Arrow

Una Lima sin cabeza


0
Martín Hidalgo

Periodista. La Encuesta del Poder en el Perú (2012) me pone como uno de los hombres de prensa con mayor influencia en la Red en Perú. Desde hace cuatro años en La República, primero en la web y ahora en la sección Política. Especializado en temas congresales.


Escrito el 21 de noviembre de 2012 a las 15:42 | Clasificado en Internacional, Perú

La revocatoria contra la alcaldesa de la capital peruana, ya tiene fecha: 17 de marzo del 2013. Casi seis millones de electores decidirán la suerte de la capital peruana, que podría acabar en el año 2014 con un récord de tres alcaldes en un solo periodo.

Susana Villarán (Fuente: web oficial)
Susana Villarán (Fuente: web oficial)

La revocatoria contra la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, ya tiene fecha: 17 de marzo del 2013. Ese día, casi seis millones de electores hábiles acudirán a las mesas de sufragio para decidir la suerte de la capital peruana, que podría acabar en el 2014 con un récord de tres burgomaestres en un solo periodo.

La revocatoria es un mecanismo legítimo amparado por la Constitución peruana con el fin de darle a la ciudadanía la opción de sacar a las autoridades ediles de todo el país, a partir del segundo año de su gestión. Sin embargo, la revocatoria en la capital ha tenido un alto componente político que ha dejado más dudas sobre su proceso que sobre la cuestionada eficiencia de la gestión de la lideresa de Fuerza Social.

Marco Tulio Gutiérrez, quien hasta hace poco era el más consultado sobre la prensa respecto a temas municipales, ha sido la cabeza del Comité Revocador que aglomeró a cuatro movimientos limeños que implicaron desde dirigentes distritales hasta la Iglesia evangelista. Ellos lograron la recolección de firmas que hizo posible la revocatoria de alcaldesa capitalina.

Audios turbios

El principal problema con el accionar del Comité Revocador fue la revelación de unos audios en febrero de este año. En estos, su principal cabeza, Marco Tulio Gutiérrez revelaba que quería aprovechar la revocatoria a la alcaldesa Susana Villarán para promocionar su Instituto Peruano de Administración Municipal (IPAM).

Cinco meses después, en julio, se propalaron otros audios más contundentes aún. En esta ocasión, el promotor de la revocatoria señalaba que su intención era también la de cobrar altas sumas de dinero en asesorías a la Municipalidad de Lima, a través del regreso del ex alcalde de Lima, Luis Castañeda, acusado de ser el principal financista de la campaña revocadora.

Y por si eso no fuera poco, aparecieron dos audios más involucrando a dos congresistas de Solidaridad Nacional, partido que lidera Luis Castañeda. Uno de los legisladores, José Luna, negó los hechos aunque no tuvo reparos en decir que podría revocar a la alcaldesa en una semana, si se lo proponía.

Sumado a esto, varios medios difundieron fotos de parte del equipo encargado de la recolección de firmas ofreciendo galletas a cambio de adhesiones en contra de la gestión de Susana Villarán. Una vez obtenida las firmas, otro vínculo de uno de los integrantes del Comité Revocador, Boris Alegría, con el solidario José Luna han vuelto a enturbiar el proceso que ya tiene fecha, pero que aún tiene muchas dudas por resolver.

‘Muni’ sin estrategia

Del otro lado de la orilla, la alcaldesa ha enfrentado situaciones polémicas que no le han permitido contrarrestar la campaña contra su gestión. El último de estos fue el traslado del mercado La Parada -el más grande de la capital- donde se produjo un gran enfrentamiento entre la Policía Nacional del Perú (PNP) y cierto sector de interesados en que no se produzca la mudanza. El operativo –con algunas descordinaciones- dejó dos muertos, más de 20 heridos, y un centenar de detenidos.

Fuera de los hechos coyunturales, el gran problema que afronta la gestión de Villarán es la falta de estrategia de comunicación de sus obras hacia la población. La misma Villarán y su propio equipo municipal lo han admitido. Lo mismo ocurre en la estrategia para frenar la revocatoria, donde muchos de los que laboran en la Municipalidad se han dedicado a hacer ‘memes’ y crear cuentas en las redes sociales, en vez de trabajar en las calles donde la sensación del ciudadano de a pie no le es favorable a la burgomaestre.

Otro gran problema es la debilidad del partido político de la alcaldesa: Fuerza Social. Este ni siquiera ha conseguido inscribirse en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) pues, irónicamente, no fueron capaces de recolectar las firmas necesarias. Ante ello, han tenido que acudir a la alianza recientemente formada con otros grupos de izquierda –Partido Comunista, Partido Socialista y Tierra y Libertad- para hacer el trabajo partidario en las calles.

De prosperar la revocatoria en las urnas, Villarán dejará el cargo y el regidor número 22 de Fuerza Social –que no alcanzó un sitio en el concejo municipal– asumirá la alcaldía. Así, Fidel Gregorio Ríos Alarcón asumiría el sillón municipal unos meses hasta que el JNE convoque a elecciones complementarias, que se estima sería a finales de 2013 o tal vez principios de 2014. Es decir, tres alcaldes en un solo periodo de cuatro años.

Mientras tanto, diversas personalidades han decidido brindar su apoyo a Villarán. El último de ellos ha sido el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien se mostró en contra de “movimientos que desestabilizan la legalidad”. La pregunta es: ¿eso le alcanzará a Susana Villarán para mantenerse a la cabeza de la Municipalidad de Lima?

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>