El Parlamento uruguayo comenzó la discusión sobre matrimonio homosexual, contando con el apoyo de la bancada del oficialista Frente Amplio y varios de legisladores de la oposición. La votación culminó con 70 votos a favor y 14 en contra.

Además de permitir la unión de legal de homosexuales, el proyecto genera una nueva institucionalidad para el casamiento, llamada «matrimonio igualitario», que establece por ejemplo que la pareja elija si sus hijos tendrán el apellido de la madre o del padre en primer lugar.

Ese fue uno de los puntos, más discutidos a la interna del Frente Amplio, debido a que muchos legisladores no estaban de acuerdo con ese planteamiento para no afectar la línea genealógica de las familias, lo que se resolvió acordando que en el caso de las parejas heterosexuales, irá el apellido del padre en primer lugar, a no ser que la pareja manifieste su voluntad de que vaya el de la madre.

En el caso de las parejas homosexuales, los hijos adoptados por podrán elegir el apellido de cualquiera de los cónyuges y, en caso de que no alcancen un acuerdo, se hará un sorteo que realizarán los mismos funcionarios del registro civil.

La ley fue estudiada por la Comisión de Legislación y Códigos de Diputados desde noviembre y allí la discusión no se centró tanto en si era conveniente permitir el casamiento a homosexuales, sino en si era necesario crear una nueva institución o simplemente se debía incorporar a los homosexuales en el casamiento ya existente.

El proceso de discusión tuvo su punto de calor cuando el diputado nacionalista Gustavo Borsari fue abucheado desde la barras al presentar un proyecto alternativo que creaba una institucionalidad diferente para homosexuales llamada «unión civil».

A último momento, se realizó una modificación del proyecto original que da lugar a que los hijos adoptados de las parejas homosexuales conozcan a sus padres biológicos como forma de proteger su derecho a la identidad. Ahora, el proyecto pasará al Senado donde se espera que sea votado por amplia mayoría.

Publicado por Pablo Manuel Méndez

Periodista uruguayo. Escribo en Montevideo Portal y Revista Martes . Escribí en Alto Voltaje, Semanario Rumbosur, Crítica de la Argentina y publiqué las investigaciones periodísticas 'Temprana impostura' (2007) y 'En cuanto venga Julio' (2012), ambas de editorial Fin de Siglo.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.