Arrow

La bola de cristal


2
Dídac G.-Peris

Licenciado en el Instituto de Estudios Políticos de París, especializado en estudios europeos en el European Institute de la LSE. Investigador en la universidad de Londres.


Escrito el 30 de enero de 2011 a las 9:34 | Clasificado en Oriente Medio

El estallido social empieza a saltar fronteras en el Magreb, lo que hace imprevisible el devenir de la situación a corto y medio plazo.

marruecis

Todavía se sigue oyendo aquello de ‘nadie predijo que el comunismo conocería un final así’, pero en poco más de unas semanas las relaciones internacionales cambiaron drásticamente. En la última película de Colin Firth se recuerda que los gobiernos europeos tampoco creyeron que Hitler fuera a lanzarse a invadir el mundo, como tampoco ‘predecimos’ el 11S, una señal de lo que nos deparaba el siglo XXI en la esfera internacional. Nos cuesta anticipar e imaginar, desde nuestra mentalidad ‘racional’, aquellos eventos que por su trascendencia, su rapidez y su carácter revolucionario pueden parecer improbables.

El lugar que cada uno ocupe en la geopolítica internacional no dependerá tanto de nuestra calidad como adivinos, sino de cómo reaccionemos frente a los cambios de modelo. La revolución de los jazmines puede ser más de lo que parece. Tal vez se expanda por el Magreb y salte fronteras, en consonancia con la esencia digital que la ha caracterizado. Tal vez el tortuoso camino que separa la revuelta de un proceso con garantías democráticas se ande y los discursos sobre la incompatibilidad del arabismo con la democracia queden definitivamente enterrado,como el concepto de ‘choque de civilizaciones’.

Tampoco lo habremos visto venir. Pero de nuevo, dependiendo de nuestra reacción, Europa se jugará algo más que su ‘credibilidad’. Se estará jugando su legitimidad y su lugar en el mundo que venga.

Los votantes dicen...
  1. RT @sesiondecontrol: Nadie veía venir lo de Magreb… como tantas otras que pasaron. ¿Y sus consecuencias? @didacgp saca la bola de cristal http://bit.ly/i0kX9x

  2. Lobo dice:

    Bueno, para algunos el 11-S no fue inesperado.

    El equipo encargado de Al Qaeda en la CIA se pasó a finales de la década de los 90 advirtierndo de sus planes contra EE.UU. y nadie les hizo caso. Eran los “chiflados de la CIA”. (Véase “Ghost Wars” de Steve Coll). Porque, ¿cómo ibas a comparar a un grupo de descamisados en Afganistán con China o Rusia? Nadie, salve ellos, entendió el cambio de paradigma internacional con la la aparición de actores subestatales.

    Y recuerdo perfectamente una conversación con mi profesor de relaciones internacionales en la primavera de 2001, tras anunciar la administración Bush su programa de defensa antimisiles, en la que le dije que EE.UU. se equivocaba. Su principal amenaza eran las redes terroristas islamistas. Un ataque con misiles de Irán o Corea del Norte era altamente improbable por la capacidad de respuesta de EE.UU. Lo más probable era un gran ataque terrorista en Nueva York. Pensaba en aquel entonces en “maletines nucleares”.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>