Arrow

Marihuana en las farmacias


0
Pablo Manuel Méndez

Periodista uruguayo. Escribo en Montevideo Portal y Revista Martes . Escribí en Alto Voltaje, Semanario Rumbosur, Crítica de la Argentina y publiqué las investigaciones periodísticas 'Temprana impostura' (2007) y 'En cuanto venga Julio' (2012), ambas de editorial Fin de Siglo.


Escrito el 4 de agosto de 2013 a las 10:31 | Clasificado en Salud, Uruguay

La Cámara de Diputados de Uruguay ha aprobado la legalización del cultivo, distribución y consumo de marihuana. La ley permite el autocultivo, la creación de clubes de cultivo y la venta en farmacias.

Manifestación en favor de la legalización de la marihuana en 2012 (Fuente: Pijamasurf)
Manifestación en favor de la legalización de la marihuana en 2012 (Fuente: Pijamasurf)

La ley será estudiada por el Senado, donde se da por descontada su aprobación, aunque pueda sufrir modificaciones, pero ya se puede afirmar que Uruguay ha aprobado la producción, distribución y consumo de la marihuana.

El proyecto de ley fue aprobado por los 50 legisladores del gobernante Frente Amplio y el rechazo de otros 46 de los opositores Partido Nacional y Partido Colorado. A la hora de realizar la votación artículo por artículo hubo mayores consensos en algunos aspectos, particularmente en la legalización del autocultivo, es decir el cultivo casero para consumo personal.

La ley que fue aprobada permite tres formas de obtener la marihuana; el autocultivo -modalidad en la que no se permiten tener más de seis plantas por hogar con una producción máxima de 480 gramos por año-, la creación de clubes de membresía -que estarán integrados entre 15 y 45 personas, con una producción máxima de siete kilos anuales- y la compra en farmacias -obteniendo cada consumidor un máximo de 40 gramos por mes-.

Uno de los aspectos más delicados de la ley es que tanto para la integración del grupo de membresía como para comprar en farmacias se debe figurar en un registro, en el que el Estado controle la cantidad vendida y la actividad.

Además la ley prevé la realización de campañas educativas de prevención sobre el consumo de drogas en general, además de prohibir toda publicidad o promoción del consumo de cannabis. Para su implementación el presidente José Mujica anunció que iba a destinar parte de los impuestos previstos para medios de comunicación a realizar una “campaña permanente” contra el consumo de cannabis.

Un debate eterno

El debate que se dio en el Palacio Legislativo duró más de catorce horas, lo que fue un fiel reflejo del ocurrido en los medios de comunicación, organizaciones sociales, partidos políticos y la sociedad en general durante los últimos dos años.

Más allá de las posiciones tomadas a la hora de votar, durante el debate se vieron dos posturas diferentes en cuanto a si el consumo de marihuana es o no un problema para quien lo realiza, habiendo quienes apoyando la ley y quienes rechazándola estaban de acuerdo en que el consumo de marihuana es un camino hacia la adicción, incluso de otras drogas.

Otro punto del debate que atravesó a quienes estaban a favor y en contra de la ley fue lo relativo al papel del Estado en el consumo, habiendo opositores y oficialistas que coincidieron en una postura liberal, en la que el Estado no debe inmiscuirse en las decisiones de consumo de los mayores de edad y otra posición -también acompañada por opositores y oficialistas- que entiende que el Estado tiene la responsabilidad de intentar reducir el consumo de marihuana a través de campañas educativas y controles.

También se discutió sobre la pertinencia de la participación de organizaciones internacionales para definir una postura. La OEA presentó un informe en el que se presenta la legalización como un camino posible, reconociendo que en Uruguay están dadas las condiciones para avanzar en ese camino.

Además, el expresidente brasileño Henrique Cardoso, el mexicano Vicente Fox y el colombiano César Gaviria celebraron la discusión en Uruguay, reconociendo el fracaso de sus políticas contra las drogas cuando fueron mandatarios.

Las cifras de Uruguay

Sobre ese punto el diputado nacionalista Javier García aseguró que desde el exterior se promovió la ley para utilizar al país como “laboratorio”, agregando que se trata de un proyecto “imperialista” que atenta contra la soberanía del país. Para García el consumo de marihuana va aumentar con la legalización y el mercado negro se mantendrá porque va a haber gente que sin consumir compre en las farmacias para revender a menores o a quienes consumen más de 40 gramos por mes.

Justamente, otro tema fue sobre cuáles sería los efectos en el mercado negro. La postura del gobierno, y forma en la que justifica su iniciativa, es que se trata de un mercado que ya existe, y que por estar en manos del narcotráfico genera una violencia inusitada en el país.

Dependiendo de quién haga el cálculo se estima que el mercado de la marihuana en Uruguay mueve entre 12 y 30 millones de dólares, lo que no representa más de un 10% del dinero que se mueve en el narcotráfico uruguayo.

En palabras del diputado socialista Julio Bango al respecto:

”El problema no es que no exista regulación, el problema está en que quien se encarga de regular hoy es el narcotráfico. Nosotros proponemos que quien regule sea el Estado. Con este proyecto estamos construyendo una alternativa al narcotráfico para aquellas personas que quieran consumir marihuana y que desde hace casi 40 años tienen derecho a hacerlo. No podemos afirmar que con estas medidas dejará de existir en poco tiempo el mercado negro, no somos ilusos. Lo que sí podemos asegurar es que por cada persona que acceda a un mercado regulado de cannabis, vamos a estar quitándole un ‘cliente’ al narcotráfico y vamos a estar reduciendo además la probabilidad que esa persona entre contacto con otras drogas que ahí sí podrán ofrecerle”

Se estima que unos 100.000 uruguayos consumen marihuana ocasionalmente, mientras que unas 20.000 personas fuman todos los días. Además, según un estudio realizado por la Junta Nacional de Drogas, un 1,9% de la población consume cocaína y un 1,1% pasta base de cocaína.

Una encuesta realizada por la empresa Cifra, una de las consultoras más conocidas del país, señala que el 65% de la población se opone a la legalización, mientras que un 31% cree que si la distribución y venta de marihuana se legaliza el consumo va a aumentar.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>