Arrow

Espionaje político


0
Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.


Escrito el 19 de junio de 2013 a las 9:28 | Clasificado en Perú

La denuncia de un ex ministro del Interior y las contradicciones del actual titular de la cartera han despertado la alerta de un supuesto espionaje a figuras de la oposición. Una historia que el Perú ya ha vivido en la década de los noventa con Alberto Fujimori, hoy preso en la Diroes.

Fernando Rospigliosi, ex-ministro de Interior de Perú, ha denunciado espionaje político.
Fernando Rospigliosi, ex-ministro de Interior de Perú, ha denunciado espionaje político.

El ex ministro del Interior, Fernando Rospigliosi, ha despertado el radar de alerta de la oposición al denunciar que el gobierno viene realizando un seguimiento minucioso a su accionar a través de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI). Tal como se hizo durante el gobierno de Alberto Fujimori, allá por los años noventa.

Ha pasado más de un mes desde que Rospigliosi lanzara la denuncia y varios han sido los indicios que han reforzado su advertencia de un aparato de espionaje político. Todo comenzó con la revelación de un cuantioso incremento en el presupuesto asignado a la DINI para el 2013.

Según se dijo, el incremento fue en 776% respecto al año 2010. Aunque luego se aclaró que solo era del 676%. Aunque, claro, la cifra seguía siendo más que llamativa, teniendo en cuenta que respecto al 2012 el incremento era de 307%. Más aún, la revista Velaverde reveló que en los tres primeros meses del 2013, el gobierno ha gastado en labores de inteligencia más que en dos años completos.

Ejecución presupuestario de la DINI.

Las dudas sobre este punto llevaron al presidente Ollanta Humala a enviar al director de la DINI, Víctor Gómez, a la Comisión de Inteligencia del Congreso para explicar todos los gatos de su sector, incluidos los de acciones secretas que representan un 70% de su presupuesto. La explicación ha dejado algo calmada a la oposición respecto al uso de los recursos. Pero un débil operativo de espionaje volvió a encender las sirenas de alerta política.

Ampay en el parque del amor

Hace dos domingos, un reportaje del programa Cuarto Poder puso al descubierto a unos agentes especiales encubiertos cerca de la casa de Fernando Rospigliosi. Una de las agentes incluso fue intervenida por un policía a pedido de un también sospechoso ciudadano que grabó todo lo sucedido.

La situación fue tan irregular que en el parte policial que registra los hechos cambiaron el nombre de la agente que aparece en su documento de identificación, y que presentó a la hora de ser detenida.

El actual ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, salió a dar la cara ante la ola de críticas de la oposición que ya exige su renuncia al cargo. Pero fuera de aclarar el panorama, Pedraza ha caído en contradicciones y ha optado por atacar a Rospigliosi.

En el Congreso, ahora le espera una moción de interpelación con 32 preguntas sobre el débil operativo en el Parque del Amor del distrito capitalino de Miraflores, donde según Pedraza, los agentes realizaban un seguimiento a unos colombianos extorsionadores.

Algunos analistas y periodistas como Gustavo Gorriti y César Hildebrandt han brindado los argumentos necesarios para contrarrestar la denuncia de Rospigliosi. Ambos han calificado la situación del Parque del Amor como un hecho aislado producto de un mal operativo policial.

Fuera de ello, las miradas han vuelto a centrarse sobre el asesor del presidente en temas de seguridad y defensa, Adrián Villafuerte Macha, de quien se dice sería el cerebro de todos estos indicios y quien además tiene vínculos con la época del fujimorismo.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>