Lo que a México le falta

Hemos avanzado de manera firme en las muy urgentes Reformas que los tiempos exigen tomar a México. La posición estratégica en América y la nueva forma de hacer política exterior, colocan a México como un país confiable para invertir. Ya la calificadora Moody’s ha mejorado la calificación del país, siempre y cuando crezca a tasas muy superiores de las actuales.

Pero la pregunta reside ya no en las reformas, sino en saber si podrá el Estado garantizar el crecimiento esperado, si existe una importante parte de la población que no ha comprendido que el crecimiento del país y el desarrollo económico depende en gran medida de la corresponsabilidad entre sociedad y Gobierno. Nunca de forma aislada.

El crecimiento va de la mano con mayor recaudación, permitiendo ampliar la base de contribuyentes, para que el Gobierno no le cobre impuestos a los que siempre pagamos, sino que existan políticas recaudatorias que permitan incorporar a los que hoy no pagan impuestos.

La reforma educativa no pasará si la aplicación de la Ley está sujeta a negociación. Además, la reforma educativa también pasa por los padres de familia. Este país va a cambiar cuando ambos asuman el papel que les corresponde, que exijan calidad en la educación, pero que aporten su parte en el hogar.

La reforma laboral no podrá generar condiciones de crecimiento si de inicio seguimos creyendo en que es el Gobierno el gran empleador de mano de obra. Hay que apostarle a la competitividad y a la profesionalización del personal. Quitarnos la idea de que el patrón es el malo y es el que está obligado a pagarle al trabajador, produzca o no.

La reforma política cobrará vigencia cuando los partidos políticos se vuelvan públicos, cuando exista verdadera representación ciudadana y sean espacios de expresión y participación. En México, los partidos sirven para mantener el control de candidaturas, optar de forma fácil a caros gubernamentales y acceder a presupuestos económicos millonarios.

Será la reforma en telecomunicaciones real cuando el ciudadano reciba calidad y variedad en la programación de radio y televisión. Cuando internet se vuelva accesible para cualquier mexicano y cuando la telefonía ofrezca calidad y precio.

Esto es lo que a México le falta para subirse al auto de los grandes.

Luis Miguel Santibáñez

Politólogo mexicano con formación variada en políticas públicas y campaña, ha ocupado cargos en los gobiernos estatal y municipal en Oaxaca. En la vertiente política ha trabajado en comunicación de campaña tanto con el PAN como con el PRI, los dos grandes partidos mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.