Si Rajoy escuchase a Mújica


1
Ángela Paloma Martín

Documentalista y Periodista. Máster en Comunicación Política por la Universidad de Navarra & The George Washington University. Asesora de comunicación en Ideograma y editora de C&E en español. Doctoranda en Análisis y Evaluación de Procesos Políticos y Sociales en la U. Carlos III de Madrid cuya tesis está enfocada al liderazgo femenino.


Escrito el 4 de febrero de 2013 a las 12:46 | Clasificado en Nacional, Uruguay

El discurso que el presidente de Uruguay dio en Río dista mucho del tipo de discurso que hacen los políticos corrientes. Especialmente si se atiende al que Rajoy está haciendo desde que estalló el escándalo de Bárcenas.

José Mújica, presidente de Uruguay, en su despacho (Fuente: Wikipedia)
José Mújica, presidente de Uruguay, en su despacho (Fuente: Wikipedia)

José Mújica tiene 77 años y, a su edad, es presidente de Uruguay, un país pequeño que no tiene más de cinco millones de habitantes. Sin embargo, el tamaño de su extensión territorial y la cantidad de sus habitantes no tienen nada que ver con el tamaño del discurso que pronunció su presidente el pasado verano en la Conferencia de la ONU en Río de Janeiro. Ese hombre de aspecto cansado y gesto bonachón dijo, como dirían algunos, verdades como puños.

Fue un discurso sencillo, de 10 minutos. Emitido de manera pausada, con silencios oportunos y un tono desgarrador. Ese discurso pasará a la historia por ser uno de los discursos más sinceros, más relevantes y, sobre todo, por ser un discurso político que no niega lo evidente, como la mayoría de los discursos políticos que estamos escuchando en plena crisis casi a diario.”El hombre no gobierna hoy. Las fuerzas que ha desatado lo gobiernan”, dijo.

Entonces, ¿quién gobierna España?

Como escribió el periodista Patricio Fernández, “su melodía no busca aplausos. Está en las antípodas de la oratoria rimbombante de Fidel Castro. Citó a Epicuro y Séneca en lugar de al Che Guevara y Carlos Marx”. No buscaba aplausos, sino la atención del que lo escucha, invita a la reflexión y casi le exige actuación: ser felices. ¿No debería Rajoy escucharlo?

¿Quién es el pobre?

“Pobre no es el que tiene poco, sino que verdaderamente pobre es el que necesita infinitamente mucho, mucho, y desea, desea y desea más y más”. Esa fueron las palabras de Mújica con respecto a la pobreza, y preguntó “¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas?”

En la del presidente español, Mariano Rajoy, aletea decir que no ha venido a la política a ganar dinero. Él, dice, vino perdiendo dinero. Esas fueron sus declaraciones para defenderse de los papeles Bárcenas donde se puede leer el presunto dinero que recibió sin declarar a Hacienda entre 1997 y 2008. ¿Es pobre Rajoy por tener menos de lo que podría tener? La respuesta es no si tenemos en cuenta la palabras de Mújica.

Hay algo peor que el dinero, y es justo lo que Rajoy podría querer por encima de todo y lo que posiblemente lo llevó a una tercera campaña electoral como candidato por el PP. Algo mucho peor y que tiene que ver con un estado personal y de ánimo, con tener facultades, ser más fuerte y sentir que se puede vencer: el poder.

Su pérdida antes de tiempo le llevaría al fracaso y la frustración más absoluta, justo lo que podría ocurrirle si en su renta no apareciera declarado ese dinero y después se demostraran dos cosas: que sí lo cobró y que no lo declaró. Y, si esto ocurriera, se convertiría en el presidente del PP con mayor mayoría absoluta y que menos ha durado en su cargo.

El destino de la vida humana

Mújica dijo en su discurso:

“Mis compañeros trabajadores lucharon mucho por las ocho horas de trabajo. Ahora están consiguiendo seis horas. Pero el que consigue seis horas se consigue dos trabajos, por lo tanto trabaja más que antes. ¿Por qué? Porque tiene que pagar una cantidad de cuotas: la motito que compró, el autito que compró. Y pague cuota. Y pague cuota… Y cuando quiere acordar es un viejo reumático como yo y se le fue la vida… Y uno se hace esta pregunta: ¿ese es el destino de la vida humana?”.

Le podemos preguntar lo mismo a Rajoy: ¿es el destino de la vida tener menos servicios públicos de calidad, educación, sanidad…? Mientras Mújica nos da una lección de humanidad, el gobierno español prorroga el plan PIVE de ayudas a la compra de coches para que los españoles se compren el ‘autito’ y la ‘motito’, aún sabiendo que tienen menos, que sus salarios son más bajos, que los están echando de las casas que no pueden pagar, y que sus servicios públicos están en coma a punto de ser desenchufados definitivamente.

Tiene razón Mújica cuando dice que “hemos creado una civilización hija del mercado e hija de la competencia”.

“El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, tiene que ser a favor de la felicidad humana, del amor arriba, de la tierra, de las relaciones humanas, de cuidar a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental”, finaliza Mújica su discurso. Los españoles son serán más felices con el ‘autito’ o desahuciados de sus casas, pero sí serán más felices con una política democrática que luche por sus derechos elementales. Y por eso salen a la calle a reclamar esos derechos. No quieren acordarse un día y darse cuenta de que se les fue la vida.