Arrow

¿Crímenes de guerra en Gaza?


4
Jesús M. Pérez

Analista de seguridad y defensa especializado en la transformación de los conflictos armados.


Escrito el 30 de julio de 2014 a las 18:01 | Clasificado en Oriente Medio

Tomando lo que la legislación internacional dice acerca del genocidio o los crímenes de guerra, ¿se acoge a alguna de las dos acepciones lo que sucede en Gaza?

Restos carbonizados tras un bombardeo de Israel durante la operación Margen Protector (Fuente: Wikimedia Commons)
Restos carbonizados tras un bombardeo de Israel durante la operación Margen Protector (Fuente: Wikimedia Commons)

Hace unos meses los periodistas Jorge Lanata y Magdalena Ruiz entrevistaron a Luis Moreno Ocampo exfiscal jefe de la Corte Penal Internacional. Ocampo desempeñó el papel de fiscal adjunto en el histórico juicio a los líderes de la Junta Militar argentina. Según Ocampo la singularidad y brutalidad de los crímenes de lesa humanidad cometidos por los distintos gobiernos militares argentinos entre 1976 y 1983 llevaron a los fiscales a emplear el concepto de genocidio. Se trataba de usar una palabra con una enorme carga semántica aunque los delitos no se ajustaran al concepto jurídico.

Hoy “genocidio” es una de esas palabras sometidas a la trituradora semántica que pone en la picota una y otra vez conceptos que terminan totalmente devaluados. Estos días, con la crisis de Gaza en marcha, hemos oído hablar de genocidio y crímenes de guerra.

El origen del enfrentamiento

En la partición diseñada por Naciones Unidas del territorio del Mandato Británico de Palestina llevada a cabo en 1948, la Franja de Gaza quedaba dentro de los límites del estado árabe. Los habitantes árabes y los países vecinos rechazaron la partición y declararon una guerra de la que salió victorioso Israel. La Franja de Gaza quedó entonces bajo administración militar egipcia hasta la Guerra de los Seis Días en 1967, que pasó bajo control israelí. Durante las siguientes décadas, se establecieron en la Franja poblaciones israelíes que requerían de la presencia militar para su seguridad. De hecho, un accidente de tráfico de un vehículo militar israelí con víctimas palestinas fue el acontecimiento, en un contexto de creciente violencia, que actuó de detonante de la Primera Intifada.

En 2005 el gobierno del primer ministro israelí Ariel Sharon llevó a cabo una evacuación de las poblaciones civiles y los puestos militares. Fue una decisión unilateral conocida como la Desconexión de Gaza.  Al año siguiente las elecciones legislativas palestinas fueron ganadas por el partido islamista Hamás, canalizando el voto protesta contra la rampante corrupción de la presidencia del partido nacionalista y secular Fatah. El ascenso del islamismo entre la población palestina no dejaba también de reflejar la tónica general del mundo musulmán.

Al igual que hicieron los generales argelinos en 1992, el presidente palestino Mahmud Abás suspendió la democracia palestina. El conflicto entre Fatah y Hamás estalló en Gaza en 2007 en forma de conflicto armado.  Las fuerzas de Hamás derrotaron a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y de los grupos armados afines a Fatah. Hamás se quedó con el control de la Franja de Gaza.

El 23 de abril de este año, Hamás y Fatah firmaron un acuerdo de reconciliación. En las semanas previas hubo ataques desde la Franja de Gaza contra Israel con cohetes y proyectiles de mortero. A partir de la firma del acuerdo la situación se tranquilizó y en mayo apenas hubo ataques. En la noche del 12 de junio tres adolescentes judíos israelíes desaparecieron. El ejército israelí lanzó una operación en Cisjordania que sometió a una enorme presión a la estructura de Hamás en ese territorio. Los ataques desde la Franja de Gaza se intensificaron aquellos días.

Hamás y otras organizaciones yihadistas en la Franja de Gaza lanzan cohetes de artillería, armas de trayectoria balística, contra núcleos de población israelíes. En un principio se trataba de cohetes de construcción artesanal que recibieron el nombre genérico de Qassam por Izzedin al-Qassam, organizador del primer grupo armado palestino. Pero en los últimos años los grupos palestinos en la Franja de Gaza han recibido cohetes de tipo militar de fabricación industrial procedentes, principalmente, de Irán. Desde copias de los cohetes de diseño soviético “Grad” de 122mm. a los cohetes de diseño iraní Fajr-5, que tienen un alcance de 75 kilómetros, pasando por los Jaibar-1 de origen sirio y que tienen un alcance de unos 150 kilómetros. Las armas entran en la Franja de Gaza por rutas de contrabando que arrancan en algunos casos en Sudán. Los cohetes de artillería son armas sin sistema de guiado y por tanto de una precisión limitada que se lanzan en salvas para obtener una efecto de saturación sobre el blanco.

Lo que dice la legislación internacional

El Primer Protocolo de Ginebra Adicional de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949 hace referencia en su artículo 51 a los ataques a la población civil. Prohíbe los “actos o amenazas de violencia cuyo propósito principal es difundir el terror entre la población civil” y prohíbe los “ataques indiscriminados”, que son aquellos que no están dirigidos a un blanco militar y/o que emplean un medio que no puede dirigirse específicamente a un blanco militar. Además, prohíbe los ataques a la población civil como represalia.

El 8 de julio las Fuerzas de Defensa Israelíes lanzaron una operación militar en los límites de la Franja de Gaza que fue bautizada en español como “Margen Protector”. El abogado Gonzalo Boye dijo que Gaza es “escenario de los más atroces crímenes que uno pueda imaginar”. Mientras que en el artículo de la Wikipedia en español encontramos, aunque falten referencias, que la Autoridad Nacional Palestina y organizaciones de Derechos Humanos han calificado la operación militar israelí como “un ataque indiscriminado contra todos los palestinos”. Después de tres semanas, según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 1.200 palestinos han muerto. Además, han sido objeto de ataques bloques de vivienda, hospitales, escuelas y mezquitas.

Sobre los hospitales, el IV Convenio de Ginebra relativo a la Protección de Personas Civiles en Tiempo de Guerra de 1949 dice en su artículo 18º que “en ninguna circunstancia podrán ser objeto de ataques los hospitales civiles organizados para prestar asistencia a los heridos, a los enfermos, a los inválidos y a las parturientas”. Mientras que sobre los lugares de culto, el Segundo Protocolo de Ginebra Adicional de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949, dice en su artículo 16 que “se prohíbe cometer cualquier acto de hostilidad dirigido directamente contra monumentos históricos, obras de artes o lugares de culto que constituyan el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos”. Sin embargo este último artículo añade que “se prohíbe usarlos en apoyo del esfuerzo militar”. Y es que las leyes internacionales no consideran las infraestructuras civiles santuarios inviolables.

Las leyes internacionales sobre el derecho de guerra incorporan excepciones a la inviolabilidad de edificaciones civiles o transportes médicos. En este último caso, según el artículo 11º del Segundo Protocolo de Ginebra Adicional de 1977 la protección de las unidades médicas y transportes (entiéndase ambulancias) cesa en el momento en que se empleen para “cometer actos hostiles”. Aunque en tal caso, antes de convertirlos en blanco legítimo se debe realizar una advertencia y dar un plazo.

Entonces, ¿qué constituye un blanco legítimo? El Primer Protocolo de Ginebra Adicional de 1977 especifica en su artículo 52º que objetivos militares son aquellos por “su naturaleza, localización, propósito o uso hacen una contribución efectivo a la acción militar y cuya total o parcial destrucción, captura o neutralización, en las circunstancias que rigen en ese momento, ofrecen una ventaja militar definida”.  Por tanto, el status de una edificación como blanco legítimo o no, no lo da su naturaleza sino la circunstancias. Por ejemplo, como en el caso de las escuelas de la UNRWA en la Franja de Gaza donde ha sido encontrado material militar por tres veces.

El Primer Protocolo añade en su artículo 57º que el atacante debe realizar esfuerzos por minimizar las víctimas civiles y daños a bienes civiles, lo que incluye la selección de los medios y métodos para el ataque. Por ejemplo, el empleo de bombas guiadas por láser frente a cohetes de artillería. Se entiende que un edificio civil ocupado por civiles es un blanco legítimo si está siendo usado para el esfuerzo de guerra, siempre que la pérdidas humanas y materiales “no sean excesivas en relación a la ventaja militar concreta y directa anticipada”. En caso de duda, será siempre a favor de la salvaguarda de personas y bienes civiles.

Números y semántica

Por tanto, la evaluación de si los bombardeos israelíes sobre edificaciones civiles palestinas en la Franja de Gaza que producen bajas civiles constituyen un crimen de guerra debería tratarse caso a caso según las circunstancias. Constituyen un crimen de guerra si en el momento del ataque el lugar carecía de valor militar, si la fuerza empleada excede en mucho el valor militar del objetivo atacado, si se trata de un ataque con el único propósito de causar terror en la población civil o el ataque tiene carácter de represalia por acciones de Hamás u otros grupos.

Las fuerzas armadas de Israel con toda seguridad se escuden en la protección de sus fuentes y medios de inteligencia para no revelar la información que se empleó en la selección de blancos y órdenes de ataque. Pero podemos tratar de averiguar mediante una simple comprobación estadística si los ataques israelíes tienen un carácter totalmente indiscriminado contra la población civil de Gaza.

Según los datos demográficos que proporciona sobre Gaza ‘The World Factbook’ de la CIA, el 43,2% de la población tiene hasta 14 años. Esto significa que si las víctimas palestinas tuvieran un carácter aleatorio, una cifra cercana al 43,2% serían niños y niñas de hasta 14 años. Para series estadísticas bajas, el resultado no sería muy aproximado. Pero para series altas, en  Gaza se acumulan ya más de 1.000 casos según las fuentes palestinas, el resultado sería fiable. Es decir, que si los israelíes estuvieran bombardeando Gaza de forma indiscriminada, al acumular más de mil muertos podríamos tener la certeza de que encontraríamos que un valor muy aproximado al 43,2% de las víctimas serían niños y niñas de hasta 14 años.

La edición inglesa de Al Jazeera mantiene una lista de víctimas de ambos bandos actualizada hasta el pasado día 24 de julio. Aparecen contabilizadas 627 víctimas palestinas. De aquellas que aparecen con su edad, 88 son menores de 14 años. Eso es un 14,0% del total o un tercio de la cifra que habríamos encontrado de tener un carácter indiscriminado (aleatorio) los ataques israelíes. De cualquier manera, una tragedia.

Moreno Ocampo es actualmente profesor en Yale y estando de visita en Israel se pronunció sobre el actual conflicto en Gaza. Dijo que sería preferible que los dos bandos negociaran sus diferencias directamente y que los palestinos no debería precipitarse en denunciar las acciones israelíes como crímenes de guerra porque las suyas podrían ser juzgadas también como crímenes de guerra. Si revisamos el mismo conflicto apliquemos los mismos estándares.

Los votantes dicen...
  1. […] que comenta Masha Gabriel en Revista de Medio Oriente. O “crímenes de guerra”, que yo mismo repaso esta semana en Sesión de Control. Me quedo con la sensación de que los autores españoles buscan más crear literatura con palabras […]

  2. […] sistema guiado y que se usan para ataques de saturación. Los convenios internacionales consideran un crimen de guerra el ataque a núcleos de población incluso en medio de ellos hay objetivos miliares, si se emplean […]

  3. Germán Queirolo Tarino dice:

    Estimados Jesús, sería interesante actualizar las cifras a la fecha de hoy. muchas gracias.

  4. […] la Corte Penal Internacional por “crímenes de guerra”. Lo cierto es que un análisis frío e imparcial de los datos hace pensar que no será fácil que una demanda en este sentido prospere. Por otro lado, tal y como […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>