Arrow

La política se fragmenta


0
Alberto Sotillos

Padre. Sociólogo. CEO Social Media en Mr.President Consulting Group. Asesor de Comunicación en Redes Sociales y Estrategia de Presencia en Red para organizaciones, particulares y empresas. Columnista.


Escrito el 20 de enero de 2014 a las 8:43 | Clasificado en Nacional

Ante la crisis electoral de PP y PSOE son muchas las formaciones políticas que están apareciendo antes del comienzo de un nuevo periodo de elecciones.

Aspecto del Congreso de los Diputados en un Pleno reciente (Fuente: Congreso.es)
Aspecto del Congreso de los Diputados en un Pleno reciente (Fuente: Congreso.es)

El panorama político se expande. Ante la crisis electoral de PP y PSOE y el crecimiento mantenido de IU o UPyD (que parece haber tocado techo) son muchas las formaciones políticas que están apareciendo antes del comienzo de un nuevo periodo de elecciones.

Europeas, municipales y nacionales. En apenas unos meses la ciudadanía española está convocada a múltiples elecciones y ante esta vorágine de plebiscitos muchos son los que quieren ofrecer una respuesta electoral a la evidente necesidad de representación de gran parte de la población española, que hasta ahora “malgasta” su voto -entendido así desde el punto de vista de un partido político- en la abstención o en el voto en blanco.

Una abstención que no pocos han descubierto que de traducirse en votos a un partido daría al que lo lograse una amplia representación parlamentaria. La suficiente como para que aparezcan nuevos partidos que traten de materializarla en votos.

Porque en España los partidos políticos siguen una lógica “capitalista”, incluso aquellos que dicen nacer para transformar el pensamiento tradicional. Si hay un espacio con votos que no pertenezcan a un partido se hace un partido para captar esos votos. Es decir, se crea la oferta a la demanda existente.

La política, en cambio, debería seguir una lógica menos basada en el aprovechamiento de los recuros disponibles (votos) para sacar el máximo rendimiento del capital (escaños). La política debería generar una oferta, una idea, una propuesta política y tratar de convencer al elector de la bondad de la misma. Es decir, el planteamiento debiera ser idealmente el inverso, creando primero una opción política y posteriormente buscar el electorado para la misma. Eso asegura firmeza de ideas y un planteamiento riguroso frente al actual modelo que persigue votos y que, por ello, debe ser capaz de cambiar de plantamiento político con tal de seguir a los votos.

Independientemente de este planteamiento previo, el resultado final es el mismo: la aparición de un gran abanico de opciones políticas a votar.

Desde la izquierda hasta la derecha el panorama se ha ampliado. En la derecha ahora tienen a VOX, para recoger los votos que el Partido Popular ha perdido por sugestión de temas como la excarcelación de presos de ETA o -en menor medida- su gestión económica basada en el aumento de impuestos.

En el ala de la izquierda está Equo -aunque con más trayectoria- y ahora el experimiento político “Podemos” encabezado por Pablo Iglesias, que más bien parece un instrumento de presión a Izquierda Unida para compartir candidatura aunque podría llegar a configurar una lista propia.

Tanto VOX como “Podemos” supuestamente han aparecido para las elecciones europeas, pero han enviado mensajes que hacen presuponer que seguirán estando para las siguientes citas electorales, ya sea por proponer la eliminación de los parlamentos regionales como por solicitar la derogación del artículo 135 de la Constitución.

En el medio, aparecería de algún modo el Partido X, a pesar de haber perdido fuerza mediática y seguir basándose en propuestas políticas demasiado centradas en internet, lo que le aleja del votante general.

Mientras, los partidos tradicionales siguen incapaces de reaccionar, dando así oxígeno a estas nuevas formaciones. El PP no parece querer ni poder transformarse porque jamás ha sido adalid de la renovación política -externa o interna- y el PSOE, por mucho que repita que es el primero en hacer primarias abiertas lo cierto es que partidos como Equo le han ganado en tiempo y forma, hasta dejar en evidencia que las primarias del PSOE son en realidad semiabiertas al depender de avales frente a las dos vueltas que plantea Equo.

El PSOE, además, muestra para estas primarias una reedición más jóven -pero idéntica en el fondo- del partido actual. Caras más jóvenes pero ancladas al mismo modelo de partido y sin discursos políticos de verdadera alternativa se presentan como posibles candidatos a estas primarias, haciendo así que el PSOE siga anclado, a pesar de -efectivamente- haber abierto un proceso significativamente aperturista.

De no haber una candidatura de verdadera alternativa, el PSOE seguirá igual, con lo que eso supone electoralmente y permitirá que en la izquierda sigan apareciendo fuerzas políticas que quieran aprovechar el descalabro.

La ciudadanía ha demostrado querer una alternativa y parece que va a poder encontrarla. Dependerá de los grandes partidos si la quieren ofrecer ellos o si dejan que en breve veamos en Espña una nueva y relevante fuerza política que sea capaz de decidir, en un escenario político mucho más repartido. Realidad a la que deben acostumbrarse todos los partidos, pues parece una tendencia que viene para quedarse.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>