Arrow

Mujica pide perdón


1
Pablo Manuel Méndez

Periodista uruguayo. Escribo en Montevideo Portal y Revista Martes . Escribí en Alto Voltaje, Semanario Rumbosur, Crítica de la Argentina y publiqué las investigaciones periodísticas 'Temprana impostura' (2007) y 'En cuanto venga Julio' (2012), ambas de editorial Fin de Siglo.


Escrito el 14 de abril de 2013 a las 17:59 | Clasificado en Argentina, Uruguay

El presidente José Mujica pidió disculpas a su par argentina, Cristina Fernández, luego que se conociera una conversación privada en la que el mandatario llama “vieja terca” a la mandataria argentina.

Cristina Fernández y José Mujica, en una reunón
Cristina Fernández y José Mujica, en una reunón

El presidente Mujica envió una carta privada a la mandataria argentina en la que, además de las explicaciones del caso, le habla sobre los puntos críticos de la relación entre ambos países, profundamente deteriorada por las trabas que Argentina pone a los productos extranjeros y el conflicto por la instalación de la fábrica de celulosa Botnia-UPM sobre el Río Uruguay, que divide ambas naciones.

Mujica señaló que la carta fue enviada directamente a la presidenta y que es ella quien evaluará si desea hacerla pública o no. La cancillería argentina expresó que “es bienvenida” la carta del presidente uruguayo, señalando que su país siempre apuesta al diálogo.

Antes de enviar la carta, Mujica se refirió públicamente al escándalo provocado por sus palabras, señalando que se trató de una conversación privada que no debió hacerse pública: “La libertad de prensa, algo que he defendido, defiendo y defenderé, en este caso violó mi privacidad”, señaló Mujica.

“Hace medio siglo fui clandestino, cuando quería cambiar el mundo. En aquella época uno de los problemas era ir preso y torturado. Para no recordar números telefónicos, no recuerdo ni el mío, ni el de mi compañera. Quedé bloqueado por efecto de aquella disciplina de enorme compromiso”, dijo, en referencia a la década de los sesenta, en la que fue preso por su actividad guerrillera. Y añade:

“¿Por qué decimos esto? Nos quedaron de aquellos años muchas cosas. El trillo, ese caminar de kilómetros en una pieza. La vida interior, darle vuelta a las cosas, por efecto de aquellos años y duras peripecias de andar en la cárcel de Puna Carretas. A eso hay que sumarle el origen, vengo de los barrios pobres, donde mis amigos de gurises andaban de zapatillas y nuestras veredas eran de tierra.

No podemos evitar que nuestro lenguaje por momentos sea reo, áspero. Por muchos años tuvimos que cultivar un decir, un hablar para cuarteles. Había que comunicarse adoptando las formas para sobrevivir. Ese lenguaje está a leguas del discurso público, tiene que ver con las relaciones íntimas, inevitablemente arrastra en sus modismos nuestra propia historieta. Reinan entre nosotros los sobrenombres, como rengo, tuerto, mono, etcétera, y también la exageración como contracara, un lenguaje herramienta, que juega para los íntimos y no puede encajar ni encajará jamás con el discurso público que cultivan naturalmente otros”.

Para cerrar la idea, el mandatario pidió las disculpas del caso: “Debo pedir sentidas disculpas a quienes pude lastimar en estos días por mis dichos y sobre todo los que son como nosotros integrantes del sueño de patria grande y federal”.

Los votantes dicen...
  1. […] Es, para muchos y por su austeridad y sencillez, el modelo de presidente ideal (no exento de sus salidas de madre) […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>