Arrow

Tenemos un problema (digital)


3
David Álvarez

Bloguero especializado en análisis de redes sociales. Estudiando continuamente la relación entre el ámbito de la política y el social media. Miembro de la Asociación AERCO (Profesionales del Social Media)


Escrito el 22 de noviembre de 2012 a las 8:08 | Clasificado en Nacional

Aunque Congreso y Senado no tienen casi presencia en la red, sus actores internos (partidos y políticos) sí la tienen. El no estar en la web social no implica que no se esté hablando (y lo que es peor, criticando) de ti. En Twitter se habla mucho de las instituciones, y los que más hablan son precisamente los ciudadanos. Motivos suficientes para plantearse una estrategia rigurosa de presencia en la web social.

Interior del Hemiciclo (Fuente: Congreso)
Interior del Hemiciclo (Fuente: Congreso)

La semana pasada publiqué la primera parte de la ponencia que presenté en las jornadas ‘Parlamento abierto. El Senado en la Red’ en la Cámara Alta, en la que describía y exponía algunas características comunes y ejemplos de iniciativas de activismo ciudadano con un campo de juego en común, la web social.

En dicha exposición trataba de mostrar cómo esas iniciativas tenían un nexo en común, el origen y trasfondo de su modo de actuar proveniente de la cultura y ética ‘hacker’, muy vinculada al ámbito académico con el surgimiento de internet a finales del siglo pasado. Valores como el conocimiento compartido adquieren hoy día un significado muy relevante debido al entorno en el que funcionan dichas iniciativas (web social), y en el contexto de la política más aún si tenemos en cuenta la actual crisis, no sólo económica sino también de modelo social y democrático.

En este artículo voy a tratar la segunda parte de la ponencia presentada, que se centra en el actual papel de las instituciones políticas, concretamente, el Congreso y el Senado, en este ecosistema digital político.

La casa no está en Red, los inquilinos sí

Si adoptamos estas dos instituciones como las más relevantes y representativas del sistema político estatal de nuestro país, podemos decir a día de hoy que su presencia en la web social es prácticamente nula, exceptuando la salida en Twitter de la cuenta del Senado (@SenadoEsp) el mismo día de la exposición de esta ponencia (12 noviembre 2012).

A lo largo de los últimos meses he tenido la ocasión de tratar la conveniencia o no de las instituciones políticas de tener presencia y actividad en las redes sociales. Un argumento para justificar la no presencia de éstas que se me ha expuesto en alguna ocasión ha sido el de no interferir como institución en la participación en redes sociales en favor de la presencia de los partidos políticos que conforman ambas cámaras. Y en este contexto, el concepto de ‘neutralidad’ era un aspecto muy recurrente.

Sin embargo, y si nos ceñimos a los datos (a los que soy tan aficionado) y nos fijamos en otras instituciones similares, como los parlamentos autonómicos, podemos observar cómo en un número muy representativo dichas instituciones ya tienen un recorrido en cuanto a la presencia y actividad en la web social. Por lo que la pregunta que se deriva de esta situación es muy clara: ¿Por qué unas instituciones están en la web social y otras no?

fuente: parlamento20.es

Ante la falta de presencia de las dos cámaras en la web social, exceptuando como he indicado anteriormente la cuenta Twitter del Senado recién estrenada, sí que hay un dato bajo mi punto de vista muy importante, los principales componentes de ambas instituciones, partidos políticos y parlamentarios, ya tienen una presencia y actividad en términos cuantitativos bastante interesantes. Si elegimos blogs, webs, Facebook y Twitter como los principales exponentes del ámbito de actuación en la web social, podemos ver cómo en el caso de los partidos políticos su presencia es del 100% en las tres plataformas, y en el caso de los políticos (diputados y senadores), un 43,2% están en Facebook, un 49,8% en Twitter y un 22,1% tienen blogs.

Este dato lo considero muy relevante, porque bajo mi punto de vista da una de las razones fundamentales para que una institución esté en la red: ejercer de facilitador en la tarea de comunicación entre los diferentes actores de la política formal (políticos y organizaciones) y los que componen el activismo ciudadano.

El maldito efecto avestruz

fuente: elpais.es

¿Y si la institución decide no formar parte de este ecosistema digital, consigue que no se hable de ella? Evidentemente que no. Un argumento de mucho peso para demostrar que cualquier tipo de colectivo (empresarial, social, político) debe estar en la web social para participar en la conversación que se genera sobre él es el monitorizar su marca y mostrarle cuánto, cómo y qué se habla sobre él.  Y en el caso de estas dos instituciones, estos datos son más que evidentes.

¿Qué noticias, con la consiguiente riada de comentarios negativos, han sido protagonistas en la web social durante estos últimos meses? En el caso del Congreso sin duda alguna todo lo que ha tenido que ver con las iniciativas controvertidas del #25S, los sueldos de los diputados, la pérdida de dispositivos iPads, el Congreso cierra sus puertas. Y en el caso del Senado: noticias erróneas sobre presencia de senadores en la red, el precio de la nueva web, el presupuesto del gabinete personal del presidente del Senado, los gastos en llamadas telefónicas de los senadores

Sólo he indicado noticias negativas, simplemente con el objeto de demostrar que las instituciones tienen que intervenir en todas estas conversaciones, para aclarar, puntualizar, derivar a datos objetivos y concretos, en resumidas cuentas, no tratar de meter la cabeza en el agujero y esperar a que pase la tormenta.

En Twitter se habla, y mucho, de Congreso y Senado

Monitorizando la conversación generada en Twitter (principal red social del ámbito de la política) durante los meses de marzo a agosto del 2012 con los dos ‘hashtags’ usados: #Congreso y #Senadoesp, podemos ver que el número total de tweets emitidos fue de 43.796.

El 65% del total de esos tweets emitidos (28.467) fueron hechos por 150 usuarios de la red. Por lo que podríamos considerar a esos 150 usuarios como los más activos en cuanto a la conversación en torno a ambas cámaras.

¿Y qué tipo de usuarios son esos 150? Si lo analizamos bajo el punto de vista de la vinculación o no con ambas instituciones, podemos clasificar dos grupos:

Usuarios vinculados con Congreso y Senado: diputados y senadores, grupos parlamentarios, personas trabajando en grupos parlamentarios, personal de las instituciones.

Usuarios no vinculados con Congreso y Senado: ciudadanos o colectivos ciudadanos, políticos no vinculados a Congreso y Senado, periodistas y medios de comunicación.

Pues bien, el dato importante a la hora de hacer esta segmentación es que el 60% de estos usuarios activos en la conversación son los que no tienen vinculación directa con las cámaras.

De estos datos, podemos extraer dos conclusiones importantes:

  1. Se habla mucho de Congreso y Senado
  2. Hay un claro interés por parte de los diferentes actores sociales no vinculados directamente con ambas instituciones
¿Qué deberían plantearse Congreso y Senado?

Hemos podido ver que aunque ambas cámaras no tienen casi presencia en la red, sus componentes internos (partidos y políticos) sí la tienen. También se ve con los datos que el no estar en la web social no implica que no se esté hablando (y lo que es peor, criticando) de ti. Y por último, hemos podido comprobar que en la principal red social, Twitter, se habla mucho de las instituciones, y los que más hablan son precisamente los ciudadanos.

Si realmente estos argumentos fueran suficientes para que ambas cámaras se plantearan una presencia efectiva en este ecosistema digital, quedaría resuelta una de las principales cuestiones a la hora de decidir dicha presencia: ¿por qué he de estar en la web social? Sin embargo, el trabajo no finaliza ahí, de hecho sólo acaba de empezar, ahora falta saber el cómo he de estar.

Por lo que, y para finalizar este artículo, indico una serie de cuestiones que deberían plantearse con el fin de elaborar una estrategia de presencia en la red lo más rigurosa posible. Estas cuestiones son una adaptación del cuestionario utilizado (Social Intelligence) por una de las consultoras en social media de referencia  en nuestro país, Territorio Creativo:

  1. La comunicación se desarrolla cada vez más en red. Las audiencias se fragmentan y establecer objetivos en términos de audiencia no es válido en este entorno. ¿Mide la institución el impacto de su comunicación en términos de calidad de la relación entre nodos de red?
  2. La eliminación progresiva de las barreras de organización, hacen que ciudadanos, políticos y  organizaciones puedan participar en colaboración para encontrar soluciones a necesidades concretas o mejorar acciones políticas y sociales. ¿Dispone la institución de espacios colaborativos ‘online’ con estos actores sociales? Ojo, el correo electrónico no es un espacio colaborativo.
  3. El ciudadano desea ser atendido en cada uno de los canales en los que puede comunicarse con la institución. ¿Está implementada y procedimentada la interacción con el ciudadano a través de los medios sociales?
  4. La Red se ha convertido en el mayor ‘focus group’ del mundo. ¿Establece la institución procedimientos de escucha e investigación netnográfica sobre las conversaciones de ciudadanos para mejorar procesos en las propuestas políticas legislativas?
  5. La reputación ‘online’ afectará cada vez más a los objetivos de la institución. ¿Mide la institución su reputación ‘online’ de forma estructurada y periódica?
  6. Los medios sociales permiten, mediante la sistematización de la escucha activa, comprender hábitos, comportamientos, preocupaciones, etc… de los ciudadanos. ¿Se usa Internet como fuente de información sistemática para prevenir tendencias  o predecir comportamientos de dichos ciudadanos?
  7. En la organización social se lucha por desterrar las barreras departamentales, sectoriales y/o territoriales,  y por remar en la misma dirección. ¿Se comparte dentro de la institución información entre departamentos, secretarías, grupos, etc…  y se colabora de forma activa entre silos funcionales?
  8. La innovación se encuentra en la Red. Es social y abierta. Es colaborativa. ¿Dispone la institución de procedimientos para fomentar y gestionar una innovación abierta, más allá de las fronteras del ámbito de la política formal?
Los votantes dicen...
  1. […] primer paso para afrontar una enfermedad es darse cuenta de que se está enfermo. Las instituciones políticas españolas tienen un serio problema, tan serio que desde el intento […]

  2. […] cabe añadir alguna pregunta cualitativa sobre cómo están gestionando los parlamentos su identidad digital. En la red hay un gran interés por la política y, por extensión, se habla mucho sobre el […]

  3. […] primer paso para afrontar una enfermedad es darse cuenta de que se está enfermo. Las instituciones políticas españolas tienen un serio problema, tan serio que desde el intento […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>