Arrow

La crisis del PAN


0
Luis Miguel Santibáñez

Politólogo mexicano con formación variada en políticas públicas y campaña, ha ocupado cargos en los gobiernos estatal y municipal en Oaxaca. En la vertiente política ha trabajado en comunicación de campaña tanto con el PAN como con el PRI, los dos grandes partidos mexicanos.


Escrito el 29 de enero de 2013 a las 10:42 | Clasificado en México

Perder en las urnas es el final de un camino, pero también el inicio de otro. Especialmente tras años en el Gobierno con sombras en la gestión. El PAN mexicano debe renovarse.

Inicio de campaña del PAN (Fuente: PAN)
Inicio de campaña del PAN (Fuente: PAN)

La derrota del Partido Acción Nacional en las pasadas elecciones presidenciales mexicanas generaron la necesidad de que el partido replanteara de forma estratégica su forma de hacer política y realizara una revisión integral de su estructura interna a fondo.

Ante la desastrosa derrota electoral -en donde Acción Nacional no sólo perdió la presidencia de la república que mantenía desde el año 2000, sino gubernaturas y representaciones en el Congreso-, este Partido decidió de forma pronta realizar un refrendo de su militancia y saber así de forma real la cantidad de militantes con los que cuenta en el país. Estrategia mala, porque sus procesos de afiliación y reafiliación han sido históricamente marcados por la opacidad y el ‘manoseo’ de dirigentes estatales, quienes de forma tramposa distinguen la inscripción al partido para militantes afines a sus líneas políticas.

Más allá de plantear una campaña de afiliación, ese parido debió de optar por un ejercicio serio de evaluación que señalara las verdaderas causas de la pasada derrota electoral. No es justa la apreciación de culpar a la excandidata presidencial Josefina Vásquez Mota, sino más bien cuestionar la ausencia de cuadros competitivos.

Desgraciadamente desde la llegada del PAN a la presidencia se conoció del pago de cuotas a militantes y dirigentes a cambio de lealtades que se reflejaban en la nómina del gobierno federal. Delegaciones y representaciones estatales, diputaciones y senadurías, e incluso espacios importantes en el Gobierno, eran algunas de las monedas que se ofertaban. Sin embargo, Acción Nacional no trabajó en el trabajo con su militancia, con sus simpatizantes, y evidentemente no contaron con los canales de comunicación adecuados para transmitir los logros de la administración.

Durante muchos años se criticó la intromisión del presidente de la República en los asuntos de su partido, sin embargo principalmente en el Gobierno de Felipe Calderón fue evidente la sumisión de la dirigencia hacia la figura presidencial.

Gobernadores inmersos en problemas de corrupción, alcaldes que utilizan el presupuesto municipal como propio y legisladores sin vocación han sido las constantes que han prevalecido en Acción Nacional, que históricamente se había caracterizado por ser un partido con rumbo definido y vocación de servicio.

Sin duda el PAN requiere una evaluación más allá de la depuración de un padrón amañado. Requiere de una limpieza total y donde se proyecten los principios que originaron su fundación en 1939.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>