“España tiene sed de urnas, tiene prisa por apuntalar su esperanza, por dotarla de un contenido fiable”. Con estas palabras, Mariano Rajoy cerró la Convención que el Partido Popular ha celebrado en Sevilla este fin de semana. Un acierto comunicativo y un éxito en términos mediáticos. Tanto, que esa ha sido la frase elegida por varios rotativos para resumir lo ocurrido en la capital andaluza.

¿Sed de urnas? ¿Realmente España solo piensa en las elecciones? Los comicios del 22 de mayo serán una bofetada en toda regla para el PSOE. Pero las urnas no rebosarán votos. Las elecciones municipales y autonómicas son citas de segundo orden. El electorado no les otorga la misma importancia que aquellas que decidirán al inquilino de Moncloa. En 2007 la participación bajó casi cuatro puntos, en un contexto de bonanza. Portugal registró ayer una gran abstención en unas elecciones presidenciales. No parece que los elementos se configuren para una “sed de urnas”. Quizás no sea el mejor titular para una Convención que solo debería tener una etiqueta: cambio.

Publicado por Albert Medrán

Consultor de comunicación online. Politólogo de formación, especializado en comunicación política y online.

Únete a la conversación

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.