Desmontar símbolos fascistas


0
Global Voices

Este artículo se publicó originalmente en Global Voices, un portal que busca agrupar, conservar y amplificar la conversación global en línea arrojando luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran. Trabajamos para desarrollar herramientas, instituciones y relaciones que ayuden a todas las voces, en todas partes, a ser oídas.


Escrito el 19 de abril de 2013 a las 18:27 | Clasificado en Nacional

Un documental de la televisión catalana, que habló de los miles de prisioneros políticos enterrados en el Valle de los Caídos, desató un intenso debate en las redes sociales.

Vista frontal de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. (Wikipedia)
Vista frontal de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. (Wikipedia)

El Valle de los Caídos de Madrid, el ostentoso monumento construido por el  dictador fascista Francisco Franco, es tal vez el mayor símbolo del franquismo y la mayor fosa común en España. Casi 40 años después de la muerte del dictador, que significó el inicio de la democracia en España, no se conoce la cifra exacta de víctimas de la Guerra Civil Española (1936-1939). Muchas de esas víctimas yacen al lado de su verdugo. En 2010, el gobierno español había identificado 33.833, pero podría haber muchos más. El 19 de marzo de 2013, el canal nacional catalán de televisión transmitió el documental “Avi, et trauré d’aquí!” (“¡Abuelo, te sacaré de acá!”), que desencadenó comentarios sobre el mausoleo en sitios de redes sociales. Según lo que publicó la página web acerca del programa, generó más de 2.600 tuits y la etiqueta #ettrauré (te sacaré de acá) fue ‘tema de tendencia’ en Twitter a lo largo del programa y hasta bien entrada la noche.

Construido entre 1940 y 1958 con la ayuda de prisioneros políticos, el Valle de los Caídos todavía es hoy un símbolo de la victoria de las tropas fascistas sobre las fuerzas que defendían la Segunda República Española, proclamada en 1931. La muerte de Franco en 1975 y el fin de su dictadura de 40 años abrió el camino al estado democrático español. Fue una transición sin problemas de la dictadura a la democracia que tuvo cuidado de no reabrir viejas heridas entre los lados opuestos en la Guerra Civil. A pesar de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007, los parientes de las víctimas del bando derrotado en la guerra y la dictadura de Franco lucharon a través de organizaciones de la sociedad civil, a menudo de manera pasiva, criticando a los sucesivos gobiernos, para que los cuerpos enterrados de sus parientes pudieran ser recuperados de las fosas comunes y así se pudiera hacer justicia.

La historiadora Queralt Solé (@qbru), que también apareció en el documental, explica en su artículo en el blog del Centro de Estudios de Historia Internacional, publicado por la revista catalana de historia Sàpiens [ca], el proceso que usó el régimen para llenar de restos humanos el mausoleo de Franco:

El proceso se llevó a cabo con absoluta transparencia; se publicaron anuncios en todos los principales periódicos estatales y boletines oficiales en todas las provincias ofreciendo la posibilidad de entierro en el Valle de los Caídos. Pero la respuesta de los parientes de las víctimas a favor de Franco en la guerra fue similar a lo que el régimen esperaba. Los pedidos individuales de los parientes de los “mártires” estuvo tan lejos de lo que se predijo que se decidió aumentar las exhumaciones de tumbas de los soldados de Franco que murieron en el frente así como exhumar y transferir las tumbas de soldados republicanos, en este caso, sin informar a sus parientes.

En pocas horas, Twitter estuvo lleno de comentarios críticos impulsados por el motivo político de la memoria histórica con la etiqueta #ettrauré [te sacaré de acá].

La cuenta colaborativa en Twitter @LaIndepe criticó la falta de determinación de los sucesivos gobiernos encabezados por los partidos mayoritarios españoles; el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con relación a los crímenes cometidos durante la dictadura de Franco. La posición similar de ambos partidos abrió paso, en años recientes, al uso irónico e informal de las siglas PPSOE, que se refiere a ambos partidos al mismo tiempo.

@LaIndepe: El Valle de los Caídos es un parque temático fascista protegido por el PPSOE #ettrauré

Muchos otros tuiteros arrojan dudas sobre el espíritu democrático de España como el editor y bachiller de Derecho Quim Torra (@QuimTorra), o el periodista Jordi Finestres (@jordifinestres):

@quimtorra: Hasta que España no se ponga delante de un espejo y se juzgue, nunca será una democracia. #ettrauré

@jordifinestres: Mientras los nietos de los que construyeron el #valledeloscaidos estén a cargo, España no será nunca una democracia. #ettrauré

Se repitieron comparaciones con el trato social y legal en Alemania y todo lo que puede tenerse en cuenta para justificar el nazismo. David Martí (@davidmarti), profesor universitario; Èric Fornós(@fornoseric), estudiante de Derecho y Lluís González (@focfollet), filólogo y lingüista, comentaron:

@davidmarti#ettraure ¿Se imaginan a Hitler enterrado en un mausoleo público, a 60km de Berlín, rodeado por judíos y gitanos que murieron asfixiados con gas durante el régimen? Exactamente.

@fornoseric: Elogio al nazismo en Alemania: 40 años de prisión. Elogio el franquismo en España: completa libertad. #ettraure

@focfollet: Alemania hizo la limpieza que España no ha hecho nunca. Algunos partidos, entidades, asociaciones o sitios web estarían prohibidos ahí. #ettrauré

Otros lo relacionan con el movimiento de independencia catalán. Moisès Trullàs (@CalDirHo), que expresa su deseo de que Cataluña sea independiente de España, dijo en su perfil:

@CalDirHo: Debemos sacar los cuerpos de nuestros muertos del Valle de los Caídos y a nuestros vivos fuera de España. Tenemos prisa #ettrauré

Sobre el mismo tema, la socióloga Marta Rovira se expresó en su columna de opinión para el periódico en línea tribuna.cat:

Cabe recordar también que España es el único estado en la Unión Europea que no ha llevado a cabo una política para procesar a los responsables y repararse luego de los crímenes contra la humanidad cometidos durante el siglo XX. Y no solamente eso, sino que las víctimas y sus parientes siguen sufriendo de indiferencia, negación y a menudo falta de entendimiento de las instituciones públicas españolas.

Aún hoy, la era de Franco es una dictadura que no ha sido condenada públicamente (con símbolos, monumentos y uno de los más grandes mausoleos del mundo, el Valle de los Caídos, todavía intactos), un sistema penal sin justicia, una fuente de sufrimiento sin reparación, y un persistente fundamento antidemocrático del sistema político español. Debido a esto, el dolor del pasado es la vergúenza del presente.

FuenteEspaña: La eterna lucha por desmontar un símbolo fascista y fosa común

AutorCarlos Almécija | TraductoraGabriela García Calderón Orbe