Arrow

De perfil


0
Cristina Puebla

Periodista, en la actualidad en la web de elEconomista, antes en la Cadena Ser (Hora 25) y en política en Europa Press


Escrito el 2 de diciembre de 2013 a las 13:29 | Clasificado en Nacional

Las reacciones de la cúpula del PP ante los sucesivos problemas de sus miembros con la corrupción tienen una respuesta siempre común.

Javier Moliner, Carlos Fabra y Alberto Fabra, en un acto del partido.
Javier Moliner, Carlos Fabra y Alberto Fabra, en un acto del partido.

Carlos Fabra ha sido condenado a cuatro años de prisión por delitos contra la hacienda pública. Según el juez, queda probado que defraudó casi 700.000 euros de IRPF entre los años 1999 y 2003. El que fuera presidente de PP de Castellón  y presidente de la Diputación provincial tiene en su currículum, entre otras cosas, la construcción del aeropuerto sin aviones de Castellón, que más de dos años después sigue sin ser utilizado, además de pasar por ser uno de los hombres más afortunados del planeta, al que le ha tocado varias veces la lotería. Alguno bromeaba con la posibilidad de comprar el mismo número de lotería, visto el grado de acierto, a ver si le tocaba algo.

Pero Carlos Fabra, lejos de mostrar angustia o arrepentimiento, ha declarado que recurrirá la sentencia, ya que no es firme, y que espera que la cárcel no le vea hasta dentro de mucho tiempo.  Considera que está sometido a una especie de caza de brujas, ya que él mismo ha manifestado que cualquier persona a quien Hacienda o un juez estudie todos sus movimientos seguramente tendrá algo, un argumento vacío, que recuerda a aquel de ‘mal de muchos’…

El Partido Popular una vez más tuvo que guardar las formas ante una sentencia que condena a uno de los suyos por motivos económicos. Y una vez más, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, interpretó su papel de jueza justa, a la que sólo le preocupa el respeto a la Justicia, pasando de perfil ante lo verdaderamente importante, y es que una vez más un hombre fuerte de su partido se ve inmerso en escándalos de índole económica.

No es la primera vez que ocurre. El expresidente balear, Jaume Matas ,fue condenado a seis años de cárcel por el escándalo Palma  Arena, concretamente fue condenado por fraude a la Administración, falsedad documental y prevaricación en la adjudicación de concursos públicos. En este caso el PP le hizo renunciar a su militancia para así poder pronunciar esa frase de “Juame Matas ya no pertenece al partido”, como si lo de ahora implicara que lo de antes es menos malo, y como queriéndos convencer de que Matas, que bajo las siglas del partido ha cometido delitos, no tiene nada que ver ellos.

Algo parecido ocurrió con Francisco Camps. El expresidente valenciano tuvo dejar el cargo por el asunto de los trajes de la trama Gürtel, porque dada su imputación,había que evitar la imagen de un presidente autonómico sentado en el banquillo de los acusados. La dirección del PP estaba esperando la sentencia para obligarle a dimitir, aunque en público a ninguno de los dirigentes del PP les dolían prendas al asegurar que Camps era inocente y  que el partido estaba con él.

Este caso dio un vuelco con la sentencia, que declaró su inocencia, y entonces la maquinaria del PP comenzó a elaborar su discurso sobre de recuperación honor y la dignidad de uno de sus hombres fuertes. Camps salió victorioso, su rostro lo decía todo, su argumento cobraba fuerza, y el partido que meses antes daba un pasito atrás en la foto, sonreía al unísono declarando que en las filas de su partido no había ningún corrupto, y si lo hubiera el partido lo expulsaría. Poco después se apartó a Luis Barcenas de la tesorería de Génova 13, y el resto ya lo conocemos, aunque quedan muchas páginas por redactar en esa historia.

El último capítulo relacionado con corrupción en el partido del gobierno lo ha protagonizado el juez Ruz, que ha dicho que en el PP las cuentas no cuadran, textualmente ha manifestando que el Partido Popular tuvo una contabilidad ‘b’ “continuada en el tiempo”. Y una vez más Cospedal, en su papel de defensora del fuerte, habló de respeto al juez y a las decisiones judiciales, en la rueda de prensa posterior a la reunión de ejecutiva del PP de los lunes. El partido evitó aquello de ‘respeto pero no comparto’, aunque sí quiso dejar claro que las cuentas del PP son claras y que seguramente el juez tiene traspapelado algún documento. Además ha añadido que como no están personados en la causa, como ellos querían, pedirán a la Fiscalía que investigue.

Estos son algunos ejemplos, pero quedan muchos más, de como en ocasiones las ovejas del rebaño se descarrían, y de que en incluso en esos casos el espectáculo debe continuar, al fin y al cabo, sucede en las mejores familias.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>