Arrow

Gasto militar: del dicho al hecho


2
Nadia Khalil

Politóloga y traductora. Doctoranda en Ciencia Política en la Universitat Autònoma de Barcelona. Coordinadora del proyecto Programas20N.org


Escrito el 2 de noviembre de 2012 a las 9:30 | Clasificado en Nacional

¿Qué propusieron los partidos en sus programas y qué han cumplido en materia de gasto militar?

Maniobras militares (Fuente: Ministerio de defensa)
Maniobras militares (Fuente: Ministerio de defensa)

El presupuesto militar ha ido disminuyendo ligeramente durante los últimos años. Sin embargo, la partida de Defensa ha sido una de las menos perjudicadas por las medidas de austeridad del Gobierno. El último informe del Centre d’Estudis per a la Pau JM Delàs,’Verdades y mentiras en el presupuesto militar español 2013′, suscitó cierta polémica al abordar el endeudamiento del sector y la falta de transparencia de que adolece. Tal y como muestra el informe, Defensa disimula en partidas de otros ministerios más de la mitad del presupuesto militar.

[document file=”http://www.centredelas.org/images/stories/informes/informe%20Gasto%20Militar%202013.pdf” width=”300″ height=”350″]

Con la entrada en la OTAN a principios de los ’80, los gobiernos de Felipe González incrementaron considerablemente el gasto militar para cumplir con el nivel armamentista exigido (aunque siempre se ha mantenido inferior a éste). El primer gobierno de Aznar mantuvo las altas inversiones, creó los PEAS (Programas Especiales de Armamento) e ideó ideó un ingenioso sistema contable para disimular tamaño gasto presupuestario. Así, grosso modo, el gasto militar queda distribuido entre el Ministerio de Defensa, el de Industria y las inversiones en I+D, donde conviven con las civiles.

Nada cambió durante el segundo mandato de Aznar. Pero tampoco durante el primer gobierno de Zapatero, ni tampoco durante el segundo. Y nada hace augurar cambio alguno durante el actual gobierno popular con Mariano Rajoy. Recientemente, el ministro de defensa Pedro Morenés (secretario de Defensa con Aznar y con una brillante carrera empresarial en el sector armamentista) reconocía que la deuda por los PEAS alcanza los 32.000 millones de euros. En cuanto al presupuesto militar para 2013, es de 16.492 millones de euros, un 3,15% menos que el año anterior.

La mejor manera de entender estas cifras es poder responder a la pregunta: ¿Y esto a mí cuánto me está costando? Pues bien, en 2012 el gasto anual por habitante se estima en 368 euros y para 2013 es ligeramente menor, 359 euros. Cabe mencionar que existe una campaña de objeción fiscal al gasto militar, ahora bien, no hay que olvidar que dentro del montante del gasto militar también entra la guardia civil (si bien, con una cantidad no muy alta comparativamente con el resto). Pero, en esta época dorada del recorte, ¿qué se nos prometió durante la campaña electoral?

Lo que decían los programas

Aun limitando el análisis a los partidos que obtuvieron representación parlamentaria en las últimas elecciones generales, ya que a ellos corresponde la posibilidad de modificar la situación actual, la postura realmente importante es la del Partido Popular, que goza de una amplia mayoría absoluta para actuar según sus deseos. En su programa electoral, abogaba por una revisión del plan estratégico y la creación de una autoridad nacional de no-proliferación de armas, entre otras medidas. En ningún momento, consideraba la reducción presupuestaria. Morenés anunció también un crédito extraordinario de 1.782 millones para los impagos que existen con la empresas armamentísticas y firmó la nueva directiva de política de defensa en consonancia con todo lo prometido. Por tanto, su posición ha sido coherente con sus promesas, salvo por esa autoridad nacional de la que nada se sabe.

El PSOE, en la misma línea, pero de manera aún más genérica, se comprometía en su programa a aunar esfuerzos por la no proliferación, a modernizar las fuerzas del Estado y a destinar más recursos a la tecnología en el ámbito de la defensa. Desde la oposición, ha culpado al PP de la deuda armamentista (en el PP dicen que todo empezó con el PSOE). Y, por esta razón, se opuso al crédito de Morenés en un primer momento, aludiendo a que preferirían que ese dinero fuera destinado a financiar otros proyectos con la empresa pública Navantia (una de las del oligopolio militar español, especializada en construcción naval militar). De manera que también han sido coherentes con lo prometido, con la misma excepción sobre la lucha por la no proliferación de armas.

Por su parte, en la Cámara Baja, CiU planteó la revisión de los programas especiales de armamento, reprogramando o cancelando algunos de ellos, y la renegociación de los contratos, asimismo exigía una estrategia de reducción y racionalización de los bienes inmuebles con los que cuenta el Ministerio de Defensa. No rechazaron finalmente el crédito extraordinario que presentó Morenés, pero todas las medidas que plantearon aparecen en su programa electoral para las últimas generales.

Mientras, el diputado de Izquierda Unida, José Luis Centella, del grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA y CHA), presentó una moción para rechazar el crédito extraordinario para hacer frente a los impagos ya mencionados. Esta moción fue refutada con los votos de PP, PSOE, CiU, UPyD y PNV. La moción va en consonancia con las propuestas del programa de IU donde se exige la reducción del gasto y la reconversión de los programas militares para usos civiles, entre otras.

UPyD fue el único que exigía en su programa recuperar los niveles de inversión anteriores, reactivando los programas de armamento y material suspendidos y dotando de mejores equipos y materiales a las Fuerzas Armadas. Así, no rechazaron la moción presentada por la Izquierda Plural y presentaron una enmienda a los Presupuestos Generales en la que denunciaban la reducción de la inversión en lo militar, esgrimiendo que pueden llegar a tener aplicaciones civiles.

Así, en líneas generales todos los partidos han sido consecuentes con sus programas electorales en cuanto al gasto militar. Otro punto que merecería análisis dentro del complejo asunto del gasto militar es lo que se propuso sobre reducción y redistribución de las tropas, donde parece existir cierto consenso generalizado, y también el interesante oligopolio empresarial español.

Los votantes dicen...
  1. Tyrion dice:

    No entiendo muy bien la postura de UPyD, cada vez me creo menos lo que pregonan. Muy buen artículo, por cierto.

  2. […] de armamento 2002-2011. Cuando la venta de armas es una prioridad política”. Al igual que en otras ocasiones, se trata de un completísimo informe que recoge la evolución y las tendencias de las […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>