El Babel parlamentario español

En los últimos días han coincidido dos fechas clave para todos los que trabajamos en el sector de los servicios lingüísticos: el 26 de septiembre se celebró el Día Europeo de las Lenguas, destinado a la promoción de los idiomas de la Unión Europea, y el 30 de octubre fue San Jerónimo, traductor de la Biblia al latín y patrón, entre otros oficios, de los traductores.

La traducción es un negocio cuya necesidad nadie se cuestiona, tanto en el sector privado como en el público, y por lo que respecta a este último, disponer de la información sobre el quehacer de las instituciones en nuestra lengua materna supone, además de una necesidad, un derecho cuando hay más de una lengua oficial en juego.

Si bien es cierto que todos los parlamentos, tanto a nivel estatal (Congreso y Senado) como autonómico, disponen hace tiempo de página web como mínimo en castellano, se observan diferencias en cuanto a los idiomas adicionales en los que estas están disponibles. Miguel Ángel Gonzalo, webmaster de la web del Congreso, nos da una pista sobre la que partir a la hora de analizarlas: las Directrices para sitios web parlamentarios de la Unión interparlamentaria. En el apartado sobre diseño, usabilidad y accesibilidad esta guía aporta las siguientes recomendaciones:

5.3 Idiomas

a. En el caso de los países con dos o más idiomas oficiales, o en los que un alto porcentaje de la ciudadanía utiliza otro idioma, se deben realizar todos los esfuerzos posibles para que todos los contenidos del sitio parlamentario estén disponibles en dichos idiomas.

b. Si sólo es posible realizar una versión parcial en alguno de esos idiomas, en primer lugar se debe centrar la atención en incluir información básica sobre cómo funciona el parlamento, cómo comunicarse con sus legisladores, etc., y un resumen periódico de las actividades parlamentarias ordinarias.

c. Una versión completa o parcial del sitio debería realizarse en uno de los idiomas más utilizados en la comunicación internacional.

Un análisis de todas las webs parlamentarias españolas, estatales y autonómicas, indica que más o menos se siguen estas recomendaciones, aunque hay notables diferencias entre unas y otras. En la tabla que figura a continuación pueden consultarse los idiomas a los que se traduce cada una de estas webs.

(ES) Español (CA) Catalán (GA) Gallego) (EU) Euskera (VA) Valenciano (EN) Inglés (FR) Francés (DE) Alemán (OC) Occitano

El castellano, obviamente, es común para todas ellas, aunque destaca el hecho de que para algunas webs no constituye el idioma original, sino la traducción de la lengua cooficial en esa comunidad: es el caso de las webs de los parlamentos catalán y gallego. En general, las webs que ofrecen traducciones a otras lenguas lo hacen solo de la información que aparece a primer nivel de navegación y de las partes estáticas de la web, que contienen información general sobre la institución, como es práctica habitual en el sector.

La presencia de lenguas cooficiales, con la destacada excepción del Senado (que, por su carácter autonómico, ofrece traducción a todos los idiomas cooficiales), normalmente se da solo en las webs de las comunidades donde estas se hablan y suele limitarse a la lengua que es cooficial en ese territorio en concreto. También aquí se dan algunas excepciones dignas de mención, como la web del Parlament catalán, que además de ofrecer contenidos en castellano y catalán también los ofrece al gallego y al euskera.

Destaca igualmente el hecho de que las comunidades en las que se hablan otras lenguas no oficiales ni cooficiales, como el asturiano y el aragonés (sea cual sea su nombre oficial actual) han decidido no ofrecer contenidos en estas lenguas. La única excepción vuelve a ser la web del Parlament catalán, que traduce algunos contenidos al occitano (hablado en el Valle de Arán). Aparentemente se trata de la web que tiene más en cuenta el multilingüismo, ya que aparte de los botones que conducen a los idiomas ya comentados, también ofrece traducciones a otros idiomas mediante el botón Google Translate integrado. La calidad de los resultados deja bastante que desear, pero es suficiente para obtener una traducción informativa; es decir, para saber lo que pone.

En cuanto a la traducción a idiomas extranjeros, el inglés es el que más predomina, pero aún así hay bastantes webs parlamentarias que todavía no ofrecen traducción a esta lengua ni a ninguna otra extranjera. Queda pendiente, pues, hacer un pequeño esfuerzo de internacionalización.

Lucía Guerrero

Licenciada en Traducción y Humanidades, posgraduada en Edición. Gestiona proyectos de traducción para instituciones nacionales e internacionales en CPSL. Analiza la actividad de políticos en redes sociales desde un punto de vista cualitativo a través de su blog.

5 comentarios sobre “El Babel parlamentario español

  • el 03/10/2013 a las 17:35
    Permalink

    Interesante y por lo menos gratificante que en las webs de los parlamentos estén presentes las lenguas cooficiales.
    Un apunte. Se sobreentiende por el texto, pero en el gráfico falta indicar que el Valenciano está presente en la web de las Cortes Valencianas.

    Respuesta
  • el 03/10/2013 a las 19:14
    Permalink

    Gracias, David; espero que sea útil y coincido en lo de las lenguas cooficiales (aunque es una pena que solo se ofrezcan en el territorio donde se hablan). Tienes razón sobre el valenciano: no ha salido el bolo en el gráfico; lo cambiamos.

    Respuesta
  • el 03/10/2013 a las 19:31
    Permalink

    En la infografía hay un error: la web del parlamento de Navarra tiene una versión en Euskera, no en Gallego. Aunque vista la fobia de UPN al euskera (al que gusta denominar vascuence”) no me extrañaría. Voy a volver a mirar por si acaso…

    Respuesta
  • el 07/10/2013 a las 12:10
    Permalink

    Gracias, Gorka; ya está actualizado (era euskera, sí 😉

    Respuesta
  • Pingback:Los idiomas de las webs de los ministerios | SesiónDeControl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.