Arrow

Renzi se come a Letta


0
Zoomnews

ZoomNews es un diario digital de información general cuyo principios básico son la independencia y la pluralidad informativa.


Escrito el 28 de febrero de 2014 a las 18:10 | Clasificado en Europa

El joven Renzi se erige como líder en un escenario político fragmentado. El de Letta es el tercer Gobierno que devora la crisis desde 2011.

Enrico letta y Matteo Renzi, durante el traspaso de poderes. (Flickr: Palazzo Chigi)
Enrico letta y Matteo Renzi, durante el traspaso de poderes. (Flickr: Palazzo Chigi)

A río revuelto, ganancia de pescadores. Y en Italia, hoy por hoy, Matteo Renzi es el capitán de un ballenero y Enrico Letta, un viejo cetáceo sin capacidad de reacción. La inevitable dimisión del primer ministro nace hija de la ambición del joven alcalde de Florencia, que acaricia la jefatura del Gobierno, y del fango de la crisis, que ha devorado su tercer Ejecutivo desde 2011.

Con un gracias y un hasta luego ha acabado Matteo Renzi, alcalde de Florencia y secretario del Partido Democrático (centro-izquierda), con el experimento de Giorgio Napolitano de dotar a Italia de una nueva ley electoral para salir del impasse político en el que quedó varada tras los comicios de febrero de 2013. Una situación de la que no ha sabido sacarla un primer ministro atado de pies y manos desde el minuto uno.

Enrico Letta, que había visto la envolvente, presentó esta semana un plan para el relanzamiento de la economía (y de paso, de su Gobierno), aunque este intento sólo ha sido el rebote del gato muerto. El primer ministro se encontraba virtualmente derrotado desde la victoria en las primarias de Matteo Renzi en diciembre. El alcalde de Florencia ha intentado marcar un ritmo de salsa al pausado Letta, que deja un legado más marcado por su capacidad de esquivar obuses, que por sus medidas.

“A Letta se le está tratando como a la jirafa del Zoo de Copenhague”, explicaba un diputado del PD

El balance de Letta al frente del Gobierno ha sido gris. El primer ministro se ha visto condicionado por la situación de crisis perpetua en la economía del país y por haberse convertido en rehén de Silvio Berlusconi, en un primer momento, y de su propio colega Matteo Renzi. Il Cavaliere puso al Gobierno contra las cuerdas para mantener sus promesas electorales y para evitar su derrota judicial. Sin embargo, ha sido el fuego amigo el que ha acabado con Letta.

Como muestra de la que se avecinaba, Enrico Letta no acudió este jueves a la reunión del Partido Democrático en la que se le dio el responso. “A Letta se le está tratando como a la jirafa del Zoo de Copenhague”, explicaba un diputado del centroizquierda antes del funeral. Con un partido extrañamente unido (136 favorables, 6 contrarios y 2 abtenciones), la extremaunción a Letta se transforma en la bendición para que Renzi asuma el papel de premier sin pasar por las urnas. Eso sí, con la reserva, según la prensa local, de ceder a Letta la cartera de Economía.

El gallo sobre la basura

Con un escenario político huérfano de líderes (incluido el descontrol en casa de Beppe Grillo), Matteo Renzi consigue transfigurarse en la expresión italiana de “ser el gallo sobre la basura” (‘il gallo sull’immondizia’). Después de haber ganado por aclamación la secretaría del PD, de haber vivido el derrumbe judicial de Berlusconi y de haber la jaula de grillos en la que se ha convertido el Movimiento 5 Estrellas, Renzi espera la bendición de Napolitano para seguir con la siguiente fase de su plan sin que ningún italiano emita su voto.

Renzi ha puesto sobre la mesa su capacidad de diálogo y sus prisas. El alcalde florentino se puso de acuerdo con el inexorable Berlusconi para la reforma de la ley electoral, que desarrollaron codo con codo. Sin embargo, esta ley, bautizada ‘Italicum’, todavía se encuentra examinándose en el Parlamento y su aprobación debería ser una condición sine qua non para la celebración de los comicios.

Las prisas y las ambiciones del joven Renzi le han permitido pasar en menos de dos años de derrotado en las primarias de su partido, a rozar la jefatura del Gobierno, cuando en Italia se incuba una leve recuperación. Sin embargo, el alcalde de Florencia se encuentra ante un arma de doble filo, ya que afrontará una fase con un parlamento fragmentado que ya ha devorado a líderes tan experimentados como Mario Monti o Silvio Berlusconi.

El propio Cavaliere queda, pese a todo, en una relativa posición de fuerza. Aunque Berlusconi goce de una buena sintonía con Renzi, su Forza Italia queda como un elemento desestabilizador en el parlamento, que puede actuar como verdugo o freno para las reformas del Demoledor líder del Partido Democrático.

En la futbolística Italia, se mantiene la expectación por si el joven Matteo Renzi se convierte en el crack de la cantera que reinvente su equipo o si él mismo se encarga de hundirles en la Serie B. La tarea no es fácil, y menos cuando tanta gente desea que se rompa la pierna en el calentamiento.

Fuente: La dimisión de Letta marca la defunción de un Gobierno que murió antes de nacer

Autor: Carlos Camino

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>