Arrow

O te callas


0
Alberto Sotillos

Padre. Sociólogo. CEO Social Media en Mr.President Consulting Group. Asesor de Comunicación en Redes Sociales y Estrategia de Presencia en Red para organizaciones, particulares y empresas. Columnista.


Escrito el 3 de febrero de 2014 a las 12:44 | Clasificado en Opinión

En la intervención de Mariano Rajoy en la convención del PP en Valladolid, ¿le está pidiendo a Rubalcaba que le aplauda por incumplir todo su programa electoral?

Rajoy saca pecho. Este fin de semana tocaba la Convención anual del PP, celebrada este año en Valladolid -como en casa, en ningún sitio-, unas semanas después de que el PSOE celebrara su Conferencia Política.

Sirven en realidad para poco más que justificar un discruso de los líderes, respaldados por el ala dura de cada uno de ellos, y para que parezca que se está y, en cierto modo, se es.

Rubalcaba gritó que “había vuelto”, que el PSOE “había vuelto”. No dijo desde donde, así que lo daba por entendido, asumiendo que tenía razón el ideario colectivo cuando lo situó al lado del PP, en posiciones realmente alejadas de sus principios. De pocos otros sitios podía haber vuelto para anunciarlo con tanto énfasis. Tras el grito, todavía están en la parte complicada, en la de demostrar lo dicho.

Rajoy ha respondido en el mismo plano temporal -ambos siguen viviendo de la gestión de la crisis, porque ambos están desde su comienzo- interpelando a Rubalcaba, exigiéndole que se calle o que reconozca lo logrado por su gobierno.

El Presidente del Gobierno exigiéndole al líder de la oposición que se calle, que aplauda las acciones del PP y que reconozca que Rajoy lo está haciendo todo bien. Se ve que algunos de nuestros políticos se toman tan en serio lo del bipartidismo que se lo han creído hasta el punto de apelar a él de forma bochornosamente pública.

Tiene fuerza el discurso de Rajoy. Sería un error no recordarle a Rubalcaba que él estaba gestionando la crisis que ahora tenemos, que era cabeza visible del Gobierno, pero claro, para eso se olvida del bipartidismo funcional que en el inicio de su frase planteaba. Rubalcaba estaba en el Gobierno que aprobó un cambio constitucional para anteponer el pago de la deuda a cualquier otra necesidad social, pero tal cambio necesitó del apoyo y respaldo de PP. Con la firma de Rajoy.

Un destino unido por un pasado compartido. Evidentemente daña más al PSOE, por haberse juntado con quien debiera ser su antítesis, pero debilita también a un Rajoy que propuso exactamente las medidas contrarias de las que ha venido aplicando desde que tomó el poder.

¿Le está pidiendo Rajoy a Rubalcaba que le aplauda por incumplir todo su programa electoral? En un plano puramente esencialista eso tendría hasta sentido. Sería lógico que el PSOE aplaudiera que el PP hiciera lo contrario de lo que propuso. De ser el PSOE la antítesis del PP, claro.

Por lo demás Rajoy se mete en terreno pantanoso con una declaración tan en el límite de la democracia, tan poco respetuosa con la labor de la oposición política. Exigir a la alternativa que no hable es pedir que entremos en una democarcia con una sóla voz. Democracia extraña sería, sin duda.

El resto del discurso de Rajoy en Valladolid, con una gran fuerza política a nivel teórico y con un marcado carácter electoral -anunciando que anunciará bajada de impuestos- peca de demasiado triunfalismo. Acompañado de un vídeo de clausura que se apoya en el hastag #EnLaBuenaDirección, Rajoy y el PP ponen en valor una imagen de España utilizando casos concretos que son en realidad los secotres a los que más ha perjudicado la presidencia de Rajoy.

Aplaude a los bomberos, mientras usa a la policía para deternerles en Madrid cuando se niegan a colaborar en desahucios, cuando protestan o cuando simplemente tratan de hacer su trabajo en una manifestación

Recuerda la concesión por la que empresas españolas conctruyen el AVE a La Meca, cuando todavía tenemos pendiente el pago del sobrecoste en el canal de Panamá

Tiene la osadía de señalar que en 2013 que las maestras y los maestros españoles aseguran nuestro futuro, cuando su gobierno ha recortado y recortará el presupuesto destinado a Educación (en 2014 7300 millones de euros menos en Educación)

Pone como logro del país que Cáritas atiende -cada vez más- a quienes más lo necesitan en España, como si fuera un logro de Gobierno que Cáritas tenga cada vez más trabajo porque se sumen a diario nuevos españoles que no tienen dinero ni para comer.

Vende que, en 2013, 50 emprendedores presentaron sus proyectos a inversores de todo el mundo. 50, sí, 50. Como resumen de 2013. 50 empresarios. Todo un éxito…

O señala que en España somos líderes en donación de órganos desde hace … 22 años. Por lo visto Rajoy considera que es un logro que se puede atribuír, a pesar de llegar menos de 4 años como Presidente.

Pero bueno, ya lo dice Rajoy; España no necesita héroes. Necesitamos -dice- gente con coraje y voluntad, dispuesta a ayudar a los demás (caridad, que no falte porque de justicia social va la cosa justa). Él los ve, hay muchos. Así que imposible no creer que estamos saliendo de la crisis.

Y todo esto dejando a un lado -por no querer ser maliciosos- una de las frases que al inicio de su discurso ha pronunciado:  “España está de nuevo en marcha porque ha empezado a subir la marea”. Que se lo digan a los médicos madrileños, que bien saben de la importancia de una marea para ponerse en marcha…

Añado… artículo -otro completo- que merecería la idea del PP de poner un croma donde los militantes pudieran hacer como que se hacían fotos con los líderes del partido. Tan simbólico de la situación actual…

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>