Perú, contra los policías gays

El Poder Ejecutivo promulgaba el Decreto Legislativo 1150, el pasado martes 11 de diciembre, en el diario oficial ‘El Peruano’. Allí establecía una serie de infracciones dentro de la Policía Nacional del Perú (PNP).

Entre ellas, una que considera muy grave “tener relaciones sexuales con personas del mismo género, que causen escándalo o menoscaben la imagen institucional”, lo que además motivaría el pase a la situación de retiro del agente infractor.

La polémica surgía porque la norma solo precisaba la pena máxima de destitución para los policías gays, mas no para los heterosexuales que también podrían dañar la imagen de la institución. Esto no cayó nada bien para la comunidad gay en la capital limeña.

[do action=”ladillo”]Principio de igualdad[/do]

El primero en levantar la voz fue el presidente del Movimiento Homosexual de Lima (MHOL), Giovanny Romero, quien aseguró que el decreto era inconstitucional por violar el principio de igualdad ante la ley. “Si se van a sancionar las relaciones sexuales, tienen que ser todas: las homosexuales y las heterosexuales”, reclamó el activista integrante del Partido Socialista.

Inmediatamente recibió el apoyo del congresista de Concertación Parlamentaria (CP), Carlos Bruce, quien desde su tribuna parlamentaria calificaba de ‘homofóbica’ la nueva norma dada por el gobierno nacionalista de Ollanta Humala. “A alguien del ‘Gobierno de la Inclusión’ se le escapó la homofobia o el etnocacerismo”, manifestó en alusión a la línea política profesada por el padre del presidente, Don Isaac Humala, y su hermano preso Antauro Humala, quienes se han mostrado abiertamente en contra de las relaciones homosexuales.

A estas alturas, el rechazo a la norma crecía pues se daba a conocer que el “mantener relaciones extramatrimoniales entre personal de la PNP, que generen escándalo y menoscaben la imagen institucional”, solo se le sancionaba entre 11 y 15 días de rigor (castigo).

[do action=”ladillo”]Se tiraron la pelota[/do]

Cuando la prensa abordó al jefe de Estado peruano, Ollanta Humala, sobre el tema, este solo atinó a decir que “respetaba las instituciones” y que “sería bueno se le consulte a los propios policías sobre aquella norma”.

Mientras que el titular del Poder Legislativo, Víctor Isla, manifestaba que más allá de las situaciones de género “ninguna práctica escandalosa tiene que ser avalada”. Y para el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, minimizaba el tema diciendo que a la prensa “solo le gusta al morbo”.

[do action=”ladillo”]Marcha atrás[/do]

Con la soga al cuello, al gobierno no le quedó más que dar marcha atrás. Y fue así que dos días después de ser emitida, el Ministerio del Interior comenzó a redactar la corrección del Decreto Legislativo 1150 dado como parte del paquete de normas en materia de seguridad y defensa que promulgó el Poder Ejecutivo gracias a las facultades legislativas dadas por el Parlamento.

Entrada la noche del jueves 13 de diciembre, la oficina de prensa del Ministerio del Interior comenzó a enviar a los medios de prensa la “fe de erratas” que saldría publicada al día siguiente en el diario oficial ‘El Peruano’, remendando la norma. “Tener relaciones sexuales que causen escándalo y menoscaben la imagen institucional”, se leía en el texto que ya no mencionaba la relaciones entre personas del mismo género, aunque mantenía la sanción de expulsión por la falta.

Pese a ello, el mensaje negativo y la postura escondida del gobierno ya estaba dada. Y es que mientras en el Congreso uruguayo aprobaba un proyecto que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo, en Perú se buscaba expulsar a los agentes gay de la Policía.

Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.