Una consulta a las estadísticas del SIPRI sobre conflictos armados desde el fin de la Guerra Fría nos dará una lista de lugares conocidos y también de ‘conflictos olvidados’ desde los Balcanes al Sudeste Asiático. Iberoamérica parece ajena a la explosión de nuevos conflictos intraestatales. El continente americano, dejando a un lado Haití como país del Caribe no hispano, es el único continente donde no hay una misión de paz de Naciones Unidas.

La imagen es equivocada. El SIPRI usa un criterio obsoleto de “guerra” en sus estadísticas. Ignora a los actores no estatales que no aspiran a tomar el poder del Estado. Sin embargo más de 30.000 personas han muerto en los últimos años en México en una guerra civil a tres bandas donde el gobierno lucha contra los carteles de la droga, los carteles lucha entre ellos y la población es la víctima en medio. Guatemala, donde el grupo mexicano los Zetas “funda imperio” aprovechando la permeabilidad de la frontera, ha declarado el estado de sitio en una provincia. En São Paulo el Primeiro Comando da Capital fue capaz de paralizar la ciudad durante varios día de mayo de 2006 en un ejemplo de ‘swarming‘ que cualquiera diría inspirado en documentos de la RAND Corporation. En noviembre de 2010 blindados de los Fuzileiros Navais entraron en las favelas de Rio de Janeiro. Es la guerra.

Publicado por Jesús M. Pérez

Analista de seguridad y defensa especializado en la transformación de los conflictos armados.

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. Es la guerra porque son paises con aparatos estatales muy déviles. Sinembargo Brasil mismamente en el último "enfrentamiento" ganó con fuerzas policiales y un apoyo militar puntual.
    No olvidemos que en Gran Bretaña cuando la policía se veía desbordada por disturbios, llamaban al ejército y no por ello era una guerra.
    En el caso de México la llamada al ejército no es tanto por falta de capacidades (que también) de las policias sino por considerar a las FAS menos permeables a la corrupción, que no se yo si esa consideración es real o no.
    Lo de Centroamérica, no solo en Guatemala, sino en todos los paises de la zona, joder si es que son estados al borde del fracaso entre pobreza corrupción y violencia.

  2. Pingback: Anónimo
  3. Precisamente de la debilidad estatal se trata. El Estado se ve incapaz de realizar sus funciones en buena parte del territorio. Así que una organización criminal se convierte en una amenaza a la propia existencia del Estado. Además aunque ninguna de los carteles de la droga mexicannos o las organizaciones criminales brasileñas tengan un ideario político evidentemente tienen una agenda política. De ahí que se les llama "narcoinsurgencias" o "insurgencias criminales"

    En México se desplegó al Ejército. Pero tras temerse que quedó infilitrado por los "narcos" se terminó empleando a la Infantería de Marina. Igual que en Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.