Arrow

Moncloa pasa de la prensa


0
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 17 de julio de 2013 a las 11:49 | Clasificado en Nacional

El Gobierno y el diario ABC pactaron hacer una pregunta al presidente Rajoy y prepararon la respuesta en pleno escándalo de los papeles de Bárcenas.

Rajoy ha elegido el turno de palabra en la rueda de prensa de Moncloa.
Rajoy ha elegido el turno de palabra en la rueda de prensa de Moncloa.

Las tradiciones, cuando se perpetúan, acostumbran a convertirse en reglas. Algunos incluso en leyes oficiosas. Dentro del mundo del periodismo hay muchas, pero Mariano Rajoy se ha saltado una de ellas sin apenas inmutarse.

Desde hace años, tanto con José Luis Rodríguez Zapatero como con José María Aznar y Felipe González, cuando el presidente de Gobierno de turno concede una rueda de prensa conjunta con otro jefe de estado, los corresponsales en Moncloa pactan una serie de preguntas. Se trata de una fórmula aceptada por todos para garantizar que las cuestiones más candentes no se quedan en el tintero pese a que el turno de preguntas se divide en dos -la mitad para la prensa extranjera que sigue al dignatario internacional y la otra para la prensa nacional-.

Con motivo de la visita, el lunes, del primer ministro de Polonia, Donald Tusk, los corresponsales políticos pactaron que las preguntas las harían los periodistas Marisa Cruz, de El Mundo, y un compañero de la agencia EFE. Y estas, como no podía ser de otra manera, tenían como objetivo esclarecer el impacto de los SMS que Rajoy y Bárcenas  se han intercambiado en los últimos meses.

No admitir preguntas o pactarlas con medios afines es lo mismo

Consensuado todo, los periodistas informaron a la secretaría de Estado de quiénes eran los elegidos para preguntar a Mariano Rajoy. Sin embargo, llegado el turno de preguntas, Rajoy sorprendía a todo el mundo dando el turno de palabra al periodista de ABC, periódico que durante todo el fin de semana  ha venido defendiendo la inocencia del presidente del Gobierno insistiendo en que los mensajes solamente demuestran que “el Gobierno no se doblega ante ningún chantaje”.

Al término de la comparecencia, cuando los periodistas se han dirigido al representante de ABC -Mariano Calleja- para encontrar una explicación a su pregunta, éste ha detallado que había recibido una llamada previa de su director dictándole el texto que debía formular a Rajoy y que simplemente se había limitado a ello.

El periodista, por lo tanto, ha insinuado que todo formaba parte de un pacto entre Mariano Rajoy y Bieito Rubido. El mismo que dijo que Eduardo Madina, víctima de un atentado, “simpatiza más con lo que representa ETA que con lo que representa el PP“. Y las sospechas se han confirmado en cuanto Rajoy ha abierto la boca ya que, para sorpresa de todos, se ha limitado a leer un texto. ¿Cómo puede ser que el jefe del Gobierno tuviera lista una respuesta sin saber antes lo que le iban a preguntar?

Ante la denuncia de este amaño, el diario ABC se ha excusado diciendo que “no participó en ese pacto entre algunos medios de comunicación”, como si el sistema que se utiliza desde hace años no fuera con ellos. Como si hubieran vivido en un mundo paralelo en las últimas décadas.

El caso es que Rajoy sigue guardando silencio ante uno de las mayores escándalos desde la restauración de la democracia. Lo hace cuando mantiene la boca cerrada en la mayoría de los actos públicos a los que asiste, y lo hace, metafóricamente, cuando pacta las preguntas en las ocasiones en las que no puede evitar ser preguntado. Porque, estar callado y pactar las preguntas, viene a ser lo mismo.

La secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro, aún no ha dado ni una sola explicación.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>