Arrow

Gobierno sin bancada


2
Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.


Escrito el 17 de abril de 2013 a las 21:04 | Clasificado en Perú

El presidente peruano Ollanta Humala ha tenido diversos problemas con el manejo de su bancada parlamentaria. A dos años de mandato, busca recomponer a su grupo parlamentario para poder tender un puente hacia sus reformas en el Congreso.

Congreso peruano (Fuente: Flickr Congreso del Perú)
Congreso peruano (Fuente: Flickr Congreso del Perú)

El problema del Gobierno peruano con el Congreso no está en la oposición, sino en su propia bancada parlamentaria. Lejos de ser un soporte generador de consensos para viabilizar las reformas prometidas, se han convertido en un obstáculo y, aún peor, en un enemigo.

Los primeros dolores de cabeza para el presidente Ollanta Humala con su bancada oficialista se dieron apenas cinco meses de iniciado su mandato. En diciembre del 2011, tuvo que presenciar desde la televisión cómo suspendían a tres de sus congresistas de un sola semana: Amado Romero, Celia Anicama, y Omar Chehade.

El caso de Chehade significó el mayor revés del Gobierno, toda vez que también ocupaba el cargo de segundo vicepresidente de la República. Su suspensión, que estuvo apunto de terminar en el desafuero, respondió a una reunión secreta donde buscada interceder en el lío de un conflicto azucarero. El caso aún se investiga en la Fiscalía.

A pocos meses de asumido el poder, Humala también veía cómo varios congresistas renunciaban al oficialismo. Javier Diez Canseco, Rosa Mavila, Verónika Mendoza y Jorge Rimarachín abandonaron al nacionalismo para conformar su propia bancada con sus colegas de Acción Popular. Ruben Coa también renunció, pero después de unas semanas decidió retornar tras un cúmulo de promesas para su región.

Viejos versus nuevos

El segundo punto de quiebre de la bancada oficialista se vio revelado en la elección para la presidencia del Poder Legislativo. El primer año fue Daniel Abugattás, un nacionalista reelecto, que acompaña a Humala desde 2006. Según el cronograma previsto por el oficialismo, Fredy Otárola, otro reelecto nacionalista, sería su sucesor.

Peros sus constantes enfrentamiento con la oposición no le aseguraban una elección segura. No tenían los votos. Ante ello, desde Palacio de Gobierno se decidió cambiar de libreto y colocar a otro reelecto congresista, pero con menor presencia mediática: Víctor Isla, quien acabo su periodo el próximo julio.

Su sucesor debería ser el postergado Otárola, pero la oposición ya ha hecho manifiesto su interés porque Isla siga a la cabeza del Parlamento. Y el oficialismo no tiene muchas otras cartas para reemplazarlo. Las que tiene deberá guardarlas para terminar con buen pie los dos últimos años. De lo contrario, la oposición podría presentar una lista propia acabando el periodo legislativo controlando al primer poder del Estado.

Pero dicha elección para la presidencia del Congreso reveló otro gran problema en la bancada oficialista: la existencia de dos grupos apuntando a controlar el grupo parlamentario. El primero conformado por los ‘reelectos‘ como Daniel Abugattás, Fredy Otárola, Tomás Zamudio y Martin Rivas Texeira, quienes han visto amenazado su territorio por el segundo grupo de nuevas caras que han tenido buena aceptación mediática como Jaime Delgado, Ana María Solórzano –ambos actuales voceros de la bancada- y Santiago Gastañaudí.

La prueba de este enfrentamiento se vio reflejada en la frustrada elección del Defensor del Pueblo. Jaime Delgado, a parte de conseguir la vocería de la bancada que se esperaba recaería en uno de los reelectos, fue designado titular de la comisión encargada de la elección del titular de la Defensoría del Pueblo.

Cuando Delgado consiguió el consenso necesario en la oposición para nombrar al abogado Walter Gutiérrez en dicho cargo, apareció el bloqueo de los reelectos quien amenazaba con votar en contra en el Pleno del Congreso.

Su postura llegó a tal punto que, primero desautorizaron a su vocero en los medios de prensa, y luego comenzaron a recolectar firmas dentro de la bancada para emitir un pronunciamiento en contra. Tuvo que intervenir el presidente del Congreso, para impedir dicha iniciativa.

Partido sin nombre

Los enfrentamientos en la bancada se han traducido, además, a grandes inasistencias en comisiones y en el Pleno del Congreso. Tanto a la hora de las votaciones de importantes proyectos de ley impulsados por ellos mismos o por el Poder Ejecutivo, así como a la hora de defender a los ministros de su Gobierno ante la oposición.

Un ejemplo de esto último se vio durante el debate para la aprobación de la última moción de interpelación contra el primer ministro Juan Jiménez, donde ningún oficialista pidió la palabra para defenderlo ante las constantes críticas de la oposición.

Fue allí donde el presidente Humala se vio obligado a convocar a su bancada a Palacio de Gobierno, un día antes de la interpelación. Allí no solo les expresó la necesidad de apoyar al premier, sino también les exigió no faltar ni ausentarse del debate.

Pero no solo eso. El mismo premier tuvo con reunirse con las bancadas aliadas al oficialismo para pedir su apoyo. Un trabajo de consensos que dependía de su bancada.

Sumado a esto, el pasado fin de semana los nacionalistas organizaron un taller de media-training y coaching político para analizar las fortalezas y debilidades de la bancada. En la cita, el mandatario recalcó la necesidad de la cohesión de la bancada para volver a posicionar el nombre del Partido Nacionalista en el espectro político. Algo sumamente necesario con miras a las próximas elecciones del 2016.

Los votantes dicen...
  1. […] a Palacio de Gobierno: Daniel Abugattás, Jaime Delgado y Freddy Otárola. Mientras que en el hemiciclo, su vocera de la bancada, Ana María Solózano, y el titular del Parlamento, el también […]

  2. […] Detrás de esto también existe, sin embargo, un juego más político que busca poner el pie en el acelerador en aras de recuperar aliados, especialmente de izquierda y primordialmente en el Congreso. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>