Arrow

Moldavia sin gobierno


0
Global Voices

Este artículo se publicó originalmente en Global Voices, un portal que busca agrupar, conservar y amplificar la conversación global en línea arrojando luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran. Trabajamos para desarrollar herramientas, instituciones y relaciones que ayuden a todas las voces, en todas partes, a ser oídas.


Escrito el 21 de marzo de 2013 a las 17:39 | Clasificado en Europa, Tecnología

Tras la disolución de la coalición que gobierna Moldavia, periodistas y blogueros reaccionan contra la incapacidad de la clase política del país. En juego, la entrada de Moldavia en la Unión Europea.

Vlad Filat, primer ministro de Moldavia,en la cumbre del Partido Popular Europeo, el 14 de marzo. (Flickr: European People's Party).
Vlad Filat, primer ministro de Moldavia,en la cumbre del Partido Popular Europeo, el 14 de marzo. (Flickr: European People's Party).

El 5 de marzo, el Parlamento de Moldavia aprobó una moción de falta de confianza y disolvió la coalición de gobierno del país, favorable a la Unión Europea, encabezada por Vlad Filat, líder del Partido Liberal Democrático. Los 54 votos a favor de la moción vinieron del Partido Comunista, el Partido Democrático, miembro de la coalición gobernante, y varios parlamentarios independientes. El gobierno cayó en medio de acusaciones de corrupción y profundas rivalidades dentro de la gobernante Alianza para la Integración Europea (AIE, por sus siglas en inglés). Aunque los tres partidos que formaron el gobierno en dos ocasiones consecutivas tienen todavía que encontrar una manera de salir de este punto muerto, el Partido Comunista ha aparecido como el ganador total y tiene grandes esperanzas de regresar al poder.

Apenas semanas antes, Moldavia parecía ser la mayor esperanza en las fronteras orientales de la Unión Europea.

Ahora, el estado postsoviético podría verse nuevamente en el eterno juego de poder entre Rusia y Europa y se dirige a una seria crisis política. La Constitución establece que si en 45 días el Parlamento no logra llegar a un acuerdo para formar un nuevo gobierno, será disuelto y el país podría enfrentar elecciones anticipadas, un ejercicio demasiado frecuente en la historia del joven estado.


Inmediatamente, voces de Bruselas recurrieron a la élite política de Moldavia para seguir con la integración en la Unión Europea.

La blogósfera parece haber comprendido la política de partidos que se desarrolló tras bastidores y que llevó a la destitución del gabinete de ministros de Vlad Filat.

Sorin Hadârcă escribe en un artículo titulado “Absurdistán”:

Hoy me senté y disfruté de la maravillosa obra “La destitución del gobierno”, orquestada por el Partido Democrático. Me indignó el cinismo de algunos políticos que, con la finalidad de cubrir las huellas de un crimen, no dudan en sacrificar las oportunidades de los moldavos a una vida decente.

El autor se refiere a un reciente escándalo que surgió cuando el Partido Liberal Democrático exigió la renuncia del Fiscal General (designado por el Partido Democrático) y a quien, junto con otros destacados miembros del gobierno, se acusa de estar involucrado en el encubrimiento de la muerte de un joven relacionada con la cacería. Esto tuvo como resultado acciones de venganza motivadas por el Partido Democrático que a su vez lanzó investigaciones de abuso de poder contra ministros nombrados por el Partido Liberal Democrático.

Andrei Fornea llevó la misma línea de ideas a la atención del público. Pregunta:

¿De verdad creen que el gobierno fue revocado porque no cumplió con su plan de acción, o porque construyó malas carreteras o no aumentó las remuneraciones o pensiones? Por supuesto que no. Entonces todo lo que queda es disfrutar del hecho de que una oligarquía ha demostrado sus verdaderas capacidades…

Los partidarios del camino a favor de Europa de Moldavia son cautos con la agenda de reforma del país. Denis Cenușă escribe:

Parece que no hay voz que pueda convencer a los oligarcas moldavos de que todo paso hacia atrás puede llevar a desperdiciar otros cinco o diez años en reforma y avance a un nivel compatible con el estado de un país candidato a la Unión Europea.

Igor Casu teme que Moldavia pueda perder su dirección europea:

…las tres partes de la AIE tienen mucho que perder en las elecciones anticipadas, y por extensión y más importante, la República de Moldavia en su conjunto tiene mucho que perder, y caeremos de nuevo en la esfera de los intereses rusos, y Occidente nos dará la espalda por tiempo indefinido.

A la Plataforma Cívica “Acțiunea 2012″ le preocupa que el Partido Comunista, que gobernó el país entre 2001 y 2009, pueda regresar al poder:

Un eventual gobierno comunista usaría la política contra todos los ciudadanos de la República de Moldavia, solamente para desviar la orientación europea de Chișinău hacia fracasados proyectos geopolíticos.

Nicolae Ciobanu cree que la única solución es un nuevo líder:

Necesitamos un héroe que logre el orden completo en este país, un héroe que pondría en libertad a las personas pobres que roban pequeñas cosas para poder alimentar a sus familias, y llenar [estas prisiones] con tramposos y bestias, de los cuales hay muchos, demasiados, para un país tan pequeño. Necesitamos un héroe que saque al país de la ruina, y en la misma línea que el resto de los estados desarrollados.

Una cosa es clara: los ciudadanos, en la calle o en internet, están cansados de ver a los mismos políticos repitiendo los mismos errores.

El periodista y bloguero Andrei Cibotaru escribe:

Esta Alianza ha tratado todo: elecciones anticipadas, un referéndum, una crisis presidencial, un algoritmo, una moción… Creo que hasta ahora nadie ha intentado tantas piruetas en la política moldava. Si tratan de devolverle la vida una vez más, estaré convencido por siempre de que soy muy estúpido en política.

Luego de la destitución del gobierno, las primeras reacciones de los periodistas moldavos tampoco fueron de mucha esperanza.

Viorel Mardare escribió:

Cuando entraba a la ducha, todavía había gobierno. Salí de la ducha – el gobierno se había ido. Mañana tendré miedo de lavarme.

Daria Gvindjia expresó:

Bueno, ahora es claramente momento de irse. Si pudiera catapultarme lejos de este país, lo haría. De alguna manera, me he vuelto completamente antipatriótico.

Lina Grau citó a su hija de diez años:

Mi hija, diez años, luego de explicarle qué está ocurriendo en el país: “¿Acaso esta gente no entiende que si pelean, el país entero sufre?”

Fuente: Moldavia sin gobierno: ¿Qué sigue? – ¿Oriente u Occidente?

AutoraDiana Lungu | TraductoraGabriela García Calderón Orbe

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>