Arrow

¿Estado propio o independencia?


0
Lucía Guerrero

Licenciada en Traducción y Humanidades, posgraduada en Edición. Gestiona proyectos de traducción para instituciones nacionales e internacionales en CPSL. Analiza la actividad de políticos en redes sociales desde un punto de vista cualitativo a través de su blog.


Escrito el 18 de octubre de 2013 a las 8:53 | Clasificado en Nacional

Los partidos que conforman la arena política catalana se posicionan, y no casualmente, a favor de uno u otro término.

Azucarillos de la empresa Bodegues Costa. (Twitter: @rocfernandez)
Azucarillos de la empresa Bodegues Costa. (Twitter: @rocfernandez)

Estos dos términos aparentemente sinónimos esconden mucho más de lo que parece a simple vista. Existe en Cataluña prácticamente desde que se empezó a reivindicar la celebración del referéndum una polémica sobre la reticencia de Artur Mas a utilizar la palabra “independencia”. Pese a ello, la campaña de la formación política a la que pertenece sigue girando entorno a los términos “consulta” y “Estado propio”, como puede verse en la web “¿Qué gano yo con el estado propio?”, desde la que los ciudadanos pueden enviar sus preguntas.

Alfons López-Tena, diputado en el Parlament catalán por Solidaritat Catalana per la Independència (SI), hace tiempo que sostiene que “tener un Estado propio” no necesariamente significa “independizarse”; algunos ejemplos son los estados de Nevada o Baviera. Recientemente ha defendido esta postura desde las redes sociales:

“Estado propio no es independencia, el propio Mas así lo dice”.

“Busca en cualquier enciclopedia, ‘estado propio’ no tiene entrada”.

Estas disquisiciones terminológicas también han salpicado a Josep Rull, secretario de Organización de Convergència Democràtica de Catalunya, uno de los dos brazos de la federación que ahora ocupa el gobierno catalán. Tuvo que defender el uso de “Estado propio” durante una entrevista en la emisora catalana de radio RAC 1:

“Estado propio e independencia es lo mismo. Nosotros utilizamos la terminología de la UE donde se habla de estados soberanos”.

Pero algunos ciudadanos no creen que sea lo mismo:

Y otros, con más ganas de pasar a la acción, los califican de eufemismos:

Rull ya en 2012 declaró que el concepto de nacióny ‘Estado propio es mucho más potente que el de independencia”. Y probablemente no ande errado, pues la definición clásica de “nación” como grupo de personas que comparten algunos rasgos característicos, como la lengua y la cultura, refuerza la idea de vínculo natural. Naciones y nacionalidades: material sensible. La RAE ya se metió en un buen berenjenal al modificar su definición de “nacionalidad” hace tres años ya que los portavoces de varias formaciones políticas vieron detrás la intención de borrar todo vestigio académico de la existencia de naciones sin Estado.

Por otro lado, no parece que “Estado propio” esté muy acuñado en la jerga europea. Una búsqueda efectuada en Linguee, un buscador muy utilizado por traductores porque ofrece resultados de webs de organismos internacionales, de “Estado propio” a inglés y francés arroja varias alternativas, lo que demuestra que no existe un término acuñado en estas lenguas: “own state”, “state of their own”, “sovereign state” en inglés, entre otras, y simplemente “État” en francés.

Lo que sí es cierto es que el término “Estado propio” ya aparece en textos sobre sociolingüística catalana asociado a las naciones sin Estado pero con una lengua y cultura propias como elementos cohesionadores. Quizá no sea demasiado aventurado suponer incluso que su uso en español haya llegado a través de estos textos en catalán. Por lo tanto, no es que “Estado propio” sea un concepto nuevo, inventado por ciertas formaciones políticas para su conveniencia, como parece que sugiere López-Tena, sino que, como apunta Joan Pujolar, presidente de la Societat Catalana de Sociolingüística, lo que ocurre es que el actual movimiento soberanista le ha dado un nuevo impulso para referirse al deseo de dotar de infraestructuras de Estado propias a una nación que no las tiene.

En el fondo, este “propias” no quiere decir otra cosa que independientes de las de cualquier otro Estado. Pero la clave está en que “Estado propio” pone el énfasis en la noción de añadir, de dotar de más poder a la nación, mientras que “independencia” lo pone en las nociones de separar, romper. La contundencia del segundo, que ha levantado ampollas a más de uno, contrasta con la ambivalencia del primero. Veremos hasta qué punto los logros del movimiento soberanista catalán dependen de uno u otro término.

En cualquier caso, recordemos la recomendación de Fundéu sobre el uso de mayúscula o minúscula en “estado”:

“Se escribe ‘Estado’, con inicial mayúscula, cuando se alude a una ‘forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio’ o al ‘conjunto de los órganos de gobierno de un país soberano’.” Algunos ejemplos son: “Estado chileno”, “Estado federal”, “golpe de Estado”, “jefe de Estado”. En cambio, escribiremos “estado de Oklahoma”, porque se trata de una entidad política no independiente. De ese tipo que tanto teme López-Tena que acabe siendo Cataluña.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>