Tardó en llegar pero el PP ya tiene su candidato a las elecciones europeas. Bueno, lo tiene casi del todo porque a día de hoy Miguel Arias Cañete sigue siendo ministro de Agricultura a la espera de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acometa su primera crisis de gobierno.

Y prisa no tiene, como bien ha demostrado. Primero con su elección, cuando el PP esperó a la declaración de Bárcenas ante el juez consciente de que el extesorero podía sacar a pasear su supuesta agenda de cobradores de sobresueldos salpicando al elegido. Y ahora con la proclamación, porque el PP aprendió de las últimas elecciones andaluzas que no hay que confiarse y hay que mantener la tensión hasta el último minuto. Así que cuanto más tarde empieza la precampaña, mejor para ellos. Ese es el primer mandamiento del gurú de las encuestas Pedro Arriola.

Sin embargo la primera parte de su plan, la de mantener a Cañete limpio de polvo y paja, está comenzando a torcerse.

Y no hablamos de cuestiones morales como el hecho de que un ministro de Medio Ambiente haya hecho fortuna con empresas petroleras. Esta semana se ha conocido que el todavía ministro ocultó al Congreso de los Diputados, y durante las dos últimas legislaturas, las relaciones de una de sus empresas con la Administración.

En su ficha del registro de intereses, como detalló Fernando Garea en El País, incluyó la relación de empresas de las que conserva una participación y que en ese momento presidía. Entre las empresas se incluye la Compañía Mercantil Petrolífera Ducar S. L., «dedicada al almacenamiento y suministro de combustibles a buques en la ciudad autónoma de Ceuta» aunque se detalla que «no existe ninguna relación con el sector público». Sin embargo, esta empresa no solo tiene contratos con la administración, sino que funciona gracias a una concesión administrativa.

El PP ha minimizado el caso. Y no es la primera vez. Algo similar viene ocurriendo desde hace más de dos años ya que dos exvendedores de armas deciden ahora, en calidad de ministro de Defensa y su mano derecha (Pedro Morenés y Pedro Argüelles), a qué proveedor le compra las armas el Ministerio de Defensa. Y a esto se añade que un exalto cargo de Endesa, Luis de Guindos, ahora ministro de Economía, participa en consejos de Ministros en los que deciden las tarifas eléctricas.

Sin embargo Europa sí que pone la lupa en este tipo de asuntos. Su código de conducta lo deja claro en el tercer punto.

El PP ha logrado, de momento, frenar la embestida enmarcando este asunto en la necesidad del PSOE de «ensuciar la campaña» para tratar de revertir sus últimos resultados electorales. Incluso ha emitido un comunicado asegurando, además, que Cañete es un «señor intachable en el ámbito privado y público». Habrá que ver qué opina al respecto la Eurocámara.

Publicado por Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.