Arrow

¿Un Partido Liberal en España?


8
Carmelo Jordá

Vivo en Madrid, soy periodista y trabajo en Libertad Digital y esRadio, antes lo hice en 20minutos y en Periodista Digital, y antes hace tanto que no me acuerdo. Soy uno de esos que escribe y/o habla de cualquier cosa, así que puedes encontrar cosas mías sobre política, economía, viajes, ebooks... también hago algunas fotos.


Escrito el 19 de noviembre de 2012 a las 11:07 | Clasificado en Nacional

El adiós de Rajoy y el PP al liberalismo político y la salida de Esperanza Aguirre hacen pensar a algunos que podría estar gestándose la creación de un Partido Liberal.

Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy, durante la campaña del PP contra el IVA (Fuente: Wikipedia)
Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy, durante la campaña del PP contra el IVA (Fuente: Wikipedia)

Aunque muy pocos españoles lo sepan, nuestro país es en buena medida cuna del liberalismo político tal y como se entiende hoy en día. Y lo es, al menos, por dos razones: la primera, por llamada Escuela de Salamanca que creó, en el S.XVII, la base de buena parte de la teoría económica clásica posterior.

Hombres como Juan de Mariana o Tomás de Mercado son todavía poco conocidos en España, pero son referentes intelectuales que muchos consideran el origen del liberalismo tal y como se ha entendido durante siglos en Europa: el respeto a la propiedad privada, los mercados libres, la consideración del comercio y el dinero como elementos positivos y, sobre todo, las precauciones ante la intervención del Estado en la economía.

La segunda razón, quizá menos importante desde el punto de vista doctrinal, es todavía más significativa desde el simbólico: el término ‘liberal’ como la adscripción política con la que hoy entendemos la palabra lo utilizaron por primera vez en todo el mundo los liberales de las Cortes de Cádiz.

Un poco de historia

Después de las Cortes de Cádiz algunos partidos liberales han pasado por la historia política española. El más importante de ellos, sin duda, el creado por Sagasta y que se alternó durante décadas en el poder con los conservadores de Cánovas. Pero el sistema de turnos dejó tocado a un partido que se hundió con la monarquía y desapareció en el ’31.

Con la llegada de la democracia la opción liberal fue central en varios proyectos que no pasaron de posiciones minoritarias y extraparlamentarias, o que se limitaron a mantenerse dentro de organizaciones más amplias en las que sólo eran una corriente más. Así, hubo liberales en la UCD y después en el CDS, por ejemplo.

El caso más significativo fue el del Partido Liberal de Larroque -y más tarde de Segurado-, que como parte de la Alianza Popular liderada por Fraga llegó a tener doce diputados y siete senadores. En este partido, por cierto, empezó su carrera política Esperanza Aguirre.

Algunas veleidades después, los liberales se integran en el nuevo Partido Popular que, encabezado por Aznar, hacía del liberalismo uno de sus pilares programáticos. Si bien llegados al poder tampoco eso se tradujo en una acción de gobierno netamente liberal.

¿Liberales huérfanos?

El caso es que hoy en día un votante español que se considere liberal acudirá a su cita con las urnas con, cuanto menos, un profundo sentimiento de desamparo.

Durante algunos años un liberal no demasiado exigente podía sentirse representado por un PP que, al menos en los discursos y los programas, hacía gala de la parte liberal de su credo político, dentro eso sí del mucho más confuso “centro reformista”. Pero aquello acabó, si es que en verdad alguna vez había empezado, con el famoso discurso de Rajoy en Elche, en el que expulsaba a liberales y conservadores a sus respectivos partidos: “Quien quiera irse al partido liberal, que se vaya”, fueron las palabras literales del hoy presidente.

Ya en el Gobierno, y pese a que se acuse a Rajoy y sus ministros de “neoliberales” cuando han subido notoriamente los impuestos, ha nacionalizado bancos y ha mantenido la intervención estatal en sectores clave de la economía como el eléctrico, al PP no se lo puede considerar liberal en sentido estricto por mucho que, eso sí, flexibilice el mercado laboral.

Así las cosas, algunos podrían pensar que el momento es propicio para que, bien como una brecha en un PP en el que pese a la abrumadora forma en la que acapara actualmente poder nacional, autonómico y municipal, existen fuertes tensiones, bien como un fenómeno político novedoso, un Partido Liberal surgiese para llenar ese vacío.

Los votantes dicen...
  1. Roxana dice:

    Claramente hay espacio para un partido liberal sin complejos a menos que algunos consideren que España no es un país europeo como
    el resto. Por ello, hace tres año que iniciamos un proyecto político profundamente liberal renovado con los últimos avances
    ideologógicos del siglo XX: el objetivismo de Ayn Rand y el libertarismo tal como es entendido por nuestros partidos homólogos en Estado Unidos (Libertarian Party) y el PL argentino, por ejemplo. Para quienes realmente se sienten identificados con la idea de libertad de la persona yun gobierno limitado y de verdad controlado por los ciudadanos y no al revés ya tienen un partido (www.p-lib.es) que está poco a
    poco haciéndose hueco en nuestra sociedad tan férreamente intoxicada hoy por el socialismo de todos los partidos como decía Hayek, el pensamiento único llamado socialdemocracia.

    • Javier dice:

      Parece mentira que el Sr Jordá no haga referencia al Partido de la libertad (P-lib), único partido liberal/libertario de España. Por mucho que algunos quieran silenciarlo cada vez se les oye con más fuerza. Me sorprende mucho su desconocimiento de la actualidad política actual Sr Jordá

    • Roel dice:

      Ya estan todos estos ridiculos anarquistas y minarquistas libertarian que apoyan las fronteras y las drogas libres diciendo chorradas, tratando de autopublicitarse, y adulterando la etiqueta de liberal. A ver si dejais de engañar a la gente, que vosotros no sois liberales ni lo habeis sido en vuestra vida. Que una cosa es reducir gasto y estructuras estatales y otra querer quitarle todo el poder al estado y que no regule apenas nada, como haria, efectivamente, un anarquista libertarian. Y Roxana Nicula, deja de nombrar a Hayek como referente que el pobre hombre si se levantara de la tumba y se diera cuenta de quien lo utiliza como referencia se volveria a morir del disgusto. Anda, dedicate a hacerle palmas a tu marido, el presidente del P-Lib Juan Pina, y seguid repartiendoos ese partido y engañando a la gente, que es lo unico que sabeis hacer.

  2. Supongo que la pregunta que da título a su artículo será retórica, dado que un partido liberal ya existe en España desde hace tres años, el P-Lib, cosa que usted ya conocía. Otra cosa es que a usted le guste más o menos…

    • Leo dice:

      Es precisamente el Dr. Prof. Don Jesús huerta de Soto, uno de los destacados intelectuales internacionales de la Escuela Austríaca, quien defiende y explica el origen de dicha tradición liberal de origen español (que menciona en su artículo). Quien, además, precisamente, es afiliado del Partido de la Libertad Individual (P-Lib).

    • Roel dice:

      El P-Lib… Que lastima, y esto lo dice uno de los lideres de la corriente anarquista del P-Lib, que propone, entre otras cosas, la eliminacion del estado, la legalizacion de la drogas, la eliminacion de las fronteras y de toda politica regulatoria de la inmigracion, y la desmilitarizacion de la sociedad, defendiendo que se encarguen de nuestra defensa agencias privadas. Jajajajaja y estos son los que se llaman liberales, menos mal eso si, que son pocos y que se les ve el pelo a la legua a estos individuos…

  3. […] ese sentido, el adiós de Esperanza Aguirre parecía abrir una ventana de oportunidad para el advenimiento de un Partido Liberal: la lideresa madrileña, cuyos desencuentros con Mariano Rajoy son públicos y notorios, podía […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>