Arrow

La sonrisa latina de Putin


1
Juan Manuel Fernández

Periodista. Centroamericano por convicción. Tico de nacimiento. Licenciado en Mercadeo y profesor universitario. Política, Economía y Social Media.


Escrito el 22 de julio de 2014 a las 16:37 | Clasificado en Latinoamérica, Rusia

La amistosa visita de Vladimir Putin a Cuba, Nicaragua, Brasil y Venezuela confirma la necesidad de influencia de Moscú en momentos de tensión mundial.

Vladimir Putin (Fuente: Wikimedia Commons)
Vladimir Putin (Fuente: Wikimedia Commons)

La visita del presidente de Rusia, Vladimir Putin, por cuatro países de América Latina en el marco de la cumbre de las BRIC deja un sinsabor sobre la versión oficial y lo que significa para el mundo en estos momentos. Fueron cuatro los presidentes latinoamericanos que recibieron como huésped de honor en julio a Putin, Raúl Castro, Daniel Ortega, Cristina Fernández y Dilma Rousseff

En Cuba y Nicaragua no sorprenden los abrazos, pues ideológicamente han sido socios históricos de la exUnión Soviética. Pero esta vez Argentina y Brasil se unieron al comité de bienvenida por la región. El primero confirmó un acuerdo de cooperación nuclear con fines pacíficos y el segundo, la negociación para adquirir cinco baterías de misiles antiaéreos rusos, entre otro equipamiento militar.

La secuencia de eventos

El 11 de julio se reúne Putin con Raúl Castro, encuentro en el que el cubano aplaude “la política inteligente que está llevando a cabo Rusia” según la agencia Infolatam. Esto, después de que Rusia perdonara el 90% de la deuda de la isla con el gigante.

El 15 de julio, los mencionados mandatarios latinoamericanos se deshacen en elogios ante el ruso a cambio de convenientes acuerdos comerciales y de inversiones.

El 17 de julio tiene lugar la lamentable noticia del avión malasio en territorio ucraniano, una zona de alta tensión con Rusia.

Lo que Rusia busca

Ahora el detrás de la noticia. Rusia emprendió este año con más vigor su estrategia de recuperar el territorio perdido desde 1989. Sus fines son de influencia (por la simpatía del hemisferio sur) y de expansión territorial para resucitar, sin decirlo, el espíritu de la extinta URSS.

Para recuperar esa influencia, lesionada por sanciones internacionales, tiene dos armas: los recursos energéticos (Rusia es el mayor exportador mundial de gas natural) y los comerciales, mediante represalias cuando algo no le parece (como cuando Moldavia intentó ingresar a la Unión Europea y Rusia le bloqueó la importación de vino y otros productos).

En cuanto a la expansión territorial, Ucrania está viviendo una crisis similar a lo que sufrió Georgia por Osetia del Sur en 2008, con resultado desfavorable para Georgia.

Sin que se confirme si efectivamente fueron rebeldes pro-rusos, con o sin apoyo de Moscú, quienes supuestamente derribaron el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, es visible que Rusia necesite mantener débiles a los estados que se opongan a sus intenciones expansionistas.

La sonrisa


Las intenciones de cooperación de Putin con países necesitados de recursos externos como los latinoamericanos puede ser más una búsqueda de adeptos hacia su política exterior.

La pregunta que salta es ¿por qué su línea ultraconservadora, admirada incluso por representantes del Tea Party y de la derecha extrema europea, estrecha la mano con los gobiernos de base socialista en América Latina?

Porque pese a esto, bastó con el discurso anti-imperialista y unos dólares de inversión extranjera para salir bien librado de la cumbre en Latinoamérica. Después de todo, el enemigo de mi amigo, es mi enemigo.

Los votantes dicen...

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>