leinen.

Si hay gran coalición, el SPD querrá poder elegir al próximo comisario europeo alemán. Podría tratarse de Martin Schulz si nuestras respectivas familias políticas conforman una mayoría suficiente en Bruselas para nombrarlo Presidente de la Comisión”, adelanta este eurodiputado.

Una cadena de obstáculos que salvar

Sólo en una ocasión un alemán ha presidido la Comisión Europea. Walter Hallstein fue el primer presidente de la Comisión Europea allá por finales de los años cincuenta. Desde entonces, el creciente poder acumulado por Alemania en la UE ha desaconsejado proponer nuevos candidatos en este país por temor a levantar suspicacias en el resto de Estados miembro. Cabe, pues, dudar de que Alemania, en su apogeo desde la Segunda Guerra Mundial, logre colarse a la cabeza de la Comisión Europea sin oposición entre sus socios.

Por otro lado, el PSE lleva años defendiendo con pasión la selección de un candidato por cada familia política europea a la presidencia del ejecutivo comunitario. La intención declarada es que las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014 tengan “rostro”.

De hecho, en noviembre de 2011, en Bruselas, los socialistas decidieron designar su candidato por medio de la organización de unas elecciones primarias en el seno de todos los partidos que lo componen.

No es precisamente lo que desean en el Partido Popular Europeo, del que Durão Barroso es vicepresidente. El presidente del Consejo de la Unión, el belga Herman Van Rompuy, ha criticado sin reparos la idea de unas elecciones directas para las más altas funciones de las instituciones europeas.

Los liberales del ALDE, tercer grupo político de la Eurocámara, nombrarán a finales de diciembre un sistema de elección al cabo de un congreso. Si surgiesen varios candidatos, se organizaría una votación en primavera.

La Izquierda Unitaria Europea tiene pensado elegir a su candidato a finales de octubre, mientras que los socialdemócratas lo harán, previsiblemente, el 21 de febrero de 2014.

Para rizar el rizo, los Verdes ya tienen claro que organizarán primarias, pero no para elegir a un candidato, sino a dos.

Si el PSE eligiera motu proprio a Schulz como candidato a presidir la Comisión, entonces Merkel no podría bloquear la iniciativa eligiendo otra persona para convertirse en comisario europeo.

Un harakiri para los socialistas europeos

Con todo, a todas luces, la elección de Schulz a la cabeza de la candidatura socialdemócrata y la posterior alianza en Bruselas de populares y socialistas para auparlo a la cúspide del poder comunitario, puede ser el canto del cisne de la socialdemocracia.

Por vez primera, el Tratado de Lisboa habilita al Parlamento Europeo para elegir al presidente de la Comisión a propuesta del Consejo y teniendo en cuenta el resultado de las elecciones. ¿Qué sentido tiene que el próximo presidente del ejecutivo sea socialdemócrata si la mayoría política volverá a ser –basta observar las mayorías en cada país- de derechas?

Es cierto que el PPE no obtendrá el apabullante resultado que optimiza desde 2009, pero seguirá siendo la primera fuerza política. Enfrente, los socialdemócratas no lograrán mejorar sus pobres resultados de las pasadas elecciones. Todo apunta a que los grupos más radicales sacarán tajada del descontento ciudadano con los dirigentes ante su gestión de la crisis económica, pero serán los partidos euroescépticos de extrema derecha quienes más se beneficiarán de la abstención y del voto protesta.

En este sentido, un socialista a la cabeza de una Comisión Europea sometida a un Parlamento de derechas y un Consejo de la UE mayoritariamente conservador deberá impulsar políticas que, con toda probabilidad, no serán ni de izquierdas ni tan siquiera socialdemócratas, generando así mayor desapego del electorado de izquierdas hacia sus representantes en la Unión y en sus respectivos Estados.

Es más, ¿quién apuesta por que las familias conservadoras no opten por presidir la Comisión en un mandato que promete ser el de la recuperación?

Los votantes dicen...
  1. […] indica, pues, que la canciller alemana, Angela Merkel, va a pactar con los socialistas alemanes el próximo gobierno, y que su candidato a comisario europeo será el socialista Martin Schulz, un reconocido […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>