Arrow

¿Qué esperar de Senado.es?


2
Miguel Ángel Gonzalo

Archivero-Bibliotecario de las Cortes Generales de España. Webmaster de www.congreso.es


Escrito el 5 de noviembre de 2012 a las 12:04 | Clasificado en Nacional

La renovación de la web del Senado ha incendiado la Red de críticas por su coste. Pero hay más criterios para valorar lo hecho: transparencia, participación, rendición de cuentas y gestión de contenidos.

Imagen de la nueva web del Senado
Imagen de la nueva web del Senado

El próximo 12 de noviembre se abre la nueva web del Senado que viene a sustituir a la actual pagina web sobre la que hay consenso acerca de lo necesaria que era su renovación. Si bien la Red se ha llenado de mensajes muy críticos sobre el coste de la renovación, la mayoría se centran en criticar lo supuestamente disparatado del gasto en una situación de crisis como la actual, uniéndolo además al argumento del desprestigio del Senado. Quizás habría sido más prudente esperar a poder ver el resultado final para decidir si vale la pena el esfuerzo económico que ha sido, sin duda, importante.

Es claro, por otra parte, que la crítica a una web siempre es bienvenida. Una web parlamentaria se hace para los ciudadanos y sus críticas tienen que ser tenidas en cuenta. Cuando en el año 2007 se renovó la web del Congreso, recibiéndose infinidad de críticas, la mayoría muy merecidas como la de @mmadrigal. Aunque inicialmente disgustan y suponen problemas internos, sirven para comprender que hay mucha inteligencia colectiva en la Red, gente que critica para mejorar y, en definitiva, los que están en lo público y por lo público tienen que ser exquisitos en cómo se manejan esos presupuestos, sean altos, bajos o medios.

En lo que respecta a la web del Senado se puede afirmar que el proyecto es la suma tanto del trabajo adjudicado a diversas empresas como del consenso interno, una labor hecha desde dentro. No es muy habitual en las administraciones públicas que un proyecto de este tipo se haga de forma trasversal a las diversas direcciones y servicios implicados. Quizás desde fuera no sea evidente pero, desde dentro hay que valorar que no sea exclusivamente un proyecto TIC sino que se considerara la renovación de la web como algo más que un tema tecnológico para priorizar un cambio y una revisión de las formas de trabajo de la propia administración parlamentaria. Esos cambios, que son mejoras en eficiencia del propio trabajo, también son beneficios que deberían incluirse en el cálculo de cualquier retorno de la inversión realizada.

Las generalizaciones son perversas. Es inadecuado pensar en términos de “todos son” o “todos piensan”, tanto como son inapropiadas construcciones como “el problema es la clase política” principalmente, porque no parece que exista una clase política sino muchas clases de políticos. En este sentido, entre los miles que han tuiteado sobre la web habrá personas honestamente interesadas en mejorar las instituciones, ciudadanos indignados por no tener transparencia acerca de cómo se gastan sus impuestos, individuos a quienes les parece ‘moderno’ subirse a la ola de la antipolítica y de la crítica a las instituciones sin más razón y motivo que su propio descontento, habrá desinformados y diletantes, habrá profesionales competentes que tienen algo que aportar y habrá muchas posiciones que demuestran, una vez más, la riqueza de la Red.

La aportación al debate: transmitir qué se puede esperar de la nueva web del Senado, una crítica desde una posición basada en elementos objetivables y medibles.

Desde el año 2000 y gracias al impulso de la Unión Interparlamentaria se cuenta con una cada vez más completas y complejas directrices para los sitios web parlamentarios. Las primeras se aprobaron en Amman en el año 2000. Una versión revisada de las mismas se aprobó en la World eParliament Conference de Bruselas en 2008. En el VIII Parliaments on the Net, celebrado en La Haya en 2010, se aprobaron de forma consensuada las llamadas ‘The Hague Rules for parliamentary websites‘.

En base a esas premisas, y para cuando se pueda consultar la página en abierto, se podría establecer una lista muy básica de comprobación adaptando las mencionadas reglas de La Haya:

Transparencia de la página:

  1. ¿Todos los documentos parlamentarios relacionados con la tramitación de una iniciativa son públicos en la web y además, a ser posible, en formato abierto y reutilizable?
  2. ¿Se publican con suficiente antelación las agendas y ordenes del día sobre lo que se debate en los diversos órganos (Pleno, Comisiones, Subcomisiones…)?
  3. ¿Está publicado el presupuesto detallado del Parlamento?

Rendición de cuentas

  1. ¿Están disponibles en un formato reutilizable las votaciones?
  2. ¿Están publicadas las declaraciones de bienes y actividades así como una información comprensible sobre los sueldos de los parlamentarios?
  3. ¿Están disponibles y accesibles los registros de la actividad de parlamentarios, comisiones y órganos directivos de la cámara?

Accesibilidad y usabilidad

  1. ¿Cumple la página las directrices internacionales de accesibilidad?
  2. ¿Cuenta la página con múltiples canales de acceso incluyendo dispositivos móviles, buscadores, emisión bajo demanda del vídeo de las sesiones y servicios de suscripción tipo RSS?
  3. ¿Ha dado el parlamento algún paso para hacer su web atractiva y con enganche para diversas audiencias, como los jóvenes?

Participación

  1. ¿Existen procedimientos para que sea posible la participación de los ciudadanos?
  2. ¿Se publican las posibilidades de contacto con los parlamentarios (correo electrónico, perfiles en redes sociales como Twitter, Facebook o blogs)?

Gestión de la página y sus contenidos

  1. ¿Cuenta con contenidos que permitan conocer la historia, funciones, procedimientos y organización del parlamento, así como información sobre cómo visitar la cámara, su agenda y sus publicaciones oficiales?
  2. ¿Están establecidos mecanismos para que la actualización de la página y la aportación de contenidos sea lo más trasversal y colaborativa posible?
  3. ¿Existe una implicación de la Mesa y órganos políticos directivos en la fijación de los objetivos y finalidades de la página?

Esta lista es, sin duda, muy exigente a la par que inevitablemente incompleta y parcial, e incluso así, pocas páginas web  parlamentarias en el mundo los cumplen en su integridad, por ejemplo, en lo relativo a la publicación del presupuesto o en la utilización intensiva de formatos de datos reutilizables (open data). Son, sin embargo, una orientación para mejorar en el trabajo, algo con lo que la nueva web del Senado debe ser también exigente en su cumplimiento.

Sí cabe reconocer en el proceso de lanzamiento de la página que se han cometido dos errores que no son achacables al equipo responsable de la misma pero que están aportando un ruido prescindible. El primero es que la primera comunicación pública no debía haberse centrado como primer mensaje y con tanta antelación a la fecha de apertura de la web en el precio sin conocer los contenidos de la misma, aun siendo el coste un dato importante y que debe ser conocido con transparencia total.

En segundo lugar, se ha tardado mucho en formular un discurso propio en la Red porque todavía no está funcionando el perfil del Senado @senadoesp. Twitter es un canal idóneo para establecer un dialogo informativo con las personas que han formulado su crítica así como para facilitar información correcta.  Esta situación de silencio digital es de esperar que se corrija en breve.  Además, contará con la celebración de una jornada parlamentaria sobre transparencia el próximo día 12 de noviembre con personas relevantes en la Red y que servirá para establecer un debate abierto sobre estas cuestiones y para poner en valor el gran esfuerzo que hay detrás de la página.

Los votantes dicen...
  1. […] El pasado lunes tuve la ocasión de participar en el Senado como ponente en las Jornadas “Parlamento abierto: El Senado en la Red” con motivo de la inauguración de la ya tan comentada página web del Senado. […]

  2. […] en las Jornadas “Parlamento abierto. El Senado en la Red” con motivo de la inauguración de la ya tan comentada página web del Senado. Participé en una mesa cuya temática era la “Participación ciudadana y presencia del […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>