La épica de la propaganda

El recurrir a la divulgación de una imagen para convertirla en un soporte moral para los seguidores de una ideología política no es una práctica novedosa. Vemos por ejemplo que la imagen de Ernesto ‘Ché’ Guevara, que fue por excelencia un símbolo asociado a “revolución”, ha llegado a convertirse en una imagen de marca, un “ícono pop”, que identifica la izquierda como una especie de moda irreverente entre las nuevas generaciones en un mundo cada vez más globalizado. Una imagen que se ha convertido en generadora de ganancias económicas millonarias a través del merchandising.

Todo este fenómeno de percepción del mito relacionado con una figura política no sería posible si no existiera una total coordinación política y económica entre el aparato propagandístico de un gobierno determinado y los medios de comunicación estatales y privados. Tal engranaje va creando las condiciones en el imaginario popular para construir de a poco una idea cargada de cualidades superhumanas, a través de la repetición y uniformidad en el mensaje, cuyo resultado tiende a eternizar a un líder dentro de una sociedad. Dadas las condiciones jurídicas que acomodan los gobiernos a su propio beneficio, este tipo de idealización del líder muy bien puede facilitar su perpetuación en poder como también la de toda su comitiva, lo que ha creado el nacimiento de gobiernos autoritarios y totalitarios.

Así vimos durante el largo gobierno de Hugo Chávez y sus opulentas campañas electorales: la propaganda referida a él siempre tendió a generar una conexión especial con la audiencia a través de mensajes cargados de mucha emotividad, que sugerían su presencia como la de un líder mesiánico, un destinado a cumplir una gesta emancipadora.

[do action=”video-a-todo-el-ancho-2″ tipo=”http://www.youtube.com/embed/” id=”VnxMF8EfZzM” tipo2=”600″/]

Ya en la plena crisis que vive Venezuela bajo el mandato de Maduro, con altos índices de criminalidad, inseguridad jurídica, deterioro de la economía bajo controles cambiarios y desabastecimiento de comida y medicinas a nivel nacional, se ha apelado una vez más a la figura salvadora de Hugo Chávez con un recordatorio resumido en un spot de televisión que, bajo la estética de novela gráfica adornada con música al estilo épico, lleno de consignas y frases icónicas, se pretende aliviar la ansiedad de los que han sido sus seguidores y, por este medio, otorgar fe y esperanza para lograr el apoyo al sucesor, el escogido por el propio Chávez para terminar de cumplir una profecía libertaria muy alejada de lo que ocurre en el mundo real.

[do action=”video-a-todo-el-ancho-2″ tipo=”http://www.youtube.com/embed/” id=”t60NlvJAgzs” tipo2=”600″/]

Justo Morao

Máster en Ciencia Política. Docente e Investigador especializado en Publicidad Electoral. Productor audiovisual de spots y música electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.