Arrow

La falsa unión del 11M


0
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 13 de marzo de 2014 a las 8:55 | Clasificado en Nacional

La ausencia de menciones a otras religiones aparte de la cristiana y el hecho de no invitar a Aznar y Zapatero demuestran que a España se le atragantan los actos de unidad.

Acto en recuerdo a las víctimas del 11M en el Parque del Retiro. (Flickr: Partido Popular)
Acto en recuerdo a las víctimas del 11M en el Parque del Retiro. (Flickr: Partido Popular)

El día en el que la mayor masacre terrorista ocurrida en suelo europeo cumplía 10 años las asociaciones de víctimas decidieron poner de su parte y, aparcando sus diferencias, aparecer unidas en el acto central de los homenajes a los asesinados el 11M. Un paso adelante que dejaba de lado la falta de sintonía entre Ángeles Pedraza y Pilar Manjón, las líderes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y Asociación 11-M Afectados del Terrorismo que en años anteriores únicamente participaban en sus propios homenajes. Y para acentuar esa división al de la primera acudían en 2013 los dirigentes del PP de Madrid -Ignacio González y Ana Botella- mientras que al de la segunda lo hacían los líderes socialistas -Gómez y Lissavetzky-.

Sin embargo, el complicado tablero de juego español, que sigue sin cerrar su propia Guerra Civil, no valoró el gesto de las asociaciones de víctimas, y otros estamentos pusieron de su parte por mantener vivo el enfrentamiento. Empezando por el funeral celebrado en la catedral de La Almudena.

Allí, en lo que acabó siendo un funeral de Estado con la participación de la Casa Real y de buena parte del Gobierno, el cardenal Rouco Varela -que debería estar ya jubilado según las reglas diocesanas- ofició una misa en la que no hizo ni una mención a otras religiones ni a los laicos. Un importante feo para buena parte de los presentes entre los que se encontraban el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, así como representantes de las iglesias ortodoxas rumana, griega y rusa, de las comunidades budistas y de la Iglesia Episcopal. Ni se les invitó a hablar ni fueron siquiera mencionados.

Los representantes de las confesiones minoritarias y de las asociaciones laicas han calificado el funeral de ‘anacrónico’, ‘ofensivo’ y ‘discriminatorio’.  “Todos los muertos deberían ser respetados por igual”, independientemente de sus creencias. “Éste no es un funeral de mayorías o minorías sino de todas las víctimas, no sólo las católicas. Ya basta de que nos tengamos que someter a las creencias de unos y que no se respete la dignidad de cada uno de los fallecidos”, ha asegurado Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede).

Cómo de grande será el desaire que la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España no participó, pese a ser invitada, precisamente por el carácter puramente católico de la cita. Todo lo contrario de lo que sucedió tras el 11S, cuando se celebraron actos interreligiosos mezclando tradiciones religiosas con elementos seculares.

La propia Manjón prefería un acto civil, pero aceptó acudir al funeral católico por escenificar públicamente la imagen de unidad de las víctimas.

Pero aún hay más pruebas de cómo se le atragantan a España los actos de unidad. En los actos del martes hubo dos ausencias muy importantes. Dos de los protagonistas indirectos del 11M, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Ninguno de los dos expresidentes se dejó ver. Y eso que nadie duda de su peso específico en el momento de la masacre de los trenes de Cercanías. Ninguno de los dos acudió porque no fueron invitados a participar.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>