Arrow

El por qué de la rebelión


1
Carmen Beatriz Fernández

Venezolana, urbanista (USB) con máster en Administración de Empresas (IESA) y en Campañas Electorales (University of Florida). Desde 1997 dirige DataStrategia y coordina el portal político iberoamericano e-lecciones.net


Escrito el 22 de marzo de 2014 a las 13:48 | Clasificado en Venezuela

La deprivación relativa, lo que en Venezuela se denomina “la frustrachera nacional”, explica por qué una parte importante de la sociedad venezolana se ha rebelado contra el gobierno.

Cartel de un manifestante en venezuela, en marzo de 2014. (Wikipedia)
Cartel de un manifestante en venezuela, en marzo de 2014. (Wikipedia)

En 1970 Ted Gurr, un académico de Princeton y estudioso de la violencia política, publicó un librito notable que le haría célebre en los círculos académicos: “Why men rebel?” (¿Por qué se rebelan los hombres?).  Es un libro de psicología política y psicología de la violencia que parte de un principio muy universal: los humanos aspiramos permanentemente al progreso y a mejorar nuestras condiciones de vida.

Sin embargo, así como solemos ser rápidos para adaptarnos a las mejoras, somos lerdos e insatisfechos cuando las condiciones de vida empeoran. En el libro, Gurr desarrollaba su tesis de la deprivación relativa, que define como la tensión entre el estado actual de las cosas que recibes y las que crees merecer. La intensidad y el alcance de esa deprivación relativa es lo que determina el potencial para la violencia colectiva.

Es decir, la gente no acude a la rebelión en función de lo mal que viva, o lo mal que pueda estar, sino en función de cómo empeoran sus condiciones de vida. La deprivación relativa genera frustración, y la frustración deviene en violencia y agresión. Pongamos un par de ejemplos: un ama de casa que llevaba su lista de diez cosas al mercado el año pasado, probablemente volvía con nueve de ellas. Hoy en día en esa misma lista de cosas por comprar, la buena señora trae a casa sólo siete. Y las tres que le faltan son las más importantes de la cesta cotidiana de su familia: harina de maiz, leche y papel higiénico, por ejemplo.

O el pequeño negocio de desarrollos web que compraba dólares en el mercado negro en enero 2013, con lo que compraba 100 dólares, un año despues compraba sólo 30. Eso es deprivación relativa, que causa molestias, frustración inicial, luego indignación y finalmente rebeldía, según Gurr. La deprivación ocurre en distintas unidades de valor asociadas a lo cotidiano: alimentos, salud, empleo o seguridad.

Veamos algunos indicadores. En el 2012 Venezuela tuvo una inflación de alimentos del 24%, pero en el 2013 este índice de inflación llegó al 78%, la deprivación se ha triplicado en la sociedad venezolana. La gravísima escasez nacional de hace un año se reflejaba en un índice del 16% y hoy llega al 30%. La tasa de cambio libre cerró en 2013 a Bs 30 por dólar, pero un año después estaba el dólar negro cercano a los 90.  Quizás el más dramático de los indicadores es el que cuantifica la deprivación de la vida: 2012 cerró con una inaceptable estadística de homicidios de 21.600 por año, doce meses después tres mil asesinados más engrosaron esa cifra.

Todo lo cual constituye un peligroso cocktail que tiene como expresión natural protestas por doquier. Gurr no hubiera encontrado mejor ejemplo para explicar su tesis. El fenómeno nos es tan propio que hasta hemos acuñado un venezolanismo para explicar el fenómeno que Gurr describe: la frustrachera nacional.

Es duro para el gobierno enfrentarse con esto, por ello la línea argumental oficial es que se trata de un golpe de estado urdido desde los intereses más oscuros del imperio norteamericano. Sin embargo con esos indicadores socioeconómicos en verdad no es necesario que intervenga Imperio alguno. Hoy en día más de tres cuartas partes del país coinciden en juzgar muy duramente la gestión de Maduro y le exigen rectificar (datos de marzo 2014), con llamativo consenso entre las distintas clases sociales.

Así pues, la rebelión está entre nosotros. Y con motivos para sentirse cómoda, como en casa, diría Gurr.

 

 

Los votantes dicen...
  1. […] El por qué de la rebelión […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>