Arrow

El ministro agresor


0
Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.


Escrito el 12 de diciembre de 2012 a las 16:37 | Clasificado en Perú

Una actitud matonesca contra una mujer llevó a la renuncia al titular del Ministerio de Trabajo en Perú. Ni siquiera el respaldo de la primera dama, Nadine Heredia, logró aplacar las voces que pedían su cabeza. El presidente, en castigo, nombró a una mujer en su reemplazo.

José Villena, exministro de Trabajo peruano (Fuente: Ministerio de Trabajo)
José Villena, exministro de Trabajo peruano (Fuente: Ministerio de Trabajo)

Villena no renunció. A Villena lo renunciaron después de agredir a una trabajadora de la aerolínea LAN, quien presentó la denuncia respectiva por agresión ante una comisaría de Arequipa. De acuerdo al atestado, la joven indicaba que el ministro la empujó con ambas manos y luego la sujetó para que no cayera al piso.

El pasado 27 de noviembre el ministro de Trabajo, José Villena, se disponía a regresar desde la región sureña de Arequipa hacia Lima. En la capital, lo esperaba un almuerzo en Palacio de Gobierno en el marco de la cumbre de Unasur. Pero Villena, que había estado departiendo en el evento empresarial más importante del año, no llegaría a tiempo al aeropuerto y perdería su vuelo. Ello desataría su ira y con ello uno de los capítulos más difíciles del Gobierno del presidente Ollanta Humala.

Al día siguiente del suceso aparecería un vídeo en donde se muestra el preciso instante donde le informan que perdía su vuelo. Allí, el ministro estalla en ira hasta el punto de agredir a una trabajadora y amenazar a otros con su despido. Villena, quien se identificó como ministro de Trabajo, también procedió a fotografiar a los trabajadores a quienes amenazó con despedirlos.

Tras ello, se conocía que la trabajadora agredida de la aerolínea LAN era Ana Lucía Ramos Mariscal, quien presentó la denuncia respectiva por agresión ante una comisaría de Arequipa. De acuerdo al atestado, la joven indicaba que el ministro la empujó con ambas manos y luego la sujetó para que no cayera al piso.

Papelito manda

Pero el atestado policial y el informe de los mismos trabajadores de LAN no fueron los únicos que pusieron en jaque al ministro de Trabajo. El Instituto de Medicina Legal de la Fiscalía presentó el certificado médico efectuado el 28 de noviembre, el cual comprueba que Ana Lucía tenía señas de agresión tras el altercado con Villena, a pesar de que este lo había negado.

Según el certificado 024695, la joven tenía una “esquimosis negruzca (moretón) discontinua de 4 x 2 centímetros en región posterior del tercio medio del antebrazo derecho”. Además de un dolor intenso en el hombro derecho y cuello. Ante toda la documentación, Villena se vio obligado a viajar nuevamente hasta Arequipa para disculparse ante los trabajadores de LAN. El viaje sorpresivo no fue notificado a la prensa, quienes se enteraron por una nota de prensa del sector.

“A ustedes me debo”, citaba como declaración de Villena la nota informativa. Pero las cosas lejos de enfriarse, comenzaban a generar más tensión en las instalaciones de Palacio Pizarro, donde toda la atención estaba puesta en la fase oral que siguen en La Haya contra Chile.

Clamor nacional

En el Congreso se presentó una moción de interpelación contra José Villena para que asista al pleno a explicar lo sucedido. Sin embargo, maniobras del presidente del Congreso, el nacionalista Víctor Isla, habían dilatado el trámite. El objetivo es que no se dé en esta legislatura que acaba el 15 de diciembre.

Pese a ello, los congresistas de la oposición -especialmente los ‘fujimoristas’- no han pedido ni un minuto en levantar la voz para pedir su renuncia. Mientras que las redes sociales eran un hervidero de críticas contra el Gobierno por no mostrarse acorde a su campaña de no agresión a la mujer, manteniendo a Villena en su cargo.

Una vez más, Villena se vio obligado a dar la cara, pero ante la prensa. Lo hizo a través de una conferencia de prensa. Al ser consultado sobre su renuncia, dijo que eso estaba en manos del presidente Humala. Lo mismo dijo el primer ministro Juan Jiménez.

Aún así, las críticas seguían viniendo de todos los flancos. Tuvo que salir la primera dama -la figura política más popular del país- a respaldarlo, aunque con un mensaje confuso. Las críticas, entonces, serían más fuertes. La ex Defensora del Pueblo, Beatriz Merino, diría: “Ministro que le pega a una mujer no puede seguir de ministro”.

Renuncia con mensaje

La destitución de Villena llegaría el domingo, según se informó desde Palacio, debido a la renuncia presentada el viernes por el mismo ministro. Aunque recién el sábado, el dignatario peruano aceptaría dicha dimisión.

Sin embargo, este lunes, el primer ministro reveló que si bien existió una renuncia el tema ya se venía conversando desde varios días atrás. “Se venía anunciando de alguna manera, con el nombramiento de la nueva ministra se genera una mirada hacia delante”, sostuvo.

Es decir, a Villena lo renunciaron. Más aún si se toma en cuenta de que su reemplazo fue una mujer: Teresa Nancy Laos Cáceres. El mensaje era claro: nombra a una mujer en la cartera de Trabajo para compensar su incoherencia en el caso Villena. Y es que con Laos, ya son siete las mujeres con cargo ministerial en el gabinete peruano.

Aunque la verdadera lucha contra la violencia a la mujer se vive en el día. Y por eso Ana Lucia Ramos –la mujer agredida por el ex ministro- ha anunciado que se empeñará en promocionar la campaña “Carta a Mujeres”. Y, claro está, ahora podrá dormir tranquila.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>