Arrow

Objetivo: una gran clase media


0
Luis Miguel Santibáñez

Politólogo mexicano con formación variada en políticas públicas y campaña, ha ocupado cargos en los gobiernos estatal y municipal en Oaxaca. En la vertiente política ha trabajado en comunicación de campaña tanto con el PAN como con el PRI, los dos grandes partidos mexicanos.


Escrito el 16 de julio de 2013 a las 11:31 | Clasificado en México

El Gobierno mexicano pone en marcha un ambicioso plan de infraestructuras para apuntalar el crecimiento del país. El objetivo: dejar de ser emergente para convertirse en un competidor de primer nivel

Presentación del plan de infraestructuras mexicanas (Fuente: Gobierno mexicano)
Presentación del plan de infraestructuras mexicanas (Fuente: Gobierno mexicano)
Hablar de crecimiento económico resulta una frase ya muy trillada, sobre todo en los países emergentes, que buscan obtener flujos de inversión importantes.

En México, además de enfrentarse a una crisis alimentaria, el Gobierno Federal ha tomado en serio y de forma integral el problema para permitir que el país deje de ser un país en el tercer mundo y de contrastes.

Para ello México necesita a una gran clase media que pueda orientar el rumbo del país, y que desde un nivel de vida, en donde se satisfagan las necesidades del ser humano, puedan haber grandes cambios. Si existe a una pequeña clase media serán los pocos ricos quienes manipulen al país, o habrá un “mesías” -como ya sucedió en México- que se lucre con el hambre y el dolor de la gente, y sea elegido desde el rencor y el encono.

Por eso, lejos de populismos, México debe de crecer en forma sostenida y en orden, con un marco jurídico bien definido, con un pacto por México que busque la aprobación de las mejores leyes para el país y para que éste sea, desde la posición estratégica respecto a los Estados Unidos, el motor de la economía latinoamericana, que compita con cualquiera de Europa y Asia.

En ese sentido el Presidente Enrique Peña Nieto ha presentado el Programa de Inversiones en Infraestructura y Comunicaciones, que tiene como fin promover la competitividad y generar empleos.

En Telecomunicaciones, el gobierno de México prevé invertir 700.000 millones de pesos (42,2 millones de euros), mientras que en transporte, carreteras, puertos y trenes, se busca invertir 582.000 millones de pesos durante el sexenio (35,1 millones de euros)

El presidente Peña Nieto dijo que serán tres los principales ejes sobre los que trabajará el plan: desarrollar conectividad logística que mejore los costos, promover el desarrollo regional equilibrado y mejorar calidad de vida gracias a la infraestructura.

Para los estados de Campeche, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Tabasco, que representan a las poblaciones más vulnerables, el gobierno de la república considera una inversión cercana a los 80.000 millones de pesos (4,8 millones de euros) para cinco autopistas, 17 carreteras, nueve libramientos, un tren de alta velocidad, tres puertos, cuatro terminales especializadas y tres modernizaciones en aeropuertos.

El proyecto, aunado a la conectividad en internet que plantea el Gobierno, se podría avanzar de manera importante en la consolidación de una economía que compita, que esté al nivel de los grandes, y que pueda satisfacer las necesidades de un México que exige un lugar digno en el mundo.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>