Arrow

Venezuela: jaque a la reputación


2
Carlos Ruiz

Periodista especializado en campañas electorales y conflictos, gerente de asuntos públicos en Llorente&Cuenca, donde asesora a compañías e instituciones


Escrito el 12 de enero de 2013 a las 12:55 | Clasificado en Latinoamérica, Venezuela

Nadie acierta a dibujar un futuro sin Chávez en un país y una zona de planeta de vital importancia y a la que occidente mira llena de prejuicios erróneos.

Henrique Capriles, durante un discurso (Fuente: Facebook Capriles)
Henrique Capriles, durante un discurso (Fuente: Facebook Capriles)

El ‘bochinche’ (o cotilleo) dentro de Venezuela, dentro de cada casa y de cada bar, es el mismo que fuera. ¿Cuándo morirá el comandante? Ya nadie se pregunta si lo hará en breve, porque de eso ya no se duda ¿Cuánto es capaz el chavismo de perpetuarse más allá de su creador?

El Gobierno venezolano afronta una crisis de liderazgo severa por mucho que Chávez intentase dejar las cosas atadas antes de entrar en quirófano señalando con su dedo a Nicolás Maduro. El dedazo no funciona ni en democracias ni en pseudo-democracias. El presidente español Mariano Rajoy lleva aún el sambenito de haber sido elevado a los cielos sin luz y taquígrafos, sin consenso, por mucho que hoy sea presidente y acapare cotas de poder desconocidas en España. Recordemos la travesía del desierto del gallego desde 2004, azuzado por varios elefantes conservadores que, durante estos años, han intentado moverle de la silla.

Igualmente Nicolás Maduro se está enfrentando a varias corrientes internas que intentan apoderarse del bastón de mando en un país extremadamente rico en petróleo y con una influencia decisiva en la composición de alianzas geopolíticas en la región.

Cuba y Venezuela son hoy los directores de la orquesta desafinada de países latinoamericanos que hacen un mal papel de contrapoder a las fuerzas occidentales con presencia en el continente y que se hacen llamar países del ALBA.

Ecuador, Bolivia y Nicaragua, entre otros, tocan el instrumento que aquellos les cedieron para una sonata que, en cualquiera de sus tonos, es menor. El discurso funciona internamente, en clave electoral, pero le hacen un flaco favor a la reputación de esos países a nivel internacional, pues ofrecer una imagen radical, violenta y sectaria de sus sociedades. Algo que, por otra parte, está completamente alejado de la realidad.

En cualquier caso la comunidad internacional está obligada a hacer un seguimiento exhaustivo del devenir del ALBA por tres motivos fundamentales: se trata de la región con las mayores reservas de petróleo del mundo, la región con las mayores reservas probadas de litio de toda la Tierra y, además, su capacidad de influencia en otros países latinoamericanos es muy grande.

La mirada europea hacia estos países suele estar llena de prejuicios, en el sentido de que somos metonímicos: cogemos la parte por el todo. Muchos desprecian estos países por los gobernantes que les dirigen y las políticas que están poniendo en marcha. Pero hemos de mirar más allá de la coyuntura actual, esforzarnos por descubrir el tejido social y económico que arde en el interior de estos países, donde miles de ciudadanos y empresarios claman por seguridad jurídica y posiciones moderadas respecto de sus aliados internacionales.

Ellos serán los ciudadanos y las instituciones que contribuyan a hundir los regímenes que hoy manejan los hilos de los países del ALBA. Muchos de ellos se organizan en torno a movimientos y partidos de oposición. Sin embargo algunos yerran en su estrategia en los momentos cruciales, como la oposición que está haciendo Henrique Capriles en Venezuela. Incapaz de alzarse como única voz contestataria al sistema chavista, Capriles no está encontrando los huecos para hacerse oír y articular un discurso potente y reaccionario. El chavismo sobrevivirá el tiempo que necesita la oposición para cambiar el chándal por una chaqueta de liderazgo.

Los votantes dicen...
  1. Ramón Ochoa dice:

    Los prejuicios los encuentro en este artículo, precisamente…

  2. Manuel de la Fuente dice:

    Felicidades. Interesante enfoque.
    Precisamente yendo al final del artículo, creo que sería oportuno también un análisis sobre la oposición (o las oposiciones, porque están torpemente divididos) y su papel.
    Pero dejo una reflexión también: el apoyo popular que sigue teniendo Chávez 14 años después de su llegada al poder merece ser analizado en detalle (ha hecho cosas bien, y no se suelen reconocer).

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>