Arrow

La necropolítica de Chávez


0
Carmen Beatriz Fernández

Venezolana, urbanista (USB) con máster en Administración de Empresas (IESA) y en Campañas Electorales (University of Florida). Desde 1997 dirige DataStrategia y coordina el portal político iberoamericano e-lecciones.net


Escrito el 13 de diciembre de 2012 a las 15:51 | Clasificado en Venezuela

Desde ‘El show de Truman’ hasta ahora hemos visto casi de todo en la pantalla, salvo la evolución de un enfermo grave. Hasta Chávez.

Hugo Chávez, junto a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (Fuente: Gobierno venezolano)
Hugo Chávez, junto a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (Fuente: Gobierno venezolano)

El mediático y popular primer mandatario venezolano disfruta siendo el epicentro de la vida nacional. Desde la campaña en que ganó su primera elección en 1998 Chávez suele controlar cómodamente la agenda pública. Igualmente ha sido suyo el enmarcamiento de los conceptos en las discusiones claves.  En cada proceso electoral el chavismo intenta (y con frecuencia logra) convertir todo en un plebiscito que gira en torno a la figura de Hugo Chávez.

Desde su primera aparición, hace año y medio, el cáncer presidencial no ha sido excepción y ha capturado los focos del interés nacional. Chávez puede hacer una cadena-episodio de TV y ser interrumpido por una enfermera: se toma sus pastillas, una a una, ante todo el país, y hace alarde de su disciplina como paciente. En otra cadena-episodio aparece con el pelo rapado al cero, anticipándose a los efectos de la quimioterapia. Adicionalmente, la ostentosa publicidad oficial se regodea en la enfermedad, plena de testimoniales en los que el amoroso pueblo anima la salud presidencial.

El pasado sábado en la noche el presidente Chávez  sorprendió nuevamente. En una muy valerosa declaracion hizo público quién sería su sucesor. Tras una década satanizando el “chavismo sin Chávez” y acusando de traidores a quienes entre sus filas estuvieran siquiera pensando en ello como remota posibilidad, ahora el presidente habla de los liderazgos emergentes. La gran debilidad de la revolucion bolivariana siempre ha sido su carácter unipersonal y excesivametne centrada en el caudillo. ¿Hay tiempo para inventar el chavismo sin Chávez? Quizás. No será fácil, pero tampoco luce imposible. Chávez está muy enfermo, pero no es un moribundo, y ha escogido a su sucesor, pretendiendo con esa elección ungirle de legitimidad popular en los meses por venir.

Un mando civil y otro militar

Además, y aunque no lo dijo explícitamente, la dupla que sugiere Chávez es la de un Nicolás Maduro, civil y conciliador, como presidente y un Diosdado Cabello como jefe militar. Que nadie crea que Diosdado está fuera de la planificación sucesoria. Chávez quiere dejarlo todo ‘atado y bien atado’. Tal como lo hiciera el dictador español Francisco Franco que en una de sus últimas apariciones públicas envió un mensaje a sus seguidores, asegurando que el régimen y sus estructuras sociopolíticas perdurarían aunque no estuviera él físicamente al frente.

El anuncio del sábado sorprendió a propios y a extraños. Dio inicio formal así Chávez a su última campaña presidencial, en la que no será candidato. Por lo pronto se apropió de la escena en la fase final de la campaña regional y secuestró la agenda de discusión pública nacional, alejándola de los temas regionales. Que la enfermedad exista, y sin dudar sobre su gravedad, no impide que los momentos para visibilizarla puedan ser cuidadosamente escogidos. La política contiene una buena dosis de puesta en escena y todo político habilidoso hace uso de las peores adversidades para convertirlas en oportunidades.

Chávez está gravemente enfermo, pero ni aún así deja de estar en campaña. Este nuevo e impactante anuncio de la enfermedad podría tener efecto cohesionante en los segmentos más chavistas de la población, que están viviendo pugnas internas y desmotivación. De momento, el anuncio ha hecho percibir la contienda regional en términos más relevantes, augurando aumentar los niveles de participación. ¿En todos por igual? Está por verse, la motivación relativa de los dos bloques políticos del país ayudará a definir en sólo tres días el esquema nacional de ganadores y perdedores.

Sin embargo la agenda de la gente está completamente divorciada de la agenda de los medios. El pueblo se centra en los problemas reales del país: inseguridad, fallos eléctricos, desabastecimiento… Esos son los problemas. Chávez ha excedido su puesta en escena y deja en evidencia que sus preocupaciones personales poco tienen que ver con las preocupaciones del venezolano común. El presidente está muy enfermo, pero no menos enferma está la pobre Venezuela.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>