Arrow

Objetivo número uno: el CIS


0
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 4 de diciembre de 2013 a las 8:50 | Clasificado en Nacional

Los cuatro últimos presidentes de la democracia decidieron cambiar al responsable de los barómetros en menos de un mes.

Organigrama del CIS. (Fuente: CIS)
Organigrama del CIS. (Fuente: CIS)

El ecuador y el final de una legislatura son los momentos preferidos por la prensa para tirar de hemeroteca y recordar hechos como, por ejemplo, el de la primera medida tomada por cada presidente del Gobierno al llegar a Moncloa. Con la reciente celebración de los dos años de Mariano Rajoy como jefe del Ejecutivo hemos decidido hacer lo propio.

Así nos encontramos con que el actual presidente aplicó una subida “temporal, durante dos años” del IRPF.

Si echamos la vista atrás ocho años recordamos que José Luis Rodríguez Zapatero optó por una medida de calado internacional. Concretamente, la orden de retirar las tropas españolas de Irak, uno de los motivos que erosionó al Partido Popular.

Precisamente José María Aznar, también ocho años antes, comenzó su singladura presidencial con políticas más domésticas que las que luego emprendería en las Azores. Nada más llegar a Moncloa cumplió el compromiso electoral de transferir las competencias de tráfico, puertos, costas y ordenación del suelo a los nuevos socios: Cataluña, País Vasco y Canarias.

Su predecesor, Felipe González, en cambio, practicó una reforma urgente de la Administración que incluía la simplificación estructural con el objetivo de aumentar el ahorro público.

Economía, política exterior, políticas fiscales… el abanico es muy diverso, pero si se amplía hasta 30 días el tiempo de estudio de cada nuevo presidente del Gobierno surge una coincidencia de enorme trascendencia. Todos ellos decidieron cambiar al responsable del CIS en menos de un mes. El objetivo: controlar las encuestas.

De esta manera, todos y cada uno de los gobiernos incumplen con el Código Ético en el que se enmarca el ente y que pasa porque “el Centro de Investigaciones Sociológicas desarrollará sus funciones de acuerdo con los principios de objetividad y neutralidad en su actuación, de igualdad de acceso a sus datos y de respeto a los derechos de los ciudadanos y al secreto estadístico”.

Tanto interés en controlar el CIS suena a manipulación. Afirmarlo puede parecer una osadía, pero no lo es tanto, ya que los propios partidos, desde la oposición, claro está, se han acusado decenas de veces de ello. La última, hace pocas semanas, cuando la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, aseguró que no cuestiona los datos de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, pero sí que ironizó con que “se les ha ido la mano con la sal y la pimienta” en el momento de la valoración final, proceso conocido en el argot político como “cocina”.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>