En plena tormenta de la crisis financiera global, en junio de 2009, los liberales europeos obtuvieron un excelente resultado electoral afianzándose como tercera fuerza política de la Eurocámara y la ideología que más avanzaba en los gobiernos nacionales. Hoy, en la fase decadente de los efectos de esta crisis, los liberales de Europa parecen abocados a un descalabro de grandes proporciones.

Brian Cowen, el lacerado primer ministro de Irlanda, acaba de anunciar elecciones anticipadas en este país. Serán el 11 de marzo. Su partido –en la órbita de los liberales europeos- no tiene posibilidad alguna de ganar, tras más de 35 años en el poder. En el Reino Unido y en Alemania, los socios liberales en las coaliciones de gobierno –Nick Clegg y Guido Westerwelle- viven sus horas más bajas y amenazan con abandonar su participación en los gobiernos con la esperanza de recuperar la confianza de sus electores. En Finlandia, un cambio de caras al frente del ejecutivo en junio pasado –Matti Vanhannen por Mari Kiviniemi-, no ha logrado detener una sangría de adhesiones muy parecida a la que vive Zapatero en España.

No obstante, esto no significa que las propuestas liberales no tengan calado e las políticas de salida de crisis que los europeos están arbitrando: España, Francia, Holanda, Portugal, Dinamarca o Suecia, son los ejemplos más claros de que muchas de las reformas en marcha para salir de la crisis incluyen recetas de color liberal.

Publicado por F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.