Arrow

La rápida decadencia del PAN


0
Luis Miguel Santibáñez

Politólogo mexicano con formación variada en políticas públicas y campaña, ha ocupado cargos en los gobiernos estatal y municipal en Oaxaca. En la vertiente política ha trabajado en comunicación de campaña tanto con el PAN como con el PRI, los dos grandes partidos mexicanos.


Escrito el 20 de mayo de 2013 a las 17:05 | Clasificado en México

En apenas doce años el PAN ha tocado las mismas cuotas de desgaste que el PRI en 70.

Felipe Calderón, expresidente mexicano (Fuente: Wikipedia)
Felipe Calderón, expresidente mexicano (Fuente: Wikipedia)

México y América Latina enfrentan problemas en común. Sin duda alguna, las crisis políticas que viven varias naciones como Venezuela son producto del empoderamiento de algunos actores a través de partidos políticos, vistos como botines y no como organizaciones de ciudadanos para acceder al poder.

En México Acción Nacional enfrenta una de sus peores crisis, con la pérdida del poder que ostentaron durante 12 años en la Presidencia de la República. Similar situación se dio cuando en el 2000, el Partido Revolucionario Institucional fue derrotado en las elecciones presidenciales. Pero la crisis del PAN es más difícil aún. Porque durante doce años conquistaron el desgaste que al PRI le costó durante 70 años.

Rezaba un dicho de Carlos Castillo Peraza, del PAN: “Ganemos el poder sin perder el partido”. Su pupilo Felipe Calderón se encargó de dilapidar ese dicho día a día, con intromisiones directas en la vida interna de su partido y con la imposición de familiares y amigos en los puestos claves del partido.

Acción Nacional perdió su esencia democrática, de participación activa de sus militantes en las decisiones del partido, y pasó a ser el ejemplo vivo de intolerancia e imposición, título arrebatado al PRI en sólo 12 años.

Por eso debería de existir una sociedad que empuje, que exija, pero que cumpla con sus obligaciones.

Es necesaria pues una sociedad organizada que exija cuentas a los partidos, que se involucre en las decisiones de los mismos y que desde fuera también sea el motor del cambio. De lo contrario, nuestros impuestos seguirán pagando a una partidocracia dorada, dueña de las negociaciones y lejana al pueblo. Todo pasa por construir ciudadanía.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>