Arrow

Villalobos, el verso suelto del PP


0
Zoomnews

ZoomNews es un diario digital de información general cuyo principios básico son la independencia y la pluralidad informativa.


Escrito el 6 de abril de 2015 a las 1:56 | Clasificado en Nacional

Villalobos, la “outsider” del PP, siempre se ha destacado por contradecir a su partido en cuestiones sociales como el matrimonio homosexual o el aborto

Celia Villalobos interviene en el programa El Objetivo de Ana Pastor (Foto: La Sexta)
Celia Villalobos interviene en el programa El Objetivo de Ana Pastor (Foto: La Sexta)

Lleva media vida en el Partido Popular, aunque ella asegura que en su juventud llegó a coquetear con el comunismo y la lucha antifranquista. Celia Villalobos (Málaga, 1949) es una de las diputadas más veteranas entre los populares del Congreso, donde entró tras las elecciones de 1986. También es una de las más díscolas en cuanto a cumplir las directrices de voto cuando se debaten cuestiones de índole social. De hecho, ha sido amonestada en reiteradas ocasiones por votar en contra del resto de sus compañeros en la tramitación o aprobación de leyes como la de parejas de hecho, el matrimonio homosexual o la reforma del aborto.

Para muchos, dentro y fuera del partido, esta actitud outsider, de la que hace gala la ex alcaldesa de Málaga (1995-2000) y ex ministra de Sanidad (2000-2002), tiene difícil encaje en un partido con raíces conservadoras y arraigadas en la Democracia Cristiana. Ella, sin embargo, no coincide mucho con este retrato de su formación. En el programa laSexta Noche, aseguraba hace poco que “lo que no caben en mi partido son personas que dicen no al aborto, no a las relaciones prematrimoniales, no a las madres solteras; porque todo no cabe”.

https://www.youtube.com/watch?v=q9UWp7GM8H8

La respuesta no se hizo esperar por parte de los sectores mediáticos y sociológicos más cercanos al partido del Gobierno. En ese mismo plató de televisión, el director de La Razón, y uno de los grandes defensores del presidente, Francisco Marhuenda, criticó muy duramente a la que considera “la mujer más poderosa del PP”: “Ella puede decir cualquier barbaridad sobre el aborto, de una ignorancia supina e indignante. Es un escándalo y en un partido normal, mañana mismo estaría destituida”.

En la tertulia del programa Espejo Público (Antena 3), el sociólogo Narciso Michavila, presidente de GAD3 y hermano del ex ministro de Justicia con José María Aznar, tampoco desaprovechaba la ocasión para cargar por este asunto: “Como saquen más veces a Villalobos en televisión, el PP quedará como partido extraparlamentario” y retó al presidente a elegir entre su diputada malagueña o la militancia que está a favor de una reforma más profunda de la actual ley del aborto. En las páginas de los diarios ABC y La Razón o en programas de COPE y 13tv, columnistas y tertulianos muy cercanos a los conservadores han vertido duras críticas contra la malagueña.

Sin embargo, algunos han visto en estos dardos envenenados una diana distinta a la de Villalobos. Más bien el destinatario sería su esposo, el sociólogo Pedro Arriola, gurú demoscópico del presidente del Gobierno desde hace muchos años -lo heredó de Aznar- y el hombre que convenció, con encuestas en la mano, a Mariano Rajoy para que guardara en un cajón su polémica reforma del aborto, lo que provocó la defenestración del ministro Ruiz-Gallardón.

Marhuenda, durante años director de gabinete del jefe del Ejecutivo, lo llama el “gran chamán”, “el hereje”, o “el todopoderoso comunista […] que ve los fajos de dinero y se convierte en capitalista”. Michavila, por su parte, se disputa con Arriola el ser el demoscópico de cabecera del presidente. Ya se ha hecho fuerte en Génova 13 -sede central del PP-, donde sus estudios gustan a Cospedal y Floriano, pero tiene más difícil penetrar en los muros del palacio de la Moncloa.

Villalobos afirma que le ha “perjudicado” ser la mujer de quien es -de ella se dijo hace años que su “mayor mérito político conocido fue su matrimonio con Pedro Arriola” (hace ya 47 años)-, aunque muchos otros sostienen que precisamente esa condición es la que le ha dado patente de corso dentro del partido. La última es el episodio que protagonizó esta misma semana durante el Debate del estado de la Nación, cuando un periodista del medio La Marea la grabó jugando con su tablet (no está claro si al Candy Crush o al Frozen) mientras Rajoy comparecía en la tribuna de oradores. Ella lo ha negado, pero en las filas de su grupo parlamentario hay un profundo malestar y cada vez son más las exigencia de explicaciones públicas.

https://www.youtube.com/watch?v=xfcIMCYXSxQ

Fuentes conocedoras de la familia popular apuntan a que su gran apoyo en el Gobierno actual es Fátima Báñez, (integrante del club de “los sorallos”, del círculo de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría). Villalobos suele arropar a la titular de Empleo en los debates o comparecencias difíciles de la ministra en el Congreso y este apoyo parece que es mutuo.

El show de Villalobos

El escándalo del Candy Crush es el último de una larga lista que ha protagonizado una política que se autodefine como “verdulera y marujona a mucha honra”. Su gran salto al estrellato nacional fue cuando recomendó a las amas de casa que no echaran huesos de ternera a los caldos “sino de cerdo, que está buenísimo”, siendo ella ministra de Sanidad y en medio de la crisis mundial de las vacas locas. Años después, ella trató de justificarse echando la culpa a otros: “Siempre me he rodeado de gente que sabía más que yo. Pero me equivoqué entonces por no rodearme de los mejores por la presión del partido”, aseguró en el programa Viajando con Chester de Cuatro.

Durante los años de gobierno de Zapatero, Villalobos también protagonizó varios incidentes en el Congreso de los Diputados. Un cámara la cazó llamando “fascista” a José Bono, presidente de la Cámara baja, después de que éste le recriminara durante una reunión interna sus reiteradas alusiones a los “tontitos” cuando se estaba abordando la contratación de personas con discapacidad.

También mantuvo un duro encontronazo con otra compañera de la Mesa presidencial del Congreso, la socialista Teresa Cunillera, que la tuvo que llamar al orden mientras la diputada abandonaba el hemiciclo a gritos porque no se le había dejado contestar a una alusión que un diputado de la otra bancada había hecho sobre su sucesor en la Alcaldía de Málaga. Pero el más célebre de sus show durante aquellos años de oposición lo protagonizó en 2007, cuando berreó a su chófer Manolo a la salida del Congreso para que saliera del aparcamiento más rápido.

https://www.youtube.com/watch?v=9Ysjt-Kmo2k

En la presente legislatura, tampoco ha perdido ocasión para enfangarse en rifirrafes durante las sustituciones de Jesús Posada. Desde ese puesto institucional ha entrado en debates con los diputados de la oposición, como cuando recriminó el caso de los ERE a un socialista andaluz mientras se debatía una reforma del reglamento de la Cámara, lo que provocó la queja formal de ese grupo parlamentario, que aseguró que su comportamiento “avergonzaba a todos los que estamos en el hemiciclo”.

También entró en polémica con el entonces líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que se empeñó en llamar “señor Pérez”, y ante la sorna de su comentario dijo que no lo había hecho con mala intención: “Yo soy la señora Villalobos y no Talero, qué le vamos a hacer; pero las mujeres tenemos un sólo apellido y los hombres, dos”. Muchos diputados le han reprochado sus formas de dirigir los debates y su elevado tono, más propio del Show de Flo que de la cortesía parlamentaria.

Artículo original: Villalobos, aborto y Candy Crush: la ‘outsider’ del PP que menos gusta a la derecha

Autor: Eduardo Sánchez

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>