Arrow

Los hijos de la crisis


4
Ángela Paloma Martín

Documentalista y Periodista. Máster en Comunicación Política por la Universidad de Navarra & The George Washington University. Asesora de comunicación en Ideograma y editora de C&E en español. Doctoranda en Análisis y Evaluación de Procesos Políticos y Sociales en la U. Carlos III de Madrid cuya tesis está enfocada al liderazgo femenino.


Escrito el 1 de mayo de 2013 a las 9:11 | Clasificado en Nacional

El Gobierno ha ocultado las consecuencias reales de la reforma laboral. Se empeña en defenderla como una herramienta de creación de empleo, pero la realidad es más tozuda. Todo esto tiene, también, consecuencias nefastas en la comunicación del ejecutivo.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (lamoncloa.gob.es)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (lamoncloa.gob.es)

Si ahora mismo fuera tiempo de campaña electoral, todos los partidos políticos tendrían una estrategia definida en función de los resultados de un diagnóstico previo. Y, por tanto, ya tendrían un objetivo y un mensaje para dirigirse a su público objetivo: el público que necesitarían para ganar las elecciones. Hablamos del ‘target’ principal de campaña. Si ahora se celebrase una campaña electoral, todos los partidos políticos necesitarían un discurso movilizador, emotivo, creíble, certero, clave y breve para activar el voto de un electorado fundamental: los hijos de la crisis.

¿Y quiénes son los hijos de la crisis? No son solamente los jóvenes recién titulados que han tenido que coger las maletas y montarse en un avión abandonando España. No. Muchos sociólogos estarán de acuerdo en que los hijos de la crisis empiezan desde los pequeños que, seguramente, votarán en las próximas elecciones, pasando por sus padres -que en algunos casos estarán en paro-, esos hermanos que ya se habrán marchado, y esos abuelos que intentan ayudar, con o sin mucho éxito, al resto de la familia. Los hijos de la crisis no son solamente un porcentaje de la población, sino todas las personas que se han visto afectadas por el hecho irrefutable de la pésima gestión de aquellos que más tienen.

Una reforma para.. ¿crear empleo?

La Reforma Laboral vigente se aprobó tras la reunión del Consejo de Ministros el 10 de febrero de 2012 mediante un Decreto Ley. Según el discurso del Gobierno del Partido Popular, esta reforma pretendía “facilitar la contratación, con especial atención a los jóvenes y a los parados de larga duración, potenciar los contrato indefinidos frente a los temporales y que el despido del último recurso de las empresas en crisis”. Después de la lectura de la reforma y de escuchar el discurso de la ministra Fátima Báñez, los expertos coincidieron en que esta reforma no generaría empleo, sino que lo destruiría. El Gobierno se olvidó de comunicar en su discurso la letra pequeña, algo que, a la larga, genera contradicción en la comunicación y aumenta la desconfianza hacia quien emite el mensaje.

El texto en El País de Alfonso Prieto y Antonio González titulado “Una reforma… para destruir empleo” es una radiografía de esa letra pequeña que el Gobierno jamás llegó a comunicar, ni a los hijos de la crisis, ni al 70% de su fiel electorado. Jamás dijeron que esta reforma promueve el despido, no la contratación. Se rebajan las indemnizaciones por despido de todos los trabajadores con contrato indefinido, se facilita el despido por causas económicas, se facilitan los despidos colectivos, se pueden crear contratos indefinidos con un periodo de prueba de un año en el que si te despiden, no estás sujeto a indemnizaciones… Una larga lista de argumentos que evitaron en todo momento incluir en el discurso.

Crear empleo, crear empleo, crear…

La repetición es un recurso lingüístico que funciona en el mundo del marketing en general y en los discursos políticos en particular. ¿Cómo si no nos acordamos de muchos anuncios de televisión? ¿Quién no se acuerda de la canción del Cola Cao? En política, se emplea este recurso también en infinidad de ocasiones. Unas veces se usan bien y otras mal, llegando a aburrir o, mejor dicho, llegando a anestesiar a la audiencia.

En el caso de la reforma laboral, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, desde que entró en vigor la reforma, ha repetido en infinidad de ocasiones, en sus intervenciones, que se crearía empleo con el fin último de hacer creer a la ciudadanía –a los hijos de la crisis- que así sería tarde o temprano. Incluso la web del Partido Popular tituló en un post que esta era la reforma laboral de la creación de empleo. Pueden estar tratando de mantener la esperanzas de las personas que más necesitan de un ingreso, porque son emocionalmente las personas más vulnerables. Pero, desde luego, en este momento tan desolador, la repetición juega un efecto rebote porque el discurso, más de un año y medio después, no se adecua ni con los datos ni con la realidad.

La rectificación

Y del error, a la rectificación. Pero en todo este juego, quienes más salen perjudicados son los hijos de la crisis, el electorado que querrán movilizar en las urnas cuando se presenten de nuevo a las elecciones. Si a un electorado se le manipula y se le engaña, ¿cómo se le puede pedir el voto después? Quizás, olvidando la vergüenza en casa.

Después de conocer estos últimos días las previsiones tan negativas para nuestro país, la ministra sale con micro en mano para decir ahora que “la reforma laboral no fue pensada para crear empleo” y que “queda un camino largo y difícil para crear empleo”. Una rectificación que llega tarde, una comparecencia que no tiene credibilidad, una ministra que no proyecta confianza.

Además, es un secreto a voces que muchas familias viven tan sólo de pequeños ingresos que obtienen de arreglar chapuzas o de limpiar casas. Trabajan sin seguridad social, sin protección, sin un seguro para sus familias, sin saber si mañana podrán comer. Y ahora se ha sabido que, tanto el Ministerio de Interior como el de Empleo, han firmado un convenio para luchar contra este fraude y muchos otros. Pero, de nuevo, dejando fuera de su comunicación qué harán para luchar contra los paraísos fiscales, lo que verdaderamente daría un impulso económico a nuestro país si llegasen a tributar los que más tienen. No obstante, este es un discurso que nunca repetirán a los hijos de la crisis, por lo que pudiese pasar en campaña electoral…

Los votantes dicen...
  1. […] Publicado en Sesión De Control (1 de mayo de 2013) […]

  2. […] Publicado en Sesión De Control (13 de mayo de 2013) […]

  3. […] que camine por la calle a la que no le haya afectado alguna medida de la nueva reforma laboral. Son hijos de la crisis. El desempleo baja, sí, en 31 personas. Un dato positivo por el que sonreír, quizás, sin ganas, […]

  4. […] que camine por la calle a la que no le haya afectado alguna medida de la nueva reforma laboral. Son hijos de la crisis. El desempleo baja, sí, en 31 personas. Un dato positivo por el que sonreír, quizás, sin ganas, […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>