“Me entristece que ciertos círculos intelectuales magyares se hayan sumado a los ataques histéricos contra su patria”. Ya empezamos con las manías inquisitoriales de la era soviética. Esta vez, los dirigentes húngaros las resucitan. Si no estás conmigo estás contra mí, parece decir Zsolt Németh, el secretario de estado húngaro de asuntos exteriores, quien ha firmado esta frase en la web de la presidencia húngara de la UE. Para Németh, el Gobierno es lo mismo que la patria: cualquier húngaro que se manifieste contra el gobierno es un antipatriota.

En tiempos de Stalin, ser tachado de antisoviético equivalía a sentencia de muerte. A su vez, el clan Bush solía acusar de antiamericanismo a quienes se opusieron a la invasión de Irak. “No es para tanto”, quiere tranquilizar el primer ministro húngaro Víktor Orban, padrino de la nueva ley de libertad de prensa magyar que tantas críticas recibe dentro y fuera del país: “Somos los padres de la democracia húngara”. Tras apropiarse de la patria lo van a hacer con la democracia.

Publicado por F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.

Únete a la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.